Las mejores firmas madridistas del planeta

Raíces profundas

Escrito por: Nacho Faerna19 mayo, 2016

"Llegó cabalgando a nuestro valle en el verano del 89". Así comienza Shane, de Jack Schaefer, la mejor novela del oeste de la historia según los miembros de la Western Writers of America, la asociación más importante y prestigiosa del género. Si son de los que piensan que las historias de indios y vaqueros no son literatura digna de tal nombre aprovecho para recomendarles la lectura de cualquiera de los títulos publicados por la editorial Valdemar en su fabulosa colección Frontera. Acabará con sus prejuicios de un solo y certero disparo.

Shane es un misterioso personaje que aparece un día en la granja de los Starrett, una familia de colonos de Wyoming. En el cine le tomó prestada la jeta al más bien inexpresivo Alan Ladd en esa obra maestra dirigida por George Stevens que en España se tituló Raíces profundas. El limitado actor sabía sacarle partido a su lacónico registro en personajes de tipos duros y herméticos, y nadie más duro y hermético que Shane. Quizá Stark Wilson, su antagonista, al que prestó la jeta, y qué jeta, Jack Palance. Wilson es un pistolero contratado por Fletcher, el ganadero que intenta expulsar a los granjeros como Starrett del territorio que él reclama para que pasten libremente sus reses. Tanto el libro como la película terminan, como mandan los cánones, con un duelo memorable entre Shane y Wilson, que, como mandan los cánones tambi