Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Palabra de Modric

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Palabra de Modric

Escrito por: La Galerna9 junio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sí, sí, La Galerna nació para escribir sobre el Madrid con el mejor estilo del que somos capaces, para aplicar algún sarcasmo defensivo a la prensa deportiva, para expresar en público las grandezas de un sentimiento que va más allá del fútbol, para celebrar lo que hemos sido, lo que acabamos de ser y lo que sin duda seremos... Pero no queremos engañarles. En el fondo, todos ustedes saben que tras todos estos objetivos se esconde el goce fundamental, nuestra principal función y nuestro más exquisito deleite. Como Umbral iba a hablar de su libro, nosotros hemos venido aquí a hablar de Luka Modric, lo que por supuesto quiere decir mucho más que hablar de Luka Modric.

As Portada Pogba 09.06.16No es que esté mal Pogba, sobre todo si es cierto eso que le atribuye As de querer convertirse en una leyenda; es decir, si es verdad que a ese deseo un tanto ególatra (aunque egolatría tal vez necesaria en un futbolista que no quiera parar de crecer) le acompaña la voluntad de mejora, el sacrificio y eso que se suele llamar, de modo metafórico, hambre. De esas cosas se nutre el mejor Real Madrid, y si acabara viniendo el jugador francés, solo deseamos que lo haga con el pecho y el entendimiento llenos de todo eso que apunta la citada declaración. No encontrará Pogba mejor lugar donde hacer posible su deseo que un club ya de por sí legendario, justamente por esa perfecta simbiosis entre los intereses personales y los colectivos. Entre ser cabeza de ratón o cola de león, nadie como el Madrid para ofrecer la opción de ser cabeza de león, y aun más en concreto, lustrosa y temida melena e insaciable colmillo.

Sport Portada Nolito 09.06.16Mundo Deportivo Portada Umtiti 09.06.16Si hemos venido aquí a hablar de Luka Modric y hemos bajado un momento del altar para referirnos a Pogba, que no se nos enfaden Nolito y Umtiti (?), pero ya comprenderán que no hagamos esperar mucho más al croata mientras consultamos las portadas catalanas. Parece que Nolito se acerca al Barcelona, y nosotros solo esperamos que esta vez haya dinero de por medio. Ya se sabe que el vil metal no da la felicidad, pero todo indica que se ha convertido en sólida convención eso de pagar por las cosas que uno quiere, incluso (lo nunca visto) en el mundo del fútbol, donde el club de origen de un jugador se empeña en percibir alguna cantidad económica a cambio de que otro equipo se lleve a uno de sus futbolistas. El capitalismo es lo que tiene, por no hablar del Celta de Vigo, que ya podría conformarse con contribuir a que su delantero ingrese en el parnaso culé.

Pero en fin, qué más dan estas disquisiciones si nos espera Luka Modric en la portada de Marca, si al fondo de nuestras oraciones siempre está Luka Modric, si en este pueblo es devoción lo que se tiene por Luka Modric, mientras esperamos que alguien nos informe de quién demonios es Umtiti, quien no sabemos a santo de qué aparece en Mundo Deportivo con los brazos hacia delante, en leve tensión y los puños cerrados. Ya ven que se nos escapan algunas claves de los medios, a no ser que se esté marcando Umtiti unos chinos o un piedra, papel o tijera. Si nos dan a elegir, a esta sección le gusta mucho el papel, pero no desdeñemos el papel metafórico de la tijera.

Marca Portada Modric 09.06.16Menos mal. Por fin hemos llegado a casa gracias a esta estupenda portada de Marca, en fondo y forma. Modric nos mira desde abajo, posando en un tablero de ajedrez rojo y blanco según mandan los colores de su Croacia natal, pero todos sabemos que en realidad Modric nos mira desde arriba, aunque nunca por encima del hombro. Modric no juzga, sino que absuelve. Luka es el ojo que todo lo ve en el campo, es el pivote, la clave de bóveda, el arquitecto y hasta el maestro de obra.

Y, pese a ello, nos mira desde abajo, como quien no quiere la cosa, como sin darse la importancia decisiva que tiene allá donde juegue y para que destaquen precisamente los colores del equipo donde juega. He ahí una de las virtudes -no la menor- del pequeño Modric, la de desaparecer para que luzca entonces toda la orquesta., ya vista de blanco o a cuadros. Por eso es "el rey del tablero", por eso se hace fuerte donde se cocinan las jugadas, al mando del primer impulso serio de ataque y atento como nadie a los enroques rivales.

Le falta una Liga a Modric, y eso significa que también nos falta a nosotros. Acondicionemos el tablero lo mejor posible para que se cumpla su deseo, que más que deseo es injusticia. Palabra de Modric.