Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¡Que le corten la cabeza!

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¡Que le corten la cabeza!

Escrito por: La Galerna17 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Es verano todavía. Conviene recalcar esto. La semana que viene entraremos en el otoño, pero todavía nos estamos quitando la arena de los pies y vaciando las maletas. Verano, repetimos. Y sí, en verano ya está el Real Madrid casi desahuciado por los de siempre. Esto recuerda a la temporada pasada, aquella que acabó con doblete tras sumar tres empates consecutivos en las primeras jornadas.

Llega el Real Madrid a la cuarta jornada de Liga -¡La cuarta jornada!- con una angustia, un agobio y un qué sé yo que para qué nos vamos a plantar en Anoeta pudiendo perder 3-0 sin desgastarnos. Los de Zidane aterrizan en San Sebastián para que les corten la cabeza y le den al Barcelona el título por sacarle siete puntos a su eterno rival a falta de más de cien por jugarse.

No todos tenemos la suerte de contar con una alfombra roja arbitral que lo tape todo. Ante el Espanyol, el gol que abre el marcador es ilegal. El 5-0 queda muy bonito en el marcador, pero la hemorragia empezó por accidente. O no tanto. Y en Getafe, con 0-0 en el electrónico, Gerard Piqué, que ya tenía amarilla, cometió un penalti clamoroso que no señaló el árbitro. Era pena máxima y segunda tarjeta, por lo que el Barcelona se habría quedado con diez con más de una hora por delante. Luego se ganó 1-2 y la prensa lo tapó todo. Incluida la madrileña, no se crean. Esto ya no es únicamente exclusivo de Cataluña. Los amigos de Villar cuentan con tantos favores en Liga que ni se comentan. Puede parecer hasta lógico, pero en realidad es de una gravedad extrema. Hay un equipo beneficiado semanalmente y nadie dice nada. Y el que lo dice, acaba sancionado. Como Marcelo o Cristiano Ronaldo, por ejemplo. El portugués sigue ahí, en el rincón de pensar por tocar a un árbitro. Lo mismo que le va a pasar a Messi. Bueno, a Messi no, que tiene mejor prensa.

Volviendo al origen de este Portanálisis, hoy, verano todavía, es el día en el que el antimadridismo -la facción infeliz del planeta- espera un nuevo tropiezo del campeón de casi todo para cantar alirón en septiembre. Sin ruborizarse. Que sí, que sería preocupante quedarse a seis o siete puntos de distancia, pero esto acaba de empezar, amigos, no empiecen a ponerse la piel de la RFEF antes de cazarla que luego pasa lo que pasa y toca llorar por la inexistente pegada del Real Madrid o porque al Barcelona no le beneficiaron en tres jornadas de treinta y ocho y justo ahí se le escapó la Liga.

Sea como fuere, los ingredientes son los perfectos para una noche trágica en el Titanic blanco. No están Cristiano Ronaldo, Marcelo, Kovacic, Kroos y Benzema. Tampoco está Bale, o eso nos dicen, que es un cojo con coleta y no vale ni para retirar las entradas. Y Asensio llega entre algodones y lo mismo no brilla como acostumbra y hay que cederle. Si a eso le sumas los dos empates consecutivos y que no todos tenemos alfombra roja, es más que posible que hoy nos corten la cabeza.