Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡No l´ha tocat!

¡No l´ha tocat!

Escrito por: Pepe Kollins21 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tan solo era un adolescente la primera vez que tuve constancia de aquel fenómeno. No crean por ello que lo que les voy a narrar tuvo que ver con una ofuscación propia de la efervescencia de la pubertad. Como saben servidor es madridista pero también catalán y eso explica que aquella soporífera tarde de agosto me encontrase viendo un partido de pretemporada del Barça, para que engañarles, esperando a que perdieran. Y entonces sucedió: pese al carácter amistoso del encuentro, un defensa azulgrana asestó una dura patada a un rival que se revolcó de dolor por el suelo. ¡No l´ha tocat! - ¡No lo ha tocado! - dijo aquella voz. Se llamaba Lluís Canut y era un locutor que comenzaba en TV3. Mi primera reacción fue asumir que se trataba de una broma. El leñazo había sido tan aparatoso que el periodista, a buen seguro, utilizaba una negación para reafirmar, irónicamente, la radicalidad de lo contrario. Pero cuando la realización repitió la jugada y aquel hombre se reafirmó en su sentencia comencé a darme cuenta de que probablemente la cosa era más seria de lo que pensaba.

A partir de entonces y durante años, aquel locutor se convirtió en un habitual de mis fines de semana deportivos en los que no dejó de reiterarse en lo mismo: aquello que sucedía frente a los ojos de todos era, en realidad, todo lo contrario de lo que parecía. No obstante, la distorsión de la percepción parecía ser selectiva, tal y como pude confirmar una mañana en que coincidí con dicho periodista, en la barra de un bar de Sant Feliu de Guixols, y donde me cercioré de cómo atinaba con unas aceitunas que le habían servido de aperitivo.

Pero lo cierto es que, al final, Lluís Canut supuso una puerta que me dio acceso a una nueva dimensión, para cuya comprensión hacía falta acoplarse mediante un proceso de adecuación cognitiva, y en la cual no solo se encontraba él sino cientos, miles, ¡cientos de miles de personas! que eran incapaces de procesar realidades que su relato personal les hacía indigeribles. Una realidad donde las aceitunas eran verdaderas y rellenas de anchoa, pero donde los defensas del Barça no hacían falta. A este fenómeno de sustrato deportivo – que décadas después serviría de base a otros movimientos de índole social - se adherían toda clase de personas que señalándote toda suerte de patadas a continuación te añadían ¡No l´ha tocat!

A tal punto era así, que una noche en que salí a correr, al cruzarme con un señor que iba paseando, embutido en un chándal del Barça, su perro - un Yorkshire terrier - se me enganchó a la pierna, que comenzó a roer mientras el caballero agitaba las manos, en un gesto que invitaba al sosiego, exclamando “¡Tranquilo que el perro no muerde! No bastó con que yo alzara la pierna, a modo probatorio y con ella a aquel chucho que seguía buscando tuétano, para que él se retractara. No, simplemente aquel perro no mordía y lo que a mí me dolía era, por lo visto, otra cosa.

Por ello cuando ayer vi repetida la jugada en la que el Barcelona consiguió adelantarse por segunda vez al Leganés, me di cuenta de que esos duendecillos que manejan el VAR tenían que ser irremediablemente paisanos míos o cuando menos tan barcelonistas como el señor Canut.

Yo puedo comprender que ayer en directo De Burgos Bengoetxea dudase, que no supiese si Luis Suarez había dado al portero o al balón. Pero una vez que uno contempla las imágenes en cámara lenta - como así hicieron los responsables del VAR - no hay margen de interpretación posible, ni jugada fronteriza, ni matices, ni grises, sino solo un jugador que golpea con su pie en la mano de un portero, que a raíz de ese golpe impulsa con su guante el balón hacia detrás y al que posteriormente el delantero arrolla, con la inercia del movimiento, impactándole también en el antebrazo y posteriormente, con la rodilla en la cara. El delantero no llega ni a tocar balón.

Y si realmente alguien no ve con nitidez esto, si realmente los responsables del VAR van a acogerse también al ¡No l´ha tocat! por más que las imágenes pongan en evidencia lo contrario, eliminen este sistema de una vez y evitaremos, si no que nos quiten lo que nos corresponde, sí al menos que no se rían en nuestra cara.

Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

25 comentarios en: ¡No l´ha tocat!