Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Papá Benzema

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Papá Benzema

Escrito por: La Galerna19 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Vaya chasco. Los buitres revoloteaban en círculo sobre el marchito cadáver del forastero que se perdió en un vascuence desierto atestado de una manada de leones y una hiena solitaria apellidada García, pero tuvieron que dar media vuelta y enfilar unos aperitivos de alpiste. Este domingo no hay chicha blanca que deglutir, mis queridas carroñeras.

Y eso que nuestras bienhadadas aves de rapiña habían apuntado en rojo esta fecha del calendario esperando nuestro descalabro en un estadio donde ganar cuesta un potosí tal y como acredita la estadística. Como no jugamos a nada, basta con que alguien juegue un poco para pasar las de Caín, las de Abel  y las del padre de Caín. Y se sufrió, se sufrió, para qué negar lo evidente, aunque ya sabemos que el único club que sufre durante los partidos porque no tiene plan de juego, no utiliza a la cantera, desprecia a la madre patria y carece de director deportivo es el de las once copas de Europa. Si no sufriéramos, nuestro auténtico tridente sería el formado por Villar, el señor del fúrgol,  el panzer Víctoriano Sánchez-Arminio y Deniz Aytekin, el hombre que susurraba a los Ovrebos.

La batalla de San Mamés prometía ser dura y noble -a pesar de Raúl García- y así lo fue, voto a Bríos. No obstante, Karim decidió ponerse la txapela, convertirse en Benzema Jauna y dar una virtuosa lección de ballet futbolístico sobre todo el frente de ataque madridista. Fue el suyo un primer tiempo de ensueño culminado con el gol abrelatas de bonitos del Cantábrico. En la víspera del Día del Padre, papá fue Benzemá.

Luego llegó el empate del Rey León a pase de la hiena infiltrada, en jugada que haría parpadear atónito al mismísimo Mufasa. Son las cosas de Raúl García, cuyas técnicas guerrilleras alcanzaron la evolución definitiva durante su estancia en la reserva comanche del Manzanares. Pegó, rascó, insultó, simuló y celebró el gol del empate momentáneo del Athletic rabioso, furioso, enajenado e iracundo, dando puñetazos al banderín de córner como si hubiera ganado una Copa de Europa marcando en el minuto 93.

Tres minutos después un imperial Casemiro, vigoroso baluarte defensivo durante todo el segundo tiempo, acabó por cazar a los leones con un disparo a bocajarro a la salida de un córner. Un chasco de tal calibre para el antimadridismo que el Txingurri  tuvo que sentar a García antes de que empezara a convulsionar y echar espumarajos por la boca. Curiosamente  (o no) Raúl se fue ayer como el matrimonio del camaleón del Puma. Esto es sin cobrar amonestación e ingresando por méritos propios en el sindicato del crimen de Suárez y Mascherano. Luego vendrá un macarra como Bale a dar un empujoncito y le caerán otros dos partidos por reincidente, otro por jugar al golf y otro por chapurrear español.

Tal fue la decepción ante el refuerzo del liderato merengue en la Liga, que hoy las portadas presentan una actitud alicaída, inerme, mustia, prácticamente exánime. Baste un vistazo a las primeras planas de la prensa deportiva madrileña para comprobar la sequía creativa de sus titulares. Gol de oro encabeza la Ouija, Rugió Casemiro titula la Hernia. El portanalista busca y rebusca con la esperanza de trasladar algo jugoso a los lectores y lo máximo que puede llegar a ofrecerles es un solomillo revenido 007, esto es frío, duro y con nervios de acero. Una porquería en cualquier caso. Y no. No se molesten en mirar porque García no sale y eso que repartió leña como para ser portada de la revista Aizkolari.

Si curioso resulta el efecto ciclotímico de las prensa madrileña, donde ingenio, creatividad y entusiasmo brillan por su ausencia, lacónica resulta la sensación de la que nos proveen hoy los diarios catalanes.

Vean si no como en la portada de Mundo Deportivo resulta prácticamente imposible encontrar rastro del puñetazo en la mesa ejecutado ayer por el Real Madrid. Para ello se han afanado en llenar la primera planta de gente. Desde Leo y Ney, hasta Verrati y Coutinho. Se han olvidado de André Gomes, ya saben, el del zasca veraniego a FloPer, y  no, tampoco sale Raúl García.

Otro caso paradigmático es el de la primera plana de Sport. O lo que queda de ella. Entre desproporcionadas promociones para hacerse con el DVD-Blue Ray de la película El Golpe , dirigida por un prometedor cineasta alemán y en versión original azulgrana, la camiseta de la remuntada  y la bandera activista que reza Era campo atrás, apenas queda hueco para que Suárez enseñe la dentadura con Messi al fondo pidiendo la vez en la cola de la Agencia Tributaria.

Y eso que nuestros enemigos íntimos reciben hoy bajo presión al Valencia.

Pero ya sabemos que los levantinos ya jugaron no hace tanto su particular partido del año, el de todas las temporadas. Luego, además, le pondrán un lacito a su estrella dirección Barcelona mientras a otros equipos interesados les reciben con napalm por la mañana.

En cualquier caso este domingo les recomendamos disfrutar del liderato y del Día del Padre., queridos galernautas.

Como si fuéramos el papá de Neymar, vaya.

Sin mesura y a lo loco.