Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Por qué no Jürgen Klopp?

¿Por qué no Jürgen Klopp?

Escrito por: Antonino De Mora12 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Comienzo un texto que pretende desgranar, uno a uno, varios de los motivos por los que Jürgen Klopp es el entrenador ideal para sustituir a Zinedine Zidane al frente del Real Madrid. Sin embargo, antes de que ustedes sigan leyendo, les resumo en cuatro palabras lo que pretendo expresar: no hay otro mejor.

Y no les miento en absoluto.

Klopp está en estos momentos en la lista de cinco nombres que uno da cuando le preguntan por los mejores del mundo. Para mí, junto con Guardiola, Simeone, Mourinho y el propio Zidane, encabeza esa cúspide de grandes técnicos que son capaces de conseguir la labor más difícil de cuantas recaen en el cargo que los acompaña: transformar un equipo mediocre en uno grande o uno grande en otro enorme. Lo hizo en su día con el Dortmund y lo ha vuelto a conseguir este año con el Liverpool, un conjunto a años luz de United y City que ha conseguido, sin embargo, plantarles cara en la Premier y llegar más lejos que ambos en la máxima competición continental. De todos los grandes nombres que uno da cuando quiere referirse a la gran temporada de los ‘reds’ siempre salen a relucir Salah, Firmino, Mané y compañía, pero el gran artífice del éxito es un hombre de barba poblada y gafas de pasta dura que viste con chándal en la banda de Anfield.

Es un entrenador con personalidad, cosa imprescindible para entrenar al Real Madrid y gestionar el que es, probablemente, el vestuario más complicado del mundo. Es un tipo que se ha ganado a pulso el respeto del viejo continente porque ha conseguido llevar a la cima a dos equipos con aspiraciones mucho más modestas. Muchos lo acusan de haber perdido las dos finales que ha jugado, pero a mí me sigue maravillando cuando recuerdo que aquel Borussia Dortmund eliminó al todopoderoso Real Madrid de Mourinho y este Liverpool únicamente ha podido ser derrotado por el histórico Real Madrid de Zinedine Zidane.

Klopp tiene carisma y es capaz de contrarrestar con su pizarra, entre otros, a Guardiola en unos cuartos de final de la Copa de Europa. Es un tipo enorme que, hasta la fecha, únicamente ha entrenado a conjuntos de segundo nivel y que, estoy seguro, aguarda con ansia el momento en que pueda dar un paso más en su carrera. El Madrid, por su parte, necesita la ilusión que ha perdido su ya ex entrenador en tres años en el banquillo. Creo que pocos matrimonios en Europa tienen más posibilidades de éxito que el que pueden formar el actual campeón de la Champions con el entrenador que se desvive por ganarla en cada nueva temporada que se le pone por delante.

El Madrid no puede hacerse con los servicios de Guardiola, Simeone y Mourinho después de que, tristemente para todos, Zidane se haya marchado. Parece entonces lógico que el mejor equipo del mundo necesite de los servicios del único entrenador de los cinco mejores al que puede aspirar ahora mismo, por eso no hay otro nombre posible que el de Jürgen Klopp para ocupar el banquillo blanco. Por calidad, por carisma, personalidad y trayectoria, por su poderío táctico y la manera maravillosa que tiene de gestionar plantillas, el alemán merece ser el hombre que revolucione al Real Madrid la próxima temporada y, creo, debe ser el objetivo prioritario de la cúpula directiva para este verano. Por encima del tan ansiado delantero, por encima incluso de Neymar, creo que la contratación de un entrenador de primer nivel que gestione el futuro inmediato de la entidad es prioritario y para eso necesitamos más experiencia de la que tiene Guti, más calidad de la que atesora Míchel, más conocimiento del fútbol europeo del que algún experimento brasileño puede reunir y más renombre que cualquier otra opción desconocida. Por eso, no me cabe duda de que no hay otro nombre mejor que el de Klopp para el banquillo y el Madrid debe hacer todo lo posible para que, más pronto que tarde, éste sea ocupado por él. Si Florentino Pérez siempre dice que los mejores jugadores deben jugar en el mejor club, que es el Real Madrid, me niego a pensar que los mejores entrenadores no deban estar en su banquillo.