Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
James Rodríguez y triunfar en el Real Madrid

James Rodríguez y triunfar en el Real Madrid

Escrito por: Mario De Las Heras14 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El talentoso colombiano, como muchos otros, no ha logrado asentarse en Chamartín

Ayer debutó James Rodríguez en el Everton con victoria en casa del Tottenham de Mourinho y los periódicos se deshacen con el juego del colombiano. Claro que no es lo mismo James en el Everton que James en el Madrid, pensarán algunos. Yo digo que James es el mismo en el Mónaco, en el Madrid, en el Bayern de Múnich y en el Everton. Donde no es el mismo es con Colombia, que es donde todos le echamos el ojo en aquel Mundial.

Su talento de fogonazos es materia prima de highlight. ¿Quién no pensaría viendo al joven James preMadrid que esa zurda hermosa y violenta y esos movimientos de patio de colegio no eran un tesoro? A James le van a esperar siempre. Siempre va a haber alguien gustoso de recibirle como el Everton. James tiene el talento y el impulso, pero no la constancia.

James Rodríguez en la Copa del Mundo 2014.

Llegó a Madrid y deslumbró y luego se aburrió. Aburrido se fue a Múnich para animarse y volvió a deslumbrar hasta que se volvió a aburrir. Regresó a los Madriles ventilado y con ganas, pero pronto se le agotaron. Acaba de llegar a Liverpool y ya ha deslumbrado, otra vez. Es la rueda. Y volverá a aburrirse.

A James se le da bien deslumbrar. No tanto alumbrar. Ese talento funciona para dejar a todo el mundo ciego hasta que vuelve a ver. En Madrid eso lo sabemos. En Madrid ya podemos ver, aunque seguimos adorando sus delicias con cierta lástima de no ser recurrentes. No se puede ser sublime siempre, como decía Baudelaire, aunque queramos.

James Rodríguez ficha por el Real Madrid.

Casi lo mejor de todo esto, lo más divertido, es que no nos van a faltar los que no faltan nunca en casos como estos, por especial que sea James Rodríguez. Si James Rodríguez empieza a triunfar en el Everton nos acompañarán esos huéspedes que siguen a las ballenas y que suelen venir a decir siempre que la culpa de que James Rodríguez no haya triunfado en Madrid es del Madrid, por supuesto.

Son los huéspedes que creen que todos los jugadores buenos (o todos los jugadores que les gustan) son buenos para el Madrid. Cuánto nos hubiera gustado a muchos ver a James, y a tantos otros, triunfar en Chamartín, pero ni siquiera los mejores y más audaces pilotos de pruebas del desierto de Mojave pudieron ser astronautas.

James Rodríguez celebra un gol.

Triunfar en el Madrid es como ser elegido para salir al espacio en el proyecto Mercury. No veo yo a James orbitando durante días sin nada más que hacer. Por eso no se ha quedado, como no se quedaron otros. No pasaron las pruebas, esa es la realidad, por mucho que quisiéramos que las pasaran.

Quizá fuera ese el miedo de Totti, no pasar el corte del Madrid, para quedar amarrado en Roma, por ejemplo. O incluso el del bético Joaquín. Ir al Madrid es correr el riesgo de saber, y de que todo el mundo sepa, que no se sirve para el Madrid. No todo el mundo es capaz de aceptar una realidad tan cruda, quizá como le pasó a Robben.

James Rodríguez con el Bayern.

No es lo mismo valer para el Bayern y valer para el Madrid, como no es lo mismo valer para el Everton y valer para el Madrid. No todo buen jugador vale para el Madrid, y es un hecho histórico que ya debiera estar normalizado en el madridismo si el madridismo, o al menos una parte, no se empeñara en señalar a su equipo para no ser diferente a los que tanto les gustaría (y no pueden) ser diferentes.

Todo jugador fichado por el Madrid que salga prematuramente del Madrid va a jugar bien en cualquier equipo porque el Madrid sólo ficha a los mejores (salvo las excepciones y el folclore que tan bien retrata aquí Carlos Mayoral), que pueden no valer para el Madrid y sí para todos los demás.

Ancelotti y James.