Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El reloj del Barça

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El reloj del Barça

Escrito por: La Galerna14 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Por una vez y sin que sirva de precedente, no podemos estar más de acuerdo con el titular escogido por Sport para salir hoy a la calle. Sí, en efecto tenemos "hambre de fútbol", aunque mucho nos tememos que lo que nosotros llamamos fútbol no coincide las más de las veces con lo que nuestros amics llaman fútbol. Será cosa de la polisemia. Será que fútbol se dice de muchas maneras, aunque durante mucho tiempo -durante un tiempo infinito anegado de valors, césped y posesión- se nos decía que, en rigor, fútbol era sólo lo que a nuestros amics le salía de la Masía y de la boca de Lobo Carrasco. Lo otro, sobre todo lo nuestro, podía ser correr, marcar goles y tal, pero lo que se dice fútbol no era, sino una variante tosca y cavernaria, un balbuceo, un trazo de niño manchado de témperas, y no El lago de los cisnes.

Celebramos que estas voces parezcan hoy menos insistentes, aunque no creemos que esto se deba a haber recapacitado y a la tolerancia que suele conllevar el ejercicio de la razón mesurada, sino a que ahora -oh, sorpresa- un contragolpe también es fútbol y además del bueno, la posesión está bien tenerla, pero tampoco es que sea decisiva, la Masía puede tener su sede en Tegucigalpa si hace falta, y Luis Suárez representa los valors olímpicos mejor que el mismísimo barón de Coubertin. La cosa es llevar la razón, aunque no importe la que sea. Barcelona 1, resto del mundo mundial 0.

Pese a todo, decimos, estamos de acuerdo con el titular de Sport. Este coitus interruptus se nos ha hecho largo y ya es hora de que los nuestros salgan al campo a intentar darnos motivos para la ilusión, esperamos que más a cada partido. De entrada, no es mal motivo el regreso hoy de Hazard, el hombre llamado, por calidad y trayectoria, a marcar la diferencia en el Madrid. Que así sea.

Con lo que no podemos estar de acuerdo es con la confección de portada de Sport, con esa división de espacios, con la colocación demasiado elevada de ese tabique horizontal que amplía lo menos relevante (Luis Suárez y tal) y deja arriba, en el trastero y apretada a la selección española de baloncesto, que ayer consiguió a lo Nadal su pase a la final del Campeonato del Mundo. Veamos el resto de portadas para comprobar gráficamente las notables diferencias.

Canta que da gusto la diferencia formal entre Sport y el resto. Por nosotros no va a quedar el elogio eterno a esta selección, llena de calidad, de arrojo, de insistencia, de tesón competitivo... de todo aquello que hace falta para haberse plantado en otra final tras dos prórrogas contra la muy eficiente (y pesada) Australia, con capítulo aparte para Marc Gasol. Ahora, mañana, tocará enfrentarse a la Argentina de Gabriel Deck, Facu Campazzo, Laprovittola (¿los conocen?) y un tal Luis Scola, joven promesa albiceleste que está sin equipo, Florentino. Promete ser un espectáculo de primera magnitud, a la sazón, lleno de jugadores madridistas en ambos equipos.

En cualquier caso, mientras esperamos primero a ver a Hazard y luego la final del mundial de China, nos toca decidir qué reloj del Barça preferimos: el de Sport, sin duda más sobrio, o el de Mundo Deportivo, tal vez más veraniego y casual. Ambos son "el reloj del Barça", si bien Mundo Deportivo añade el importante matiz de que el suyo es "el reloj oficial del Barça". Será que pasa con los relojes lo mismo que con su idea de fútbol, que es una inamovible hasta que ellos mismos deciden que se mueva. Ya se sabe que un reloj parado da bien la hora dos veces.

12 comentarios en: El reloj del Barça

  1. Vuelve la competición más adulterada de Europa, el Madrid es comparsa necesaria para el lucimiento del club más repugnante e hipócrita de la historia del deporte mundial. Florentino reacciona, que como suele decir el compañero Rafa, que nos guindan otra liga