Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Es Boris Johnson madridista?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Es Boris Johnson madridista?

Escrito por: La Galerna27 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. La pregunta con la que titulamos el portanálisis de hoy sorprenderá, dado que está ya muy establecido en el inconsciente colectivo de dentro y fuera del Reino Unido que Boris Johnson es del Atleti.

Para empezar, porque tiene toda la pinta. Segundo, porque permitió la celebración de aquel Liverpool-Atlético de Madrid a pesar de que nadie apostaba por ello, cuando la pandemia ya daba señales escalofriantes y comenzaban los confinamientos. Solo desde un hondo sentimiento atlético, combinado con una querencia natural a la tesis de la inmunidad del ganado, se puede permitir que se juegue ese encuentro para dar lugar a una de las grandes leyendas europeas de la entidad rojiblanca, sí, aunque de paso, también, facilitando la defunción de un número indeterminado de personas en los alrededores del Mersey. Permitir que eso suceda para que el Atleti gane es cosa que sólo puede hacerse desde una combinación infalible de fe en el sistema inmunitario de tu rebaño y cholismo a discreción.

Y de repente salta la sorpresa en las Gaunas. Toda certeza que nos compone es susceptible de tornarse dudosa en algún momento. ¿Y sí el Primer Ministro británico no es en realidad colchonero, como descontábamos, y bebe en realidad los vientos por los de la otra orilla del Manzanares, es decir, por los nuestros? ¿Qué ha hecho surgir esa duda repentina (e incómoda, para qué ocultarlo) en lo más profundo de nuestro ser?

La respuesta está en la portada de Marca en esta mañana asfixiante de julio. No en la entrevista con Bernardo Silva, quien por cierto manifiesta con respeto y buen tino que no ve la eliminatoria que se dirimirá frente al Madrid el 7 de agosto tan de cara para los suyos como se dice (“El Madrid ha vuelto muy fuerte y no nos lo va a poner nada fácil”). No. El tema está en la letra pequeña: “Los blancos no tendrán que pasar la cuarentena impuesta por el Gobierno británico”. Eso es lo que nos hace dudar.

Desde hoy, y de manera indefinida, todo viajero procedente de España que aterrice en suelo británico será puesto 14 días en cuarentena por el gobierno de Su Graciosa Majestad. Para otro portanálisis en que estemos más ociosos dejamos el preguntarnos afanosamente por las razones que pueden mover a un país donde el Covid mata cada día a ciento y pico personas a poner en cuarentena a otro donde gracias a Dios hay contagios pero apenas muertes. El hecho es que esto es lo que ha decidido el gobierno de Boris (Johnson, no Izaguirre -ojalá-), y que a media tarde de ayer se conocía que con el Madrid se haría una excepción y la cuarentena no sería aplicable a los blancos una vez aterrizaran en Manchester para jugar contra los de Pep.

¿Y a qué viene el hacer tan alta excepción con una norma global destinada a marcar la relación bilateral entre ambos países? La pregunta corrió ayer como la pólvora por las redes sociales. Algunos aventuraban que la excepción se basaba precisamente en la grandeza del propio Madrid, grandeza que trasciende incluso a las disposiciones de tránsito de pasajeros entre dos países soberanos. “El Madrid no pertenece a España”, decían los más aventurados, “es su propia nación”.

Otra hipótesis más perturbadora, no obstante, comenzó a abrirse paso en twitter a eso de la hora de la merienda. ¿Y si la excepción a la regla viene marcada no por la enormidad objetiva de una institución como la blanca, sino por el muy subjetivo favoritismo del máximo mandatario de la Pérfida Albión? ¿Y sí Boris Johnson pone en cuarentena a todos menos al Madrid justamente porque él (da escalofríos pensarlo) es de hecho madridista? ¿Y si, en sus años universitarios de Oxford, compaginó las lecturas de clásicos griegos en su versión original con la escucha alborozada de los discursos de D. Santiago Bernabéu en vinilos de 45 rpm? ¿Y sí creció bajo el influjo adolescente de un póster de Winston Churchill y otro de Francisco Javier Villarroya?

Menos mal que no tardamos mucho en salir de dudas, y la posibilidad de que la excepción a la norma se deba a un eventual madridismo de Boris ha quedado descartada. El Secretario de Cultura de su país aclaró ayer que todos los grandes eventos deportivos de carácter internacional, así como el rodaje de grandes obras cinematográficas y televisivas que impliquen el arribo de personas en el Reino Unido procedentes desde España, quedan exentas de la cuarentena upon arrival. Así que no es solo el Madrid y ni siquiera es solo la Champions o solo el fútbol, sino también el British Grand Prix, el críquet internacional y hasta el rodaje de Mission Impossible 6, con Tom Cruise.
Todos estos proyectos van a tener la misma fortuna.

Tranquilidad, pues. No hay favoritismo alguno por parte de Boris Johnson por nuestros colores. No es madridista. Boris Johnson sigue siendo del Atleti.

Nos complace mucho traeros hoy este confort en medio de la zozobra, así como el resto de portadas del día, que son pues eso, como de un 27 de julio.

Disfrutadlo.