Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Salvad al soldado Carroll

Salvad al soldado Carroll

Escrito por: Patricio Cuadra19 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Como introducción: siempre critiqué a los que tradujeron Saving private Ryan como Salvar al soldado Ryan y no como "Salvad al soldado Ryan”, haciendo un mal uso del infinitivo como imperativo, pero alguien una vez me sugirió que el nombre de la misión y su fin era el de salvar al soldado Ryan y que no debía entenderse como un mandato u orden. Bueno, no me convenció así que para que no queden dudas este artículo se titula Salvad al soldado Carroll como un imperativo categórico, que según Kant es un mandamiento autónomo y autosuficiente que ha de regir el comportamiento humano en todas sus manifestaciones.

¿Exagerado? Para nada. Nuestro soldado Carroll, Jaycee, Don Carroll o Yeisi para los mortales, no milita en la compañía Charlie del segundo batallón Ranger, ni actúa bajo las órdenes del capitán John H. Miller. Nuestro Carroll actúa bajo el mandato divino de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,  bajo el mandato humano de Pablo Laso Biurrún, y camina por la tierra con el corazón partido entre Madrid y Utah.

En Madrid, desde que en el verano de 2011 fuera reclutado por el equipo blanco, ha ganado 2 Euroligas, 5 Ligas ACB, 5 Copas del Rey, 5 Súper Copas de España y una Copa Intercontinental FIBA. 18 títulos en 9 años, más lo que pueda surgir. Yeisi (vamos a tomarnos cierta confianza pese a lo trascendente del asunto) ha sido en estos años todo un referente en el ataque del Madrid, un francotirador que con un ágil movimiento apuntaba, tiraba y anotaba, haciendo sonar la red de esa manera que a los que hemos jugado al baloncesto nos encanta escuchar, ese leve susurro del balón entrando en la canasta sin rozar el aro: shhhhh, justo antes de que, sin darse cuenta, el rival está sacando de fondo y con tres puntos más en su contra.

Hay algo de mágico e inevitable cuando Yeisi coge el balón para lanzar a canasta. Da igual que el pase sea medido o que le llegue el balón a la altura de los pies; él lo recoge, ejecuta un movimiento lumbar, da un salto y, mientras todo eso sucede, su brazo y su antebrazo han formado un ángulo de cuarenta y cinco grados a la vez que su muñeca envía la pelota hacia el aro contrario. El resultado suele ser ese shhhhh del que ya les he escrito. Recuerden el final del segundo partido del playoff de la liga del año pasado y podrán visualizar toda la descripción de este proceso.

Carroll es mucho más que un tirador; ha modificado su físico para aplicarse tanto en defensa como para, en ataque, poder soportar el acoso de jugadores más grandes y fuertes que él. Ahora Yeisi entra en la zona como un ciclón, sin miedo al choque, consiguiendo muchas opciones de 2+1, y defiende al nivel que Laso exige, que no es poco decir. Pero desde noviembre Yeisi no es el mismo. Ha perdido parte de la magia que le rodeaba. Ha pasado de mostrar su eterna sonrisa a instalarse sobre él una sombra de melancolía. Sus porcentajes de acierto han bajado y el club le dio permiso para pasar las navidades en Utah pese a que ni liga ACB ni Euroliga pararon.

Se escucha en voz baja que se retira, que no soporta vivir separado de su familia con un océano de por medio. Se susurran nombres para sustituirle, el de Ryan Broekhoff, compañero hasta hace poco de Doncic en Dallas y al que Luka ya habrá adoctrinado en la fe madridista, o el de Axel Bouteille, que tras ver pasar al Madrid en esta Copa del Rey estará deseando cambiar el negro por el blanco. Pero nos negamos a creer que nuestro Yeisi se vaya. Y si hay que traer ladrillo a ladrillo su mansión de Utah hasta algún terreno baldío de Valdebebas para que su familia esté aquí, pues habrá que traerlo. Todo esfuerzo será poco para nuestro Yeisi.

Es más, agarrémonos a su fervor religioso para que su dios le haga ver que como aquí no se está en ningún sitio y que de Madrid al cielo. Que la lejana Utah puede esperar. “Yeisi quédate, Yeisi quédate”, se gritaba en el Martín Carpena de Málaga el pasado domingo tras ganar la Copa del Rey con 20 puntos y cuatro triples de su cuenta. A ello respondió diciendo sentirse "muy agradecido" por el cariño de los aficionados y terminó aseverando que "hay mucho baloncesto por delante". Esperemos que ese baloncesto siga dejándose ver por Madrid, de blanco y con el 20 a la espalda. Camino de los 37 años, al bueno de Yeisi todavía nadie le puede parar.

 

Patricio Cuadra
Letrado y aprendiz de escritor y @cuadrablanco en las redes sociales. Sarcástico, curioso, paladín de la oratoria, la ortografía y la gramática. Deportista, amante del café y de un buen gintonic. Siempre del lado de la defensa de la justicia social. blog: patriciocuadrablanco.blogspot.com

5 comentarios en: Salvad al soldado Carroll

  1. Este. Sí ,señores. Este es el artículo que yo esperaba, expectante y especialmente, , de la Galerna. Sobre Boom-boom Carroll. Circunstancias y, sobre todo, mérito obligan.

    Afortunadamente, la historia del Real Madrid ha estado jalonada por y con la presencia de excelentes jugadores de baloncesto. Puix, bien, uno de ellos es Jaycee. Lo expresaré de una manera directa, este tío es todavía mejor jugador de