Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis del equipo
Así juega el Real Madrid de Solari

Así juega el Real Madrid de Solari

Escrito por: Marcelino2 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tras la consecución del tercer campeonato europeo consecutivo los cimientos deportivos del Real Madrid se veían seriamente afectados con la salida de Zinedine Zidane, bajo cuya dirección se había realizado tal gesta, y Cristiano Ronaldo, jugador bandera del club en la última década y uno de los futbolistas más determinantes de la historia del balompié.

La respuesta del club no se demoró, se confío en el bloque ganador del último lustro, se apostó por la proyección de la nueva hornada de talentos y se confirió las riendas del proyecto a Julen Lopetegui tras su excelente labor al frente de la selección española, tanto en la absoluta como en la sub-21. El perfil del técnico vasco ya fue desarrollado ampliamente por Jorge Martín (@jorgeneo) en esta web.

Tras unos inicios prometedores pronto el tren comenzaría a descarrilar en forma de resultados para terminar afectando al juego - seña de identidad del proyecto de Lopetegui - y finalmente entrar en una espiral de negatividad que desembocaría en una derrota histórica (5-1) en el Camp Nou.

Tras la destitución de Julen Lopetegui, el club le pasó el testigo a Santiago Solari, quien militó cinco temporadas como jugador del primer equipo (2000-2005) y había desarrollado toda su carrera técnica en las categorías inferiores del club blanco, tres de las cuales al frente del Real Madrid Castilla.

ORDEN

Los cambios no se hicieron esperar y pronto se vio que la hoja de ruta de Solari era bien diferente a la de su predecesor. La primera gran medida fue el paso del 4-3-3, eminentemente interior, que impulsaba Julen a uno, de carácter exterior, en el que la amplitud ya no era tarea de los laterales, sino que doblaba esfuerzos y fijaba muy abiertos a los extremos (Bale y Lucas), encargados de garantizar la simetría posicional del equipo en fase defensiva y tener los carriles siempre ocupados en, al menos, dos alturas.

La voluntad en este caso era, por una parte, defensiva, en tanto en cuanto se les asigna a los extremos la misión de auxiliar a los laterales y por otra, tener elementos verticales que permitieran al equipo salir a través de largas conducciones

Todas las piezas forman parte del sistema defensivo, ninguno de los jugadores tiene mayor margen de libertad en la organización defensiva.  Es común la acumulación de diez jugadores por detrás del balón, posicionados a lo ancho y largo del campo entre los que se incluye a los extremos persiguiendo a los laterales rivales hasta las inmediaciones del área.

 

La consecuencia de estas disposiciones da pie a un conjunto muy rígido a nivel posicional en el que la vocación es claramente reactiva, es decir la iniciativa corresponde al rival y a partir de ahí el conjunto blanco opta por presionar o bien replegar, pero en el que todas las piezas deben estar muy enfocadas a ocupar su posición en una u otra conducta.

Se observa que la prioridad es la estructura, que cada pieza se encuentre ocupando su lugar y existe poca permuta y alternancia posicional. En este caso, se aprecia claramente un sistema defensivo 4-1-4-1, ya sea para presionar en campo contrario o para defender en campo propio.

El principal resultado de este nuevo formato es la acumulación de piezas por detrás del balón (defendiendo) o la excesiva lateralización del juego, ensanchando el campo y dando lugar a una situación en la que Benzema es el único elemento con presencia entre líneas y el encargado de ordenar todo el frente de ataque.

Ello da pie a que el Real Madrid no disponga de superioridades en campo contrario y que la distancia de Karim Benzema con sus compañeros sea excesivamente grande. En esos compases el atacante galo se ve obligado a administrar auténticos latifundios en los que debe ganar tiempo en situaciones de inferioridad numérica para que sus compañeros terminen de incorporarse a la jugada. De esta forma el ataque blanco rara vez dispone de ventajas numéricas, sino que depende de que Benzema genere esas ventajas por sí mismo y active a sus compañeros. La inferioridad numérica es una constante.

Como decíamos, la verticalidad es un elemento indispensable en el juego del equipo, la velocidad en la circulación y las transiciones es fundamental en los esquemas del entrenador. De ahí que esas bandas siempre estén ocupadas por jugadores con capacidad de recorrido como Lucas Vázquez, Vinicius Jr, Gareth Bale o Marco Asensio. Jugadores que puedan dar ese ida y vuelta defensivo sobre la línea de cal y que además tengan capacidad de conducción para estirar los ataques del equipo y llevar rápidamente el cuero lejos de la portería. Por otra parte, eso también explica la importancia de Benzema en el sistema blanco, dado que se necesita un jugador en el carril central que sea capaz de obtener ventajas con el cuero y catapultar a los compañeros de los flancos.


PROGRESO

En un momento en el que el Real Madrid atravesaba problemas serios de juego y de resultados, las lesiones de Bale y Asensio, unidas a la situación en el equipo de Isco abrieron las puertas a Vinicius Jr y el extremo no tardó en dejar su impronta.

El jugador brasileño posee una serie de características que le permiten cosas que sus compañeros no. Por un lado, posee un físico descomunal, es un jugador verdaderamente rápido y potente. Además, como su centro de gravedad es bajo, le permite ganar la punta de velocidad antes y generar separación respecto al marcador rival. Esto es algo que le diferencia, por ejemplo, de jugadores como Bale o Asensio, quienes tienen una zancada poderosa a campo abierto, pero necesitan más tiempo en carrera para alcanzar la punta de velocidad y zafarse del defensor. Además, sus caderas son muy fluidas, de forma que tiene mucha facilidad para ejecutar cambios de dirección a altas velocidades, lo cual da otra dimensión a su zancada. Por otra parte, es un jugador tremendamente descarado, que como buen brasileño tiene una aproximación lúdica del juego y en la que actúa como ladronzuelo que pretende robarle la cartera al rival. En un equipo de mucha calidad, pero veterano, añadir un elemento que aúne energía física y mental es un soplo de aire fresco.

A nivel táctico, no se aprecia que Vinicius reciba consignas diferentes a las que en su momento tenía Bale en izquierda. Su posición de partida sigue siendo eminentemente exterior, es en la línea de cal donde principalmente se desenvuelve y no está exento de las obligaciones defensivas de Bale, tanto él como Lucas deben auxiliar al lateral de su zona y trazar persecuciones hasta campo propio si fuera necesario.

Sin embargo, las propias peculiaridades del brasileño son las que han permitido dar un salto de calidad al equipo. A diferencia de Bale o Lucas, el jugar a pie cambiado le permite ganar con mayor facilidad posiciones interiores. Si bien, hoy por hoy, la salida dentro-fuera la domina mejor que el fuera-dentro, en este punto ofrece mayor capacidad que sus compañeros, de forma que ataca con más naturalidad el arco rival.

Además de su conducción en largo, que también ofrecen el resto de sus compañeros, su capacidad de regate es superior. Es un jugador que tiene la capacidad de eliminar a su par con frecuencia, lo que supone un desajuste para la defensa rival. Pero esa agresividad tanto a la hora de ofrecer desmarques de ruptura como su descaro a la hora de encarar al rival está siendo oro para su equipo.

Esa energía de Vinicius da tiempo y espacio para sus compañeros. La jugada típica de Vinicius es el desmarque exterior a la espalda del lateral. Ofrece permanentemente un movimiento profundo y una opción de salida a través de un envío directo para el lateral de su zona (Marcelo o Reguilón). Está siempre bien posicionado para efectuar ese desmarque con su cuerpo ligeramente orientado hacia el arco rival y a partir de ahí su timing y la facilidad con la que alcanza su punta de velocidad le permiten ganar separación.

Cierto es que el jugador demuestra irregularidad técnica. La velocidad supersónica a la que intenta jugar es lógica que dé pie a errores, es más difícil jugar rápido que lento o ser vertical que horizontal. Mente y cuerpo todavía no están coordinados, pero es sólo cuestión de tiempo ir mejorando al respecto. El equipo blanco llevaba tiempo reclamando esa figura con capacidad de amenazar espacios y que diera posibilidades en grandes espacios así como agresivo en el regate y Vinicius Jr ha agrega ambos componentes. La realidad es que es el propio jugador desde su aportación individual el que ha permitido mejorar al Real Madrid, las jugadas que fabrica son exclusivamente responsabilidad suya.


CONSTRUCCIÓN Y DESARROLLO

A nivel de construcción y desarrollo del juego, la voluntad del equipo es tejer la jugada desde atrás.

A partir de ahí, el progreso depende de innumerables factores. En primer lugar, el planteamiento del propio rival. Si el rival es agresivo en la presión, el Madrid no cesa en su intento en salir con el balón jugado, con la intención de que, al escapar de la presión, se genere una situación de transición que le permita correr.

En estos compases, estamos ante una situación en la que la calidad de las piezas blancas marca en gran parte las posibilidades del conjunto blanco. Jugadores como Sergio Ramos, Marcelo, Kroos, Modric o Benzema son auténticos especialistas en estas lides. Sin embargo el equipo está afrontando una serie de problemas en salida de balón, tanto individuales como colectivos, según diferentes escenarios de partido.

Por una parte a nivel individual se nota cuando Marcelo no está. Reguilón ofrece salida a través de las conducciones, pero necesita que la jugada gane algo de cuerpo para poder ponerla en práctica. Por otra parte, la figura de Casemiro suele conllevar muchos problemas si el rival opta por presionar arriba. El mediocentro brasileño disponiendo de un buen desplazamiento, tiene una ejecución lenta, por lo que si es presionado tiene muchos problemas en salida de balón.

A nivel táctico, si la presión es alta, tanto Kroos como Modric suelen hundir su posición para participar en la salida de balón, sin embargo, si el equipo no termina de desembarazarse, sólo le queda la opción de salir por vía lateral a través de envíos directos de Carvajal a Lucas Vázquez o Reguilón/Marcelo a Vinícius Jr. En este aspecto en concreto, se ha visto realmente productiva la salida a través de Vinicius, pues el extremo brasileño encuentra facilidad a la hora de desembarazarse del lateral rival, ponerse de cara y activar su propulsión.

Uno de los problemas que se aprecia en fase de construcción son las enormes distancias que hay entre las diferentes líneas. Por una parte, el centro del campo tiende a hundirse y juntarse demasiado entre sí, sin excesivo escalonamiento y la delantera estira mucho su posición, con los extremos bien abiertos y sólo Karim Benzema en el carril central, ello limita las opciones de progreso interior y suele derivar en una excesiva lateralización del juego.

De cara a paliar este déficit, una de las situaciones cuando el juego termina cayendo en los costados y se encuentra el Real con dos jugadores en línea de cal es la proyección de los interiores. En este caso es especialmente destacable el rol de Luka Modric, quien de los dos interiores es el que más profundidad ofrece y no es extraño que dibuje desmarques de ruptura en el pico del área.

Uno de los principales obstáculos que encuentra el Real Madrid una vez llega a situaciones de ataque posicional es la excesiva amplitud que ofrecen extremos y laterales, prácticamente duplicando posiciones y que suele dar lugar a que sólo Benzema se empareje con los centrales rivales, generando situaciones de inferioridad numérica y careciendo el equipo de efectivos que carguen el área. Si, además, se tiene en cuenta que Benzema no es un futbolista especialmente hábil a la hora de atacar el punto de penalti y que es mejor habilitando esos espacios desde la 2ª línea, da lugar a ataques posicionales excesivamente planos.

En estas situaciones, la capacidad técnica y asociativa de Karim permite dotar al conjunto blanco de un vértice sobre el que apoyarse y tener continuidad en campo contrario. Pero, como decíamos, volvemos a encontrar una figura que está demasiado aislada de sus compañeros. El equipo es paciente a la hora de mover el balón de lado a lado a la espera de que aparezcan sus oportunidades. La calidad técnica de sus piezas se lo permite. Pero se muestra excesivamente dependiente de que Vinicius Jr genere algún desequilibrio a través del uno contra uno para provocar alguna ventaja que desarme la defensa. El equipo carece de colmillo, dado que ningún jugador es especialmente agresivo a la hora de atacar el área y la disposición táctica deposita todo el peso del carril central en Benzema, quien no es propiamente un delantero de área y los dos interiores (Kroos-Modric) quienes destacan más por la gestión del cuero que por la capacidad goleadora. No es de extrañar que el propio Casemiro haya sido una de las piezas más valiosas en esos tramos cuando se descuelga a cargar el área o se aventura con disparos de media distancia.

El equipo tiene un problema evidente para generar situaciones de gol ante defensas organizadas.

PLANTEAMIENTOS Y DIRECCIÓN DE CAMPO

Desarrollado el juego del Real Madrid en diferentes vertientes hay que indicar que el conjunto de Solari tiene una naturaleza reactiva. El plan de juego estriba en desordenar al rival forzando sus propios errores.

Bien puede ser a través de una presión alta en la que se busca forzar los errores del rival para a partir de ahí atacar el desorden que se le genera. O bien se opta por situaciones de repliegue en las que se busca la salida a través de Ramos-Kroos-Modric-Benzema para lanzar a Vinicius y a partir de ahí atacar de cara.

Sea como fuere, es un equipo que se siente más cómodo en el juego de transiciones que en situaciones organizadas. Es la recuperación, sea en campo propio o campo contrario, la que constituye el verdadero primer paso del equipo de Solari.

En este sentido, se explica la importancia de figuras como Lucas Vázquez o Reguilón, quiénes poseen un punto de intensidad y motor para realizar el tipo de persecuciones en campo propio y campo contrario que quiere el técnico argentino. Nos encontramos con un carril central de mayor poso con balón y en las alas con verticalidad.

Sin embargo, no todos los partidos se desarrollan tal y como uno proyecta y el rival y el desempeño propio, a nivel colectivo o individual, dan pie a diferentes escenarios. En esos compases el técnico argentino no se ha mostrado especialmente hábil en la lectura intra-partido y rara vez vemos cambios en la fisionomía del equipo, siendo generalmente hombre por hombre.

La estructura suele mantenerse igual, cambiando los protagonistas. Pero estos protagonistas rara vez suponen un cambio de perfil, es difícil ver un centrocampista entrar por un delantero o a la inversa, según el tipo de partido que se esté dando y se pretenda desarrollar. De tal forma que, generalmente, sólo existe un plan ‘A’.

La bandera de Brasil recoge la idea del filósofo francés Auguste Comte a través del célebre ordem e progresso, que podría simbolizar lo que es el Real Madrid a cargo de Santiago Solari en la presente temporada. Un conjunto construido a través de una estructura que prioriza el orden posicional y en el que Vinicius Jr. encarna la figura del progreso, de la individualidad que catapulta al equipo y eleva su techo.

Marcelino
Twitter: @Marcelino_AdE

12 comentarios en: Así juega el Real Madrid de Solari

  1. y tras este sesudo analisis nadie se dio cuenta como jugaba el Castilla de Solari en tres temporadas en las que no consiguio ninguna clasificarse para ascender y era un equipo sin alma, y todo el mundo menos los que deciden se dio cuenta de que tras la marcha del goleador se necesitaba otro y no ya en verano sino en la ventana de fichajes de invierno, todos los equipos se reforzaron con delanteros mas o menos goleadores menos quien mas lo necesitaba, avisados estaban viendo que en la primera vuelta en el Madrid actual no hay ningun jugador que te garantice gol, Bencema esta haciendo mas de lo que se esperaba

  2. Conclusión; equipo con orden que en la segundas partes se desespera por la falta de gol, se desordena y encaja goles. Con Mou nos espera sopor y sequía de títulos en los próximos años. Una lástima para los que nos gusta el fútbol.

    1. Buenas tardes, como democrata que soy respeto su opinión, pero de ninguna estoy de acuerdo, no se si vendrá Mou, espero que no, le apreció demasiado para que se someta otra vez a la tortura de unos medios de comunicación( es un decir) y una opinión pública que van a ir a degüello contra él, además en un club cobarde y desnortado que no tendría los cojones suficientes para defenderle y apoyarle, no estoy de acuerdo porque títulos no se si ganaríamos, pero divertirnos, en su 2ª temporada tiene el record de goles, de todos los tiempos en la liga española, y en la 1ª su nivel goleador esta entre las 10 ligas más goleadoras de todos los tiempos.
      Me cuesta creer que usted estos datos los desconoce, y no nos esta tomando por tontos,
      Salud

  3. La pena es que el Madrid necesita cada 6 o 7 temporadas una inyección de sangre Capello o Mou que la deja inyectada por unas temporadas en la que las manos flojas ganan copas de Europa hasta que se empachan y volver a empezar con una nueva inyección

    1. Mou debe volver y poner orden. Ya está claro. Hacen falta cracks, y un organizador. Ya se han acabado los 10 años de sangre que dejó Mou. Toca volver a la raíz.

  4. No existe un plan perfecto. Todos tienen lagunas. Las del plan de Solari las ha descrito muy bien el articulista.
    Pero el articulista no ha dicho que así no se deba jugar ni ha propuesto un plan mejor.
    Solari ha debido llegar a la conclusión de que hay que fijar posiciones, abrir el campo y confiar en la velocidad de los de arriba.
    Del mismo modo que parece haberse convencido de que le va a ser más provechoso robar cerca del area que hacer ataques organizados.
    Seguramente opta por este plan porque viendo el estado de forma de la mayor parte de sus futbolistas, no parece que vayan a ser capaces de practicar un futbol más elaborado ni que vayan a ejecutar correctamente demasiadas variantes tácticas.
    Los toros desde la barrera se ven siempre de lujo.

  5. Primero, felicidades, magnifico articulo. Se echan siempre de menos artículos analizando el juego.

    El juego con extremos clásicos funciona si se mantienen algunas premisas; mientras que se espera que los extremos ayuden en defensa, tampoco tienen que estar bajando continuamente y hacer la labor de los laterales, interesa que se den situaciones de dos contra uno, vs extremos rivales, pero no hay que exagerar forzando a los extremos a estar más pendientes de defender que de hacer su trabajo, porque si no como bien apunta en el articulo el ataque queda huérfano.

    Hay un par de jugadores claves para este sistema, uno es un 10 de los de toda la vida (pena quedarnos sin James, vendría muy bien ahora). Y desde luego un 9 clásico, caza goles, nos quedamos esperando tras la salida de CR, Benz desde luego no es uno. Pero puede actuar de 10 con un goleador en el campo.

    No me convence nada lo de poner los extremos a pierna cambiada, por ejemplo Bale queda reducido a la mitad de lo que es, y Vini al que le falta precisión, no le ayuda en nada verse forzado a centrar o intentar remates con su pierna mala.

    Otro problema es que Solari no esta (para nada) rotando lo suficiente últimamente, jugadores cansados no rinden, asusta con lo que se viene encima.

  6. Si esta muy bien todo pero cambiamos al mejor jugador y goleador del mundo por un portero .Ya estamos viendo quien mete goles nadie y la preparacion fisica un desastre ayer Benzema no podia y Kroos parece un exfutbolista como Isco que parecia un exjugador en un partido homenaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Ayer se improvisó un interesante debate tras una invitación de @Guille_Glez_ a establecer un TOP5 de jugadores “favoritos” en el @realmadrid

📃Insistente presencia en las listas de @GUTY14HAZ✨

✍️Bale, Guti y el mapa de los afectos por @JesusBengoechea

https://www.lagalerna.com/bale-guti-y-el-mapa-de-los-afectos/

Mi Madrid Favorito ⚽️ | Capítulo 9⃣: El Madrid de la posguerra (años 40) ✍️ por @Chamartin4ever

📄 Artículo con un GRAN VALOR HISTÓRICO.

#MiMadridFavorito | #RealMadrid

https://www.lagalerna.com/el-madrid-de-la-posguerra-anos-40/

👉🏻 Mendy, Fede Valverde, Odegaard -cuando regrese- y Rodrygo reclaman protagonismo.

En 2020 hay que volver a despegar 🚀

✍🏻 Florentino Pérez y la revolución de 2020 por @quillobarrios

https://www.lagalerna.com/florentino-perez-y-la-revolucion-de-2020/

#Portanálisis 🗞 | Luis Rubiales lo ha vuelto a hacer.

👉🏻 La prensa coincide en que la selección no puede ser un circo, sin embargo, en el Mundial se culpó al Real Madrid.

✍🏻 Rubiales Superstar

👉🏻👉🏻👉🏻 https://bit.ly/37nKiXB

2

Ayer se improvisó un interesante debate tras una invitación de @Guille_Glez_ a establecer un TOP5 de jugadores “favoritos” en el @realmadrid

📃Insistente presencia en las listas de @GUTY14HAZ✨

✍️Bale, Guti y el mapa de los afectos por @JesusBengoechea

https://www.lagalerna.com/bale-guti-y-el-mapa-de-los-afectos/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram