Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Ramón Marsal: un artista del ‘dribbling’

Ramón Marsal: un artista del ‘dribbling’

Escrito por: Alberto Cosín12 diciembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hoy 12 de diciembre se conmemora el aniversario del nacimiento de Ramón Marsal, que hubiese cumplido 83 años. Marsal fue uno de los integrantes de aquel periodo glorioso del Real Madrid en los años 50 que encadenó cinco Copas de Europa consecutivas y otros tantos trofeos. Sin embargo, una lesión truncaría su carrera en plena madurez.

Nacido en la capital de España, se trataba de un interior muy habilidoso, desequilibrante y con una facilidad y eficacia para el regate extraordinarias. Además, dominaba ambas piernas, tenía un asombroso olfato de gol y el compartir vestuario con tantas estrellas le hizo progresar de manera meteórica año a año.

Comenzó a dar las primeras patadas a un esférico en el colegio de El Pilar, cuna de otros fenomenales futbolistas merengues como Juanito Monjardín o René Petit. Allí le descubrió el jefe de la cantera, Miguel Malbo, y lo reclutó a la entidad de Chamartín. Después de jugar en los juveniles, la secretaría técnica decidió cederle al Hércules y luego al Murcia, con el que cosecha el título de la Segunda División y el consiguiente ascenso.

Regresó para el curso 1955-1956, el año de la primera Copa de Europa. Con los argentinos Olsen y Rial en su puesto apenas juega once choques oficiales en todo el año, pero uno de ellos es la legendaria final de la competición europea ante el Stade de Reims. En Liga debuta en la jornada cuatro frente a la Cultural Leonesa el 2 de octubre de 1955 y su segunda oportunidad no le llega hasta febrero de 1956, donde se luce con un ‘hat-trick’ contra el Murcia. También marcará ante el Depor en Riazor o el Alavés y el Hércules en el coliseo merengue para concluir con una cifra goleadora de un gol por partido. La Copa no termina bien para los blancos al sucumbir en semis contra el Athletic de Bilbao, pero el interior madrileño sale en el once de la final continental celebrada en París. Forma la delantera junto a Joseíto, Di Stéfano, Rial y Gento y tiene el honor de levantar el título tras imponerse los blancos por 4-3 en un vibrante partido.

Sus dos siguientes campañas suponen su consolidación en un conjunto lleno de estrellas y futbolistas magníficos. En la temporada 1956/1957, en la que alza su primera Liga, actúa en 21 partidos entre todas las competiciones y logra un doblete ante el Jaén y otro muy importante contra el Rapid de Viena en la ida de la segunda ronda de la Copa de Europa, choque que finaliza con un 4-2 favorable a los blancos. Además, también disputa la vuelta en Austria y el partido de desempate que otorga el pase a la siguiente ronda. Sin embargo, en la final del torneo contra la Fiorentina son Mateos y Rial los escogidos por Villalonga.

La campaña 1957/1958 está marcada por su terrible lesión y su gol antológico ante el Athletic Club. Fue un 17 de noviembre y era la jornada 10 del Campeonato Nacional de Liga. Llevaba ya dos dianas en su haber, obtenidas ante el Sevilla, pero aquel tanto contra los ‘leones’ ha sido uno de los más bellos de la historia del Santiago Bernabéu. En el minuto 20, Marsal recibió el cuero y dribló consecutivamente a Mauri, Canito, Garay, Orúe y Carmelo Cedrún, hasta que un mal paso le hizo rectificar la jugada y tuvo que regatear de nuevo a un par de zagueros bilbaínos para alojar el cuero en la red. Se le conoció como ‘el gol del minuto largo’ por la gran duración de la jugada. Di Stéfano comentó que “arrancó de derecha a izquierda e hizo un gol extraordinario. Dejó un tendal de gente, como si se cayera la ropa que estaba colgada". Se ganó por goleada pero no se hablaba más que del gol de Marsal. Se habló durante años.

el 17 de noviembre de 1957, marsal anotó uno de los goles más bellos de la historia del santiago bernabéu

En Copa de Europa, el interior devolvió la confianza depositada en él a su técnico Luis Carniglia con dianas ante Amberes, Sevilla y Vasas, aunque también protagonizó un desagradable suceso con el duro defensa sevillista Campanal al que agredió siendo expulsado en la contundente victoria por 8-0. Además, en la Liga que se conquista por delante del Atlético de Madrid consigue sus mejores números anotadores con doce goles, uno de ellos en el gran triunfo en el Camp Nou por 0-2 y tres en la victoria en Sarriá por 2-4. Sin embargo, en la jornada 28 el Celta visita el Santiago Bernabéu y, tras batir al arquero Manolín en la primera parte, cae lesionado. En una jugada pisó la pelota al salir de un regate y se destrozó la rodilla. Una lesión que hoy en día no supondría ningún problema para volver al practicar el fútbol, pero que por entonces y con una medicina menos avanzada casi le retira del deporte rey. Tenía 23 años.

Varias operaciones con un clavo que se le desprendió y le originó un coágulo de sangre impidieron que volviese a ser el mismo cuando retornó a los terrenos de juego. En la temporada 1958/1959 disputaría dos partidos oficiales con el Real Madrid en Liga, que serían los últimos con la casaca blanca, logrando unas estadísticas totales de 59 duelos y 27 tantos. El club le cedió al Levante y al Plus Ultra en dos oportunidades para que cogiese ritmo competitivo, pero le faltó consistencia y regularidad. De nuevo ascendió con el Murcia en 1963 llegando a jugar 20 partidos en la categoría de plata y 18 choques con cuatro dianas como bagaje en Primera, pero su paciencia al verse tan limitado se agotó. En 1965, con apenas 30 años, colgaría las botas en el modesto CD Abarán.

Con la selección española, pese a los estupendos jugadores que había en su puesto, pudo ser una vez internacional y disputar un partido con el equipo B. Un mes antes de su lesión Manuel Meana le convocó para un amistoso contra Portugal en el que España venció por 1-0 y salió en el ataque con Tejada, Marsal, Di Stéfano, Rial y Gento. Por su parte, el encuentro del equipo B se produjo ya tras recuperarse de su operación de rodilla en octubre de 1958. En Zaragoza el equipo nacional se midió a Italia y consiguió ganar por 3-1 con una participación del interior madrileño de 45 minutos.

En su vida posterior al fútbol terminó la carrera de perito industrial y montó un negocio de fontanería para posteriormente trabajar en la gestión de una constructora y en una empresa de relaciones en el extranjero.

Falleció el 22 de enero de 2007 a los 73 años de edad