Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Por qué no Del Bosque?

¿Por qué no Del Bosque?

Escrito por: Antonio Hualde11 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La lista de entrenadores para relevar a Zidane en el banquillo de Madrid es desquiciante. Y lo peor es que ninguno de ellos llenará ese vacío. El sustituto podrá ganar títulos, gestionar de manera solvente la plantilla y ofrecer una imagen acorde con nuestro prestigio, pero será muy difícil que nos dé lo que Zidane. El francés ya encandiló de jugador, e hizo lo propio desde el banquillo. ¿Quién, pues, podría aunar algo semejante? Y de pronto surgió el nombre de Vicente del Bosque.

Sobre el campo no era precisamente espectacular, ni en juego ni en forma de ser -bastante parejos, dicho sea de paso-. Sin embargo, en su faceta de entrenador presenta unos números envidiables. Dirigiendo al primer equipo de forma continuada -ya lo había hecho puntualmente tras las destituciones de Benito Floro y Jorge Valdano- entre 1999 y 2003 ganó una Copa Intercontinental, dos Ligas de Campeones y dos Ligas. Con la selección española, entre 2008 y 2016, logró el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012. Tiene en su haber ser el único entrenador campeón del mundo y de Europa de clubes y selecciones. A nivel individual, además, fue distinguido por la FIFA como mejor entrenador del mundo en 2015.

Fue despedido tras ganar su última Liga. Que si había que modernizar el club, que si no daba el perfil. En su lugar trajeron a Carlos Queiroz, cuya “exitosa” trayectoria le retrata tanto a él como a quienes le contrataron. Puede que el marqués no vendiera tantas camisetas y que su perfil mesurado casara mal con ciertos estándares de marketing pero, en mi opinión, no tuvo el adiós que merecía. Si a usted le largan de la que ha sido su casa durante media vida con las “explicaciones” que le dieron a él tampoco le sentaría bien. Y es por eso por lo que Del Bosque, como ha afirmado en alguna ocasión, rechazó la insignia de oro y brillantes del club. Consideraba que se le ofrecía más por lavado de cara que por cariño o reconocimiento, y es posible que en su momento tuviera parte de razón.

Del Bosque tiene una larga y exitosa trayectoria a sus espaldas, si exceptuamos su fallida aventura turca. Conoce el club, el funcionamiento de la cantera y el fútbol español. Cae francamente bien fuera del Madrid, y tiene a la prensa -tanto deportiva como generalista- rendida a sus pies. Todo lo anterior unido a que sigue considerándose madridista -eso dice- ha llevado a más de uno a postular su candidatura para suceder a Zidane. Y hasta hace no mucho, yo mismo habría considerado esa posibilidad. Hasta hace no mucho.

Dos años atrás escribí en La Galerna un texto en defensa de Vicente del Bosque. Si hubiese sido antes habría que hablar de “encendida defensa”, pero ya entonces el personaje empezaba a ofrecerme sombras donde hasta esa fecha yo sólo había visto luces. Me costaba entender cómo era posible que entre los suyos se le pudiera cuestionar. Craso error. Del Bosque había dejado de ser “uno de los nuestros” por decisión propia. Su madridismo de antaño ha dejado paso a un rencor mal disimulado que le impide mirar con justicia -qué decir de afecto- al club que se lo dio todo, y al que le debe llegar donde ha llegado.

Su despedida y la de Jupp Heynckes fueron manifiestamente mejorables. Sé positivamente que el Real Madrid se ha esforzado desde entonces por intentar congraciarse con su hijo enfurruñado y paliar aquella supuesta falta de delicadeza. Inútil. En su lugar, Del Bosque lleva años desdeñando a jugadores, afición e institución. De paso, aprovecha cualquier ocasión para malmeter endiosando gratuitamente a cualquiera que vista de azulgrana por muy zote que sea y degradando -sutilmente, eso sí- a los que antaño fueron “suyos”. Pienso en la frialdad -cuando no injusticia- del trato dispensado a Raúl y Arbeloa frente a la pleitesía con Piqué, por citar sólo un ejemplo. Ha abrazado la causa barcelonista con el mismo frenesí que Beatriz Talegón la de “procés”. Así las cosas, es complicado que el señor marqués encuentre aquiescencia donde tanta inquina ha esparcido. ¿Por qué no Del Bosque? Porque no.

Abogado,historiador en ciernes,investigador en Fund.Ortega y Gasset.Escribo en Diplomat in Spain,El Imparcial,Actuall,La Galerna. Radio Internacional.Scout