Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El secuestro de un penalti

El secuestro de un penalti

Escrito por: Paula Pineda6 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Treinta y un cámaras colocadas por todo el estadio, cinco de ellas súper "slow motion" capaces de captar cualquier gesto o detalle, cuatro "key player" haciendo seguimientos pormenorizados a los protagonistas clave. Otra cámara aérea, con lentes angulares. Doce sistemas de repetición de imágenes. Seiscientos cuarenta periodistas acreditados y una audiencia potencial de más de quinientos millones de espectadores de más de ciento ochenta países. Cuatro árbitros sobre el terreno de juego más los de la sala VOR y nadie, absolutamente nadie, vio el flagrante penalti que Jordi Alba cometió sobre Vinícius.

El marcador era de empate a cero. Han tenido que venir @rafa_rnmj (toma lateral censurada) y @RichardDees (minuto 24:30 de ElRadio) a mostrarnos a los madridistas que, una vez más y ante los mismos de siempre, nos robaron. El hecho de que ganáramos el partido no debe ensombrecer ni tapar el atraco. Y lo que es peor, no debemos pasar por alto el secuestro de las imágenes más claras, que ni se mostraron en directo, ni las hemos podido ver en ningún sitio a posteriori. Solo sabemos de ellas por los cortes que nos han llegado por redes sociales de señales internacionales. Como se suele decir: de lo que no existe, no se habla. Pero el madridismo no se va a callar, aunque sea desde nuestras humildes cuentas de Twitter o desde las numerosas webs madridistas, hay que denunciar estas fechorías que no dejan de sucederse y siempre en contra del mismo equipo: el Real Madrid.

Toma trasera (ampliada). Esta NO es la toma censurada donde se ve más claro el penalti (en el enlace del párrafo anterior junto a @rafa_rnmj)

Que el mundo vea y sepa que el madridismo no está preso de un mantra que repetimos sin cesar cuando de los árbitros y el VAR se trata. No. Es una realidad que nos roban y lo ocultan. Y cuando se gana hay que denunciarlo más si cabe que cuando perdemos. ¿Por qué no se emiten las imágenes donde se ve claramente que Alba empuja a Vinícius? ¿Por qué solamente nos han mostrado las tomas en las que no se aprecia con tanta claridad la acción? El realizador lo esconde y no se habla de ello ni durante el partido, ni en el post, ni en las tertulias donde tanto gusta la polémica si el Real Madrid es el beneficiado. El caso es que en España es una inmensa minoría la que ha tenido cosntancia de este penalti.

Si es al contrario, la Organización limpia todas sus huellas del escenario del crimen y aquí no ha pasado nada. No es la primera vez que ocurre. Ya sucedió con el famoso penalti de Mascherano a Di María en aquella remontada del Barcelona al PSG que celebraron como una Copa de Europa que ganamos nosotros o en aquel lance de Suárez contra el portero del Leganés, Cuéllar. Mismo procedimiento, mismo responsable de la realización: Óscar Lago. Sin VAR y con él, la Liga española sigue estando adulterada. Ya no son únicamente las designaciones arbitrales, que persiguen claramente un fin. ¿O no, Hernández Hernández?

El VAR es una estafa y no deja de llover sobre mojado. Muchos de los que están detrás de las cámaras y de los que revisan las jugadas en la sala VOR, también están implicados. Omiten y boicotean. Recordemos que en la trama del Calciopoli una de las claves fue la manipulación de las imágenes televisivas. The Tinglao existe y no se trata de ser oficialista o llevar cualquier otra etiqueta. Se trata de decir la verdad: al Real Madrid le perjudican constantemente y secuestran las imágenes para que no se hable de ello, para que parezca que nunca pasó, para que el madridista se conforme y siga comulgando con discursos que le alejan de la realidad.

 

29 comentarios en: El secuestro de un penalti

  1. Cualquiera que no quiera ver lo que en realidad está pasando aquí, para mí, y lo siento, está en el bando contrario.
    Aquí hay montado todo un entramado para sustraernos puntos de modo premeditado, del que participan todos los resortes y esferas de poder del fútbol español. Liga y Productora televisiva, controladas por la misma persona, y la Federación, por intentar jugar con dos barajas.