Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No nos habléis de sexo seguro

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No nos habléis de sexo seguro

Escrito por: La Galerna12 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Chenoa es una culé universal. Así lo dice Mundo Deportivo desde su portada, y si lo dice Mundo Deportivo desde su portada nosotros chitón. Chenoa es culé pero no culé de cualquier tipo sino culé universal, nada menos.


La universalidad del Barça es la universalidad de Chenoa según el rotativo cataculé y a nosotros se nos antoja, con el debido respeto, una concepción de la universalidad un tanto localista, valga la paradoja, una universalidad pues eso, como de Operación Triunfo, pero qué sabremos nosotros si cuando nosotros vamos Mundo Deportivo ya vuelve de allí, y cuando Mundo Deportivo va nosotros todavía estamos aquí. Otros ejemplifican la universalidad de su escudo en gente como Plácido Domingo, Rafa Nadal o Mario Vargas Llosa, gente con cierta trayectoria pero que no trasciende tantas fronteras como María Laura Corradini Falomir, que es el verdadero nombre de Chenoa para nuestra sorpresa. No nos habléis de sexo seguro, no plastifiquéis nuestro falomir y no tratéis de hacernos ver que como culé universal la ex de Bisbal tiene parangón. Donde esté Chenoa como símbolo de Barça actual que se quite Serrat, a quien todos asociamos con un Barça dotado de algún seny, un Barça cuyos dirigentes (por ejemplo) no conducen al Barça a la bancarrota pagando con dinero que no poseen.

Se da la paradoja de que Chenoa es la nueva imagen del Barça cuando Operación Triunfo es lo más parecido a la Masía que ha dado la radiofórmula, y ya sabemos por dónde se pasa el actual Barça la Masía: por el falomir también. Ahora prima la billetera, y lo de cantera vs cartera sigue vigente pero en sentido contrario. Chenoa es una canterana de la música que echó abajo la puerta del vestuario (Camacho dixit) y que sin embargo apoya a un club que sostiene esa filosofía como un trampantojo. Todo el mundo sabe que detrás de esa palabrería huera está la nada, y si no ved la espiral de gasto en que se halla inmersa la entidad blaugrana.

 

Por su parte, el Madrid empató (y luego perdió en los penaltis) el último duelo de pretemporada, esta vez ante la Roma. Frente a la muy negativa crónica de Quillo Barrios, nos pareció atisbar algún brote verde, pero quizá esto sea el deseo de verlos más que otra cosa. Las señales no son halagüeñas precisamente, si bien esperamos que sucedan cosas antes del 2 de septiembre. “Tú de qué vas mirándome atrás”, canta Chenoa y podrían cantarnos a nosotros Hazard o Isco, que todavía podrían perder algún que otro gramo de retaguardia para dejar de rivalizar con la propia Chenoa sin que eso signifique (ay qué descaro) que ahora nos gusten más. No estamos (no) cansados de cuerpos duros, como le pasa a Chenoa en la canción, pero sí nos encontramos hastiados de mentes blandas que no saben de amor porque han ganado tanto y están (se antoja) tan escasamente autoexigidos que el amor les resbala como rocío mañanero si lo entendemos como denuedo en pos del logro de la amada, que es la gloria.

No os habléis, no, de sexo seguro, sino de fichajes. Ved quién sale en la portada de Sport y decid sí, como Jesús Bengoechea decía anteayer.

Pasad un buen día.