Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Palabra bella y sucia

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Palabra bella y sucia

Escrito por: La Galerna23 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. Meritocracia. Qué palabra bella y sucia, queridos galernautas. Según para quién y según cuando. Qué bien suena ahora, cuando los frentes de combate definidos por al amiguismo y/o el populismo patriotero han quedado difuminados por el devenir natural de las cosas -sin que ello implique necesariamente que nadie haya entrado realmente en razón-. Pero qué fea ha llegado a sonar (o qué profundamente ignorable) cuando quien trataba de hacerla valer se enfrentaba, por razones precisamente de meritocracia, con el santoral de héroes de pasado rutilante y presente basado en el pasado. Cómo hemos cambiado, que cantaban aquellos Presuntos Implicados. En lo de aplicar según qué conceptos según convenga, en cambio, los implicados que nos incumben (y no nos referimos solo a Marca) tienen bien poco de presuntos.

marca.750"Meritocracia", titula Marca, celebrando de forma implícita la prevalencia del concepto en el Madrid de Zizou o eso cabe colegir de las medallas a las que se asoman los protagonistas (junto con Zidane) del propio concepto. Casemiro (acero mauroasilvado de intensa brega e indesmayable tacticismo) merece la medalla. Asensio (el genio en ciernes, el epígono de Raúl con la clase de otros grandes) merece la medalla. Lucas Vázquez (el hombre que hizo girar el balón sobre el dedo) merece la medalla. Kovacic (el tapado, el púgil, el Balón de Oro en ciernes según casi nadie excepto Luka Modric) merece la medalla. Morata (pese al prejuicio de cierto madridismo de redes) merece la medalla.

Pero ay, Marca. Ay. Por mucho que queramos hacer borrón y cuenta nueva, ¿cuántas veces mereció exactamente la misma medalla (y la misma titularidad, y la misma atención o al menos el mismo respeto mediático) en virtud de exactamente la misma idea, cierto portero gallego que respondía y responde al nombre de Diego López?

as.750As viene a hablar hoy en su portada de lo mismo que Marca, si bien se queda al borde de la metonimia, es decir, sin atreverse a dar el salto desde lo particular a lo general. Nos da que Ouija Daily anda confuso. Tanta profesionalidad por parte del entrenador del Real Madrid, sin estar esta acompañada por desplante alguno a los medios, es variable que les viene grande, si se nos permite decirlo así. James es caso aparte, pero la presencia de Isco en el banquillo es un tema informativamente difícil de gestionar para la Ouija nowadays. Resulta que a Isco le está quitando el puesto otro español. ¿Y qué hacemos ahora con esto, oiga?, parece gritarnos con el paso cambiado el bueno de Alfredo. ¿No podría haberle quitado el puesto un bielorruso para que todos tuviéramos claro nuestro papel en esta historia? Y el que impone la meritocracia, ¿nó podría al menos ser desagradable con los periodistas para que al menos tengamos esa excusa para acosar a su hijo?

Oh, wait... Descomunal cantada este olvido en el que acabamos de incurrir.

mundodeportivo.750 sport.750Entretanto, en el rinconcito, siguen celebrando con arrobo los éxitos olímpicos de un sujeto que con el oro colgado al cuello se encara con su afición como un matón de tres al cuarto. Ninguno de los dos componentes de este hilarante hilo musical llamado Sportivo (no nos reíamos tanto con una pareja artística desde Esteso y Pajares o más recientemente Modern Talking) ha reflejado el incidente, o si lo ha hecho ha sido para defender la bochornosa actitud del hijo de Neymar senior, Mr. 19 millones. La foto casi orgiástica de MD viene al pelo, sea el pelo de donde sea y esté teñido como esté teñido. Menuda bacanal donde se antoja imposible discernir a dónde van las manos o distinguir unos miembros corporales de otros.

Sport, por su parte, celebra la ampliación de las vacaciones del carioca, y hacen muy bien, claro que sí. Eso es meritocracia también. ¿Qué más da premiar que tu jugador lo haga bien en tu club que premiar que lo haga bien en cualquier otra parte?

Oh, wait... (de nuevo).

6 comentarios en: Palabra bella y sucia

  1. Buenos días: muy atinado el Portanalisis de hoy, sobre todo en lo referente a la hipocresía y al malabarismo dialéctico del Marca. Antes "había que respetar los galones", que jugasen los mitos "por todo lo que nos había dado", que "porque un jugador estuviera mejor que el otro no era suficiente".... y ahora resulta que elegir a un titular por méritos profesionales y porque se lo gana en el campo es elogiable y merece toda una portada en el Marca. ¿Y no se les caerá la cara de vergüenza? Mis preguntas son dignas de un periolisto en una rueda de prensa de Zidane.
    De lo de hoy me parece digno de señalar que lo que parecía imposible se ha producido: As-co y Marca de acuerdo. Es imposible ya negar que la campaña contra James existe. Esta mañana se podía ver en ambas webs como sin sonrojo y sin que nadie les haya dado decisión en esto señalaban la puerta de salida a James. Negar que ambos periódicos están haciendo todo lo posible por que James se vaya es de imbéciles. Yo ya no sé si es que no tienen donde rascar este verano o es que hay verdaderos intereses bastardos que diría aquel para que James se vaya. ¿Les ha hecho algo el jugador o tienen miedo que el que salga antes que él sea su ojito derecho Isco? Hasta en el Desconfidencial se puede leer otro artículo de marras en la misma línea. Claro, pero es que el gran Kike Marín no puede vivir sin los canapés del palco del Bernabeu y tantos y tantos meses sin catarlos da mono.
    P.d.: Florentino, eso no se hace. ¿Renovación de Bale y Odegaard al mismo tiempo? Creo que a Gallardo y a Relaño, respectivamente, se les ha atragantado su comida de hoy.

    1. Zidane es el entrenador y él (y solo él) es el que decide lo que cree mejor para ganar un partido. Los demás opinamos y ya.
      La risa es que periolistos antimadridistas intenten dar lecciones de nada. Ellos desean que el Madrid pierda siempre y cuando no lo hace, crean estrategias para ir torpedeando la buena armonía de los jugadores.

      En tv, en el programa telebasura de Pedrerol, "El Chiringuito", hacen como un rondo de antimadridistas y de madridistas ridículos estilo Roncero para vociferar y decir sandez tras sandez. Estos días toca atacar a James, sea como sea. Si no hay motivo (su actuación los minutos que ha tenido ha sido buena) se lo inventan.
      Pero el colmo ya es que un ex jugador del Madrid (aunque estuviera poco tiempo, lo fue) como Álvaro Benito (hoy entrenador de cadete en el Madrid) vaya y cuestione a James. ¿De qué va? ¿Interesa más hacerle la pelota al jefe del programa que la verdad? Es que esta gente no tiene nombre...

  2. PRENSA: Me pregunto porque el 90 % de los medios y periodistas son antimadridistas hasta la médula, el otro día escuché un ratito al Carreño, es vomitivo, como se les ve el plumero, me refiero a barcelonista, cuando habla del Farsa, parece que llega al orgasmo más absoluto, que ASco da por favor,

  3. Más vale "meritocracia" que "galones", desde luego ("Atención, Carlo Ancelotti: respeta un poco más los galones", dijo una vez Paco García Caridad); pero a mí no me convence la palabrita. Porque esto no va de atribuir méritos objetivables a los jugadores, como si entrar en el once titular fuera aprobar un examen (o una oposición). Además, ¿quién decide qué méritos son esos, y cuál es su valor? ¿La prensa? ¿Un tribunal madridista?

    No: lo que yo defiendo no es que juegue quien lo "merece", sino que juegue quien decida el entrenador. Zidane puede poner de titular a un jugador que está rindiendo peor, en los partidos y en los entrenamientos, que otro compañero; como entrenador, es su prerrogativa, y sin duda tendrá razones para ello. Nosotros, los aficionados, opinamos; pero quien decide es el entrenador. No la prensa, no la directiva, y tampoco ningún baremo de méritos.

  4. Buenas tardes oportuno y clarificador Porta Análisis el de hoy en su apoyo vean y lean este
    magnifico artículo, entre paréntesis,

    (Cuando Granada, Atlético o el Málaga de Javi Gracia le hicieron ver a Zidane en febrero que no habría tiempo para crear ese Madrid asociativo y vistoso con el que se le identificaba por todo lo que transmitía su personaje, se intuía que la idea de replegar sin balón y no desordenarse con él -aunque esto repercutiera en posesiones pesadas y poco productivas- simplificando la salida de bola o el ataque organizado, solo sería un plan de emergencia a la espera de un verano entero en el que poder diseñar ese Madrid idílico que había ejercido de tierra prometida desde que en aquel otoño de 2014 Ancelotti enseñara un fútbol que agradaba a todos los paladares.

    Tanto perfeccionó Zidane su plan de socorro al final del curso pasado que ha decidido potenciarlo con la máxima coherencia y de la manera más sana en lugar de seguir por el itinerario que le parecía destinado. Paradójicamente, el Madrid de los centrocampistas goza sin balón. Zidane encontró en Casemiro un arma que, ubicada en un contexto determinado, se convertía en una pieza dominante en competición. Un tipo con un físico superior y una depurada técnica de robo que permite recuperar el balón a diferentes alturas -recurso ofensivo de oro-, que crea un sistema de ayudas y coberturas en todo el ancho del campo -en defensa genera superioridad numérica en cada zona-, que suma un plus de juego aéreo -a diferencia, por ejemplo, de Kanté- y que contagia intensidad con solo mirarlo. Casemiro y la estructura creada por Zidane se elevan el nivel de forma recíproca: instaurado en el orden, Casemiro evoluciona hacia un jugador más cerebral, menos temerario, que lee cada vez mejor cuándo anticipar, cuándo acosar o cuándo guardar la posición, mientras que el equipo sigue consolidándose en torno a él como una maquinaria simple y potente que busca conceder cero, convencido de que la dinamita en ataque (Cristiano resolvió ante Barcelona o Wolfsburgo, Bale ante el City) y la estrategia a balón parado (se recuerda a Sergio Ramos en la final de Champions, pero el Madrid pudo sentenciar en la ida de semis en el Etihad solo con este recurso) podrán perdonar un fútbol ofensivo de menor riqueza y elaboración de lo que su talento en plantilla debería prometer.

    Ni siembra el pánico con balón ni es mortal a la contra, pero con el cero en la portería su poderío arriba y el balón parado inclinan la balanza. Como esta apuesta solo tiene sentido con la premisa de no dar opciones al ataque rival, que la agresividad de Kovacic o Lucas Vázquez se impongan al talento con balón de Isco o James cobra sentido, ya que se prima el rendimiento enfocado a la idea colectiva. Zidane podrá perdonar que Kovacic no sepa interpretar el momento para saltar del repliegue en 4-1-4-1 para ensuciar la salida rival -algo que, por repetido, parece orden del técnico-, pero no que un jugador se ahorre una carrera o no se exprima al hacerla. Cuando todo el vestuario conoce el mensaje y el técnico obra de acuerdo a él, el equipo se hace solo, se fomenta la competencia interna -esa que desaparece rompiendo en acomodamiento y conformismo cuando jerarquía pasa a primar sobre rendimiento- y se genera un circulo virtuoso en el equipo que mantiene activado a cada individuo -hasta el mejor sabe que si baja la guardia se la juega- en un marco de justicia.

    Las 12 victorias en las últimas 12 jornadas de la pasada Liga cuando el Madrid llegó a deambular 3º a 12 puntos del liderato -y teniendo la Champions como excusa perfecta para haberse dejado ir- es la mejor muestra de la manera de competir que ha inculcado Zidane en ese vestuario. Estadística que recuerda a las 13 victorias y 3 empates en las últimas 16 jornadas del último Madrid de Mourinho -al que también se le había escapado la Liga demasiado pronto y alcanzó semis de Champions y final de Copa-, para cerrar un trienio que mostró el camino a seguir por el club blanco. Ese que, con otra personalidad y con menos experiencia pero con los mismos valores (juega el que lo merece, se ficha por necesidades deportivas, marcar barreras entre prensa y vestuario, independencia en cada estamento del club, etc.), está recorriendo Zidane con paso firme. Por segunda vez en este siglo el Madrid tiene un entrenador que ejercerá como tal en el sentido más amplio de la palabra, y a este sí parece que le dejarán ser. No habrá título más importante para la institución
    Alberto Egea )
    En resumidas cuentas Meritocracia contra Aristocracia,
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

  5. Buenas noches, no se si se habrán dado cuenta de que en la portada del Marca, ponen a Casemiro
    en la segunda unidad del madridismo, habría que ver si se trata de ignorancia supina de futbol
    ( lo más probable), o que no se confirma el giro madridista desde el último cambio en la dirección
    porque lo que esta claro es que si hay un titular indiscutible para Zidane se llama CASEMIRO
    lo que hay que leer, y que paciencia hay que tener.
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Hoy hablo en @lagalerna_ del carrusel de choques entre Madrid y Sevilla a comienzos del 58. Victoria hispalense en Liga, pitorreo de los sevillistas a los blancos en el tren a Madrid y paliza histórica de los merengues en la ida de 1/4 de Copa de Europa.

https://www.lagalerna.com/la-batalla-real-madrid-sevilla-del-58/

4

Pues estoy bastante de acuerdo con estas notas, la verdad. https://twitter.com/lagalerna_/status/1218582901769560066

La batalla Real Madrid - Sevilla del 58 https://www.lagalerna.com/la-batalla-real-madrid-sevilla-del-58/ vía @lagalerna_ Excelente texto de mi querido @albertocosin . No se lo pierdan!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram