Las mejores firmas madridistas del planeta

Seguroleces

Escrito por: José María Faerna9 agosto, 2018

Me dicen que los buenos jugadores de billar aborrecen a quienes juegan a no quedarse, es decir, priorizan de forma solapada dejarle difícil la jugada al siguiente frente a la carambola que solo fingen intentar. Un buen billarista no desprecia dejarle malas opciones al contrario, pero el objetivo fundamental es siempre intentar la carambola. Yo apenas sé nada de billar –este negociado lo lleva Número Dos, que tuvo su momento con la tiza y el taco–, pero tengo entendido que estas cosas son las que diferencian ante un tapete al caballero del macarra, retratado siempre por el juego mezquino de la primera opción (que los franceses, por razones misteriosas, llaman jouer la carotte).