Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No habrá paz para Cerezo 

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No habrá paz para Cerezo 

Escrito por: La Galerna17 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Como cantaba el borracho al final de Pedro Navaja, no solamente la vida te da sorpresas sino que sorpresas te da la vida, también. Una “sorpresa”. Un “bombazo”. Un “cáspita”, casi. Así de despiadados son los términos que utiliza The Ouija Daily para referirse a la eliminación copera del Atlético de Madrid a manos del todopoderoso Girona.

“Bombazo en el Wanda”. Despiadado titular, que no deja un resquicio de indulgencia para con el Atleti.

-Hoy atacamos con todo, chicos. No habrá misericordia. Se trata de una eliminación intolerable. No tengáis remilgos en sacudir de lo lindo a los del Cholo.

-E... ¿está seguro, jefe?

-Completamente. No habrá paz para Cerezo. ¿Qué titular vamos a poner?

-No sé... ¿“Bochorno copero”?

-Hombre. Tampoco hay que pasarse. He dicho que vamos a ser inmisericordes, pero vamos, tampoco hace falta llegar a esos extremos de crueldad.

-¿“Sonrojo histórico”? Es la primera vez que el Cholo cae a estas alturas de la competición...

-A ver, a ver. He dicho que no tendríamos piedad, pero tampoco es necesario hacer sangre. Tengo un amigo del Atleti. Sufre bucho.

-¿Pero entonces...?

-Seamos severos y a la vez condescendientes. Haz hincapié en lo inesperado de la derrota sin meter el dedo en la llaga.

-¿“Bombazo en el Wanda”?

-Eso es. Perfecto. Así queda.

-Luego usted ya, por su parte, en el editorial, sacude a modo al Cholo, a Miguel Ángel Gil, a Cerezo, a Griezmann... ¿No, jefe?

-Erm... Sí, sí. Eso.

-Sin dudarlo, jefe. Sin contemplaciones. Si me permite una sugerencia, tenga en cuenta que el Atleti tiene un presupuesto de 350 millones y el Girona uno de 45. No deje de comentarlo, dado que al Cholo le gusta tanto quejarse del presupuesto cuando se enfrenta al Madrid.

-Erm... Sí. Sí, claro, mencionaré ese dato para remarcar suficientemente las dimensiones siderales de este fracaso.

La Copa de las sorpresas elimina al Atleti.

El Girona compareció en Primera ante el Atlético, hace año y pico, y empataron. Y desde entonces han empatado otras cuatro veces, incluidas las dos de esta eliminatoria. Sólo que en Montilivi empataron a uno, y en el Metropolitano, a tres. Son las sorpresas que da la Copa, que deja fuera al Atlético justo un día que fue atrevido, que se echó arriba, que cuando anduvo mal dio la vuelta al resultado sacando a Griezmann, que marcó el 3-2 que parecía definitivo. Pero el Girona no se conformó y en su tercera llegada a puerta marcó su tercer gol. La Copa, al revés que LaLiga, no deja espacio a la rectificación. El Atleti no irá al bombo, el Girona, sí".

"La Copa de las sorpresas elimina al Atleti", dice Relaño, como si sólo la fatalidad explicara un suceso por demás menor. “Solo que en Montilivi empataron a uno y ayer a tres”. Vaya. Ooops. Qué contrariedad. Cómo es esta gente del Girona. Qué les costaba haber empatado a uno en vez de a tres, como sucedió en Montilivi, y luego en la prórroga ya tal. Pero no. Por una de esas circunstancias exógenas que a veces se dan en el fútbol, y con la que poca relación tienen el desempeño del Atleti (que ayer, de hecho, atacó más, mñsss, qué pena, chico, lo que son las cosas), el Girona marcó tres, del modo más inoportuno. Quién les manda. Podían haber marcado tres cualquier otro día. Pues no. Tuvo que ser justamente ayer. Anda que no hay días en el año. Hay días como longanizas, decían nuestros abuelos. Hay que apuntar con muy mala baba para perforar la meta rival tres veces, siendo tú el Girona además, precisamente cuando juegas contra el equipo del pueblo, de todos los pueblos de hecho, lo que incluye todos los del extrarradio de Girona, no crean que no. “La Copa de las sorpresas”. Ya lo creo. Sorpresa no del todo agradable ésta. Pero  sorpresa al fin. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay, Dios. Menos mal que la prensa sabe encajar estas contrariedades atléticas con envidiable espíritu y positivismo. Fue bello contemplar la sonrisa restallante de Simeone en la rueda de prensa post-partido, sonrisa ensayada en contraprestación por tanta pregunta versallesca.

-Diego Pablo, ¿cómo encajas este mínimo traspiés en la trayectoria de éxito apabullante que te contempla?

Lástima que haya excepciones y no falte quien quiera hurgar en la herida más de lo debido. Marca, por ejemplo.

-Dígame.

-Juancho, soy Enrique.

-Qué tal, Enrique.

-Regular, francamente. Te llamo por tu portada. ¿Hacía falta tanta acritud?

-Hombre, Enrique, tampoco es para tanto.

-¿Cómo que no? “Batacazo”. O sea, como si nos hubiéramos dado una hostia o algo.

-Hombre, Enrique, es que...

-Ni Enrique ni leches. “Batacazo” es una palabra excesiva a todas luces. ¿No podríais cambiarla?

-Pues... Los periódicos están ya en la calle.

-Lo mismo podía pasarle al que haya decidido la portada de hoy. No miro a nadie. Pero en fin. Como yo no soy como otros presidentes, que llaman a los directores de periódicos diciéndoles lo que tienen que poner, me tendré que callar. Por qué no haces como Relaño, que nos da una caña bárbara pero por lo menos sacude un poquito al Madrid también, que para eso se clasificó jugando mal y eso sí que es grave en un club de su presupuesto...

El cataculerismo, por su parte, a lo suyo. De Jong se aleja de Can Barça (ya quisiéramos nosotros que en dirección al Bernabéu, aunque nos tememos que no) y tanto Valverde como Jordi Alba seguirán el año que viene según VARtoméu. Es fundamental para los intereses azulgranas que el astuto lateral renueve. El Balón de Oro puede habérsele quedado pequeño y la Bota se antoja inalcanzable al no ser un gol