Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Noche llena de Madrid

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Noche llena de Madrid

Escrito por: La Galerna13 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Ya sabéis, queridos galernautas, que la noche del jueves santo (mirad al cielo cuando corresponda) es por definición noche de luna llena. La del miércoles santo fue en cambio noche llena de Madrid. La leyenda se encarnó en gloria y la gloria en leyenda. Os lo cuenta Ramón Álvarez de Mon con pulso de cirujano, pese a la emoción insoslayable. También Mario de las Heras ofrece su particular visión de esta nueva página en la historia del mito.

Ganar en Múnich es cosa muy seria y el Madrid lo hizo, además, desenredando un fútbol de altísima escuela, cimentado en la solidaridad entre los jugadores, la ambición y la excelencia técnica. Cristiano fue líder y doble goleador en una exhibición inolvidable: marcó, templó, se zafó y propició la decisiva (y justa) expulsión de Javi Martínez. Ouija Daily no ahorra honores para él y nosotros no nos privamos de decir que hace muy bien, aunque sea Ouija Daily.

Sí, amigos. Todo es verdad. La puerta grande es para el portugués, el Madrid dominó al Bayern (con la excepción de unos minutos llenos de zozobra tras el gol de Vidal) y Neuer -como dice Zidane- paró "mucho, mucho, mucho". La sensación (fehaciente) de que perdimos una oportunidad para destrozar al Bayern y sentenciar la eliminatoria no debe nublar la satisfacción de una gran victoria. El Bayern está vivo porque es un equipo extraordinario y muy capaz de obrar la machada en el Bernabéu, pero no se puede negar que con esta victoria queda encarrilado el pase a semifinales. Cardiff está más cerca.

Lo que nos llama la atención en la portada de As es el enfoque relativo a la victoria del Atlético de Madrid ante el Leicester. "Griezmann dio la victoria de penalti", señala escuetamente la Ouija. ¿Fue por ventura un penalti justo o injusto?, nos preguntamos sin prejuicio alguno. Qué fácil es encontrar la respuesta en las imágenes del empujón fuera del área al propio Griezmann y qué difícil es encontrar algún tipo de censura a esta injusticia futbolística.

Ved cómo ventila el incidente que decide el partido la crónica online de la propia Ouija: " Cuando llega al umbral del área rival, Albrighton le derriba. Fue casi dentro pero fuera. El árbitro pita penalti y el francés lo mete. Adiós maldición, adiós".

¿No es maravilloso? Ya respondemos nosotros, queridos galernautas: lo es, sobre todo en la inevitable consideración respecto a lo que se habría dicho si es el Real Madrid quien gana con un penalti así. Pero ya se sabe que el Atleti es el equipo del pueblo, del pueblo español, se entiende, mientras el Madrid es como mucho el equipo del pueblo de la isla de Martinica, o tal vez sea un equipo de España pero de una élite española tan escasamente popular que solo merece improperios cuando se impone merced a un error arbitral.

Solacémonos todos, en cambio, ante el flagrante fallo del colegiado que dio la victoria al Atleti. Solácese por ejemplo el mismísimo Marca, que salomónicamente se alegra al 50% de las victorias vikinga y colchonera mientras comparte con As el caso-omisismo en lo relativo a la injusticia del triunfo cholista. Al fin y al cabo, los hooligans del Leicester la liaron razonablemente parda en Madrid, por lo que su club merece con creces el atraco. "Ole y ole". Pocos oles nos parecen frente a la Pérfida Albión. ¿No queréis Brexit? Toma Brexit. Ya que no os podemos meter en Europa, os metemos las faltas en el área, para que aprendáis a meter, frígidos anglosajones de poca monta. Gibraltar español y a joderse tocan.

Pero no dejemos que estas menudencias nos amarguen el triunfo en Múnich. No nos negaréis que la victoria blanca en un lugar llamado München tiene mucho de wagneariano. Derrotar al archienemigo europeo con ese aire misericordioso tan condescendiente sólo está al alcance de un Imperio. “España es el país más fuerte del mundo, los españoles llevan siglos intentando destruirlo y no lo han conseguido”, decía Otto Von Bismarck, que de emperadores sabía un rato.

Tanto como el Madrid de caminar hacia Copas de Europas en magnos escenarios.

Sobrevivir al rugido bávaro, soportar el brío alemán y sobreponerse a su ímpetu, como hizo anoche un sólido Real Madrid liderado por Cristiano Ronaldo, más Balón de Oro que nunca, merece mayores loas y mejores ingenios a la hora de confeccionar las primeras planas de la prensa deportiva patria. Nos referimos claro está a la madrileña, dada la catalepsia de la prensa catalana tras cierto revolcón con una Señora Vieja bajo la sombra de los Alpes.