Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Cinco razones por las que el Real Madrid va a ganar esta Liga

Cinco razones por las que el Real Madrid va a ganar esta Liga

Escrito por: Quillo Barrios18 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando le dije a Jesús Bengoechea que quería escribir un texto sobre los motivos que me llevan a pensar que el Real Madrid ganará esta Liga, su reacción fue de sorpresa. No vi su rostro, pero seguro que abrió bien los ojos, como si en ellos se reflejase la incredulidad. "¿Tú? ¿En serio?", pensaría. "Sí, yo", respondería si me lo hubiera preguntado. Tengo mucha imaginación, lo sé. Volviendo al principio, sé que cuesta leerme en tono positivo y esperanzador, aunque quizá por eso me permita ser más contundente en días como hoy. Yo, que el año pasado vi la temporada perdida en invierno y así lo dije por activa y por pasiva, que critiqué duramente a Santiago Solari y posteriormente al propio Zidane por las decisiones que iba tomando, veo en este 2020 motivos más que suficientes como para pensar que, al menos en Liga, el final será feliz.

Reflexionando sobre el estado actual del Real Madrid, el camino que lleva trazado en la competición doméstica y el nivel de algunos jugadores, he encontrado cinco razones por las que (creo) conseguiremos el título:


EDEN HAZARD

Sin Cristiano Ronaldo, al Real Madrid 2018/2019 le faltó una figura determinante arriba. La espléndida campaña de Karim Benzema y la estruendosa irrupción de Vinicius no bastaron para dar alas a un equipo que, siendo honestos, se caía por todos los lados y ya desde el principio apuntaba a la nada más absoluta. Por suerte, las cosas han cambiado. El colectivo funciona mucho mejor que hace meses y, además, tiene a Eden Hazard, una máquina de generar fútbol, sociedades, ocasiones y verticalidad. No llega al nivel de Cristiano y seguramente no deje las estadísticas del portugués, pero su sola presencia multiplica las opciones ofensivas de un Real Madrid que necesitaba justo lo que el belga ofrece. Benzema es el primer beneficiado, ya que ha encontrado en el ex del Chelsea al compañero perfecto con el que dar más sentido si cabe a su juego asociativo. El equipo ha sobrevivido a su larga lesión y ahora cuenta al cien por cien con él para volver a sacar el puño de hierro en Liga. Hazard es una pieza clave para conquistar la 34ª.


LA SOLIDEZ DEFENSIVA

La semana pasada me dio por recordar aquellas Ligas en las que al Real Madrid 'le bastaba' con mandar en ambas áreas con Iker Casillas y Ronaldo Nazario. Suele decirse, y creo que de forma acertada, que en competiciones tan largas necesitas ser desequilibrante arriba -por los partidos que se puedan complicar- y contundente atrás. El Madrid actual es una roca. Mendy ha cerrado la banda izquierda y el propio Sergio Ramos parece más centrado sin tener que hacer coberturas cada dos por tres. A ello le sumamos la mejor versión de Courtois, que, este año sí, se muestra como un guardameta decisivo. Zidane, obsesionado con la Liga desde siempre, ha ido moldeando al equipo hasta conseguir esa versión fiable que anhelábamos. No obstante, el equipo blanco es el menos goleado de la competición.


LAS ROTACIONES DE ZIDANE

¿Qué madridista no recuerda lo sucedido en la temporada 2016/2017? Fue la campaña de un doblete casi perfecto, de la revolución de Zidane en lo que a gestión de vestuario se refiere. Se ganó la Champions League con los mejores y se conquistó la Liga con todos. Mi sensación es que el propio Zizou quiere armar algo similar en la actualidad, aunque bien es cierto que no tiene un equipo tan profundo como aquel, algunos de los futbolistas ya han vivido su plenitud y no cuenta con un devorador como Cristiano Ronaldo. Con todo y con eso, la apuesta por las rotaciones se mantiene firme. Para ganar una competición de 38 finales conviene tener a la mayoría de jugadores implicados y enchufados. A Bale, a Vinicius, a Rodrygo, a Isco. A todos. Quizá por eso nadie se atreve ya con un pronóstico sobre la alineación del técnico francés para el siguiente encuentro. Y yo lo celebro, dicho sea de paso. Me aburrían aquellos años en los que la prensa te decía el once un día antes del partido.


LA MADUREZ DE FEDE VALVERDE Y VINICIUS

Más allá de Hazard, la solidez defensiva, las rotaciones de Zidane, el excelso nivel de Toni Kroos y la mejoría general, el Real Madrid ha ganado para la causa a dos futbolistas que han alcanzado un punto de madurez exquisito en el momento perfecto: Fede Valverde y Vinicius. El primero era una incógnita en verano y su compañero parecía tener la eterna etiqueta de revulsivo, no de hombre realmente importante. Por suerte para Zidane, Valverde ha tirado la puerta abajo y se ha convertido en pieza clave, mientras que Vinicius ha aprendido a templar, a levantar la cabeza y a buscar soluciones más allá de su abrumadora facilidad para eliminar rivales y pisar área. El brasileño ya sabe poner pausa, se asocia con más asiduidad que hace meses y finaliza bastante mejor. Ambos representan un par de ases bajo la manga que bien pueden valer unos puntos a final de temporada.


EL CALENDARIO

Sé que hablar del calendario tras habernos dejado puntos en el Bernabéu ante equipos como Valladolid, Betis o Celta puede sonar extraño, pero creo firmemente que el devenir de las jornadas favorece al Real Madrid. Ya ha visitado Camp Nou, Wanda, Sánchez Pizjuán, Mestalla y Coliséum, por lo que las montañas más altas ya las ha escalado. El Barcelona sí tiene todavía un tramo bastante duro por recorrer, con partidos en el Santiago Bernabéu, Sánchez Pizjuán y El Madrigal, por poner varios ejemplos. Si el equipo de Zidane convierte su estadio en un fortín y se mantiene fiable fuera de casa, la Liga acabará tiñéndose de blanco.