Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No es descartable que Laporta sea una rata

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No es descartable que Laporta sea una rata

Escrito por: La Galerna31 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Llueven elogios acerca de la excelencia europea del Real Madrid y su abrumadora hegemonía continental. Entre ellos se cuentan elogios procedentes de la órbita culé, como bien destacan As y Marca respecto a Guardiola sin prestar atención, eso sí, a la letra pequeña de sus alabanzas. Las alabanzas culés al Real Madrid, en el rarísimo caso de darse, nunca vienen solas, sino que vienen acompañadas de una carga de profundidad solapada. Son elogios envenenados. ¿Recuerdan lo de los famosos "atletas", adjetivo con el que presuntamente trató Pep de poner el valor a los futbolistas del Madrid tras haberles éstos administrado un 0-4 a su Bayern en el mismísimo Múnich y en la antesala de la Décima? A nadie se le escapó el matiz despectivo de la palabra "atletas" en el contexto: corren mucho pero jugar, lo que se dice jugar en la jerga blaugrana, más bien poco. Aunque ganen 0-4 porque ya se sabe que el marcador es a veces impostor y tal.

Rescatemos las declaraciones exactas de Pep ayer, y veamos si son tan elogiosas y si, por tanto, merecen en sí mismas tanto elogio.

"No importa si (el Real Madrid) lo merece o no, es espectacular. Para poder ganar una competición como la Champions hay un montón de variables que debes controlar, y el Madrid las controla".

Esto es exactamente lo que ha dicho Pep en ese acto de la Fundación Cruyff. Si dice que "no importa" si el Madrid lo merece o no, ¿qué opinión está emitiendo implícitamente: que el Madrid lo merece o que no? Y cuando habla de esas "variables" que hay que "controlar", ¿a qué factores concretos hace alusión el hombre que se escudó en un arbitraje al Madrid la temporada pasada para justificar su propio fracaso europeo con el City en ésta?

Los elogios culés al Madrid son siempre así, queridos amigos. Plenos de hipocresía en su parte halagadora y acompañados por sistema de una puñalada soterrada y cobarde, generalmente oculta en una subordinada de la frase completa, como si fuera algo secundario cuando en realidad eso y nada más que eso es lo que quieren decir. Conocemos ese estilo. Lleva la marca de la Casa de los Valors.

Si las declaraciones aparentemente laudatorias de Guardiola sobre el Madrid cobijan un dardo envenenado, qué decir de las de Joan Laporta en el mismo acto (ay) benéfico. Aquí el mensaje evoluciona partiendo del elogio y desembocando en la calumnia más ruin, todo en la misma frase. Veamos.

“Tengo que decir que Zidane lo está haciendo bien más allá de que esta Champions la ganó Ramos y el portero del Liverpool que tuvo una tarde aciaga”.

Vaya. Así que Ramos fue la clave. ¿A qué se referirá en concreto el orondo exnovio de María Lapiedra? Un periodista, probablemente de La Vanguardia como enseguida convendréis, quiso que Laporta afinara su vomitiva insinuación.

“¿Lo dice porque lesionó intencionadamente a Salah?”

Laporta respondió: “Lo digo porque es listo. Ramos fue muy listo, muy hábil. ¿Si lo hizo intencionadamente? No busquemos esto. Pero fue muy hábil. El Liverpool los tenía encerrados los 30 primeros minutos. Con Salah, Mané…, el ‘cinco’ que tenían… pero son unos profesionales. El Madrid supo leer el partido”.

Ahí lo tenéis. Primero que muy bien Zidane y a continuación, sin solución de continuidad, deslizando que Ramos lesionó intencionadamente a Salah, alguien que nadie en su sano juicio puede sostener tras un estudio objetivo de las imágenes del lance en cuestión. Es el mismo modus operandi de Pep pero esta vez en su versión insidiosa, una calumnia otra vez maquillada en un "No busquemos esto" porque no hay huevos para declarar que Ramos lesionó adrede al egipcio, pura y simplemente.

Nosotros, desde esta tribuna, queremos elogiar también a Joan Laporta por lo graciosos que le quedan los trajes con ese pedazo de barriga, más allá de que no sea enteramente descartable que se trate de una rata de cloaca. ¿Queremos con esto decir que es un ser execrable y un mierda andante? No busquemos esto. Sólo comentamos, de modo si se quiere hasta afectuoso, que sin conocer al bueno de Jan y a tenor de sus declaraciones (de éstas y de otras, pero éstas quizá sean las más graves) no nos parece descartable que se trate de un asco de persona, un miserable, un detritus semiobeso y casposillo. La más laxa aplicación del método científico nos obligaría a estudiar esta posibilidad sin permitirnos el no contemplarla.

Por lo demás, qué encendido cumplido es ése de "son unos profesionales". Ya lo tenemos, amigos. En el slang hipócrita y miserable del "elogio" culé, "profesionales" es el nuevo "atletas".

Por lo demás, y si bien el tratado del elogio culé nos ha venido hoy dado desde la prensa madrileña, os dejamos también con los diarios catalanes porque querréis saber cómo capean el temporal: la respuesta es que lo capean bastante mal, pero juzgad vosotros mismos.

Pasad un gran día.