Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Neymar JR.? Rotundamente sí

¿Neymar JR.? Rotundamente sí

Escrito por: Álvaro Pérez26 marzo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¿Neymar Jr? Sí, rotundamente sí. Y tras este rotundo sí, hay que dejar clarísimo que lo primero que tenemos que asumir es que ningún jugador va a ser como Cristiano Ronaldo o Leo Messi. No, evidentemente tampoco Neymar. Pero si hay uno tras ellos ése es él. Aunque insisto en la no comparación. Ningún jugador puede compararse con los mejores que jamás han pisado un campo de fútbol (lo siento por los afectados ante esta declaración, pero jamás se ha visto lo que han hecho y están haciendo estos dos durante tantísimos años).

Neymar es especial. Y no lo es ahora, sino que ya lo era desde aquel Santos campeón de la Libertadores. Hacía muchos años que no se veía un fenómeno así en los estadios de Brasil. La comparación con Robinho era absolutamente absurda. Como el famoso dicho "ya verás cuando se enfrente a las defensas europeas". En Sudamérica se defiende de manera bastante más brusca que en Europa. Diferente es la táctica, la velocidad del juego y la necesidad técnica para superar los diferentes entramados defensivos de los equipos más competitivos del viejo continente. Y si de algo va sobrado Neymar es de calidad técnica. La realidad es que aquel joven brasileño del Santos dominó la Libertadores como hacía tiempo que nadie lo hacía.

Llega al Fútbol Club Barcelona como lo que era y es, una estrella. Y, sin ser lo que es hoy, no defrauda. Podríamos definir su primera temporada en Europa con una palabra: descaro. De hecho, en su primer Clásico, tardó 19 minutos en marcar un gol a un Real Madrid que acabó aquella temporada con doblete: Copa y Champions League. La Liga, por cierto, la ganó el Atlético de Madrid. Quizás el año en blanco, sumado a la no presencia ante Alemania y el consecuente baile del equipo que acabó levantando la Copa del Mundo (Neymar, hasta la lesión, llevaba 4 goles en 5 partidos) rebajaron las expectativas. Entonces llegó la temporada 14/15.

En la 14/15 ya sabemos lo que pasó: Triplete del FC Barcelona. Liderado por Leo Messi, obvio. Pero con Luis Suárez y Neymar como escuderos. Escuderos que, en el caso del brasileño, llegó a ser primera espada en algún que otro tramo de la temporada (lesión de Leo Messi). Esta fue la temporada en la que verdaderamente Neymar se hizo un nombre entre los mejores de los mejores de Europa. No solo fue desequilibrio, sino que su cifra de producción de goles fue brutal: 50 en 51 partidos entre goles y asistencias. Una cifra al alcance de poquísimos -casi ninguno-. Durante esa Champions, además, Neymar dio un recital goleador a la altura de muy pocos. De hecho, podríamos colocar la actuación de éste casi a la altura de la de Cristiano Ronaldo durante la última Copa de Europa conquistada: 3 goles al PSG en Cuartos de Final, otros 3 goles al Bayern en Semifinales y el definitivo 1-3 en la Final de Champions League ante una Juve que merodeaba el 2-2. No solo hablamos de su temporada como un día a día, sino también de momentos que diferencian a los buenos de los más grandes.

Pero, tras completar una 15/16 de ensueño, con una producción de 58 goles en 49 partidos, es en la 16/17, ante el PSG, el momento que marca un antes y un después. Venía el FCB de perder 4-0 en el Parque de los Príncipes ante los franceses. Y sí, no nos podemos olvidar de Aytekin, ya que sin él el FCB nunca hubiera remontado. Pero tampoco podemos obviar la exhibición de fútbol que dio Neymar JR. No compadeció Leo Messi aquella noche en el Camp Nou, pero para eso estaba el brasileño. Si hay un jugador que, refiriéndonos a lo futbolístico, fue líder y permitió a su equipo entrar en la eliminatoria, ese fue Neymar. Fue la pieza que hizo temblar en absolutamente cada ataque a ese PSG que vivía la vuelta con una ventaja casi irremontable. En ese partido, además, Neymar acabó con doblete. Pero la foto fue para Messi, y ese fue el principio del adiós de Neymar. Ese y aquella visita al vestuario del Real Madrid tras el amistoso en Estados Unidos. De aquella visita se llevó las camisetas de Marcelo y Sergio Ramos, por cierto.

Estadísticas de Neymar en el FC Barcelona:

  • 13/14: 41 partidos, 15 goles, 15 asistencias.
  • 14/15: 52 partidos, 39 goles, 11 asistencias.
  • 15/16: 49 partidos, 31 goles, 27 asistencias.
  • 16/17: 45 partidos, 20 goles, 27 asistencias.
  • Total: 187 partidos, 105 goles, 80 asistencias.

Números que han hecho muy, muy pocos jugadores. Solo los mejores del mundo.

Tras una etapa a la sombra de Leo Messi, pero con número de auténtico crack mundial, su llegada al PSG coincidía con su absoluto liderazgo de la selección más laureada de siempre, Brasil. Y con el Mundial de Rusia en el horizonte. La llegada de Ney al PSG, tras el pago de la cláusula, fue la clave para, automáticamente, dimensionar al equipo francés entre los favoritos para ganar la Champions League. Su impacto en el equipo, descomunal. Líder absoluto, como en Brasil. Era extremo y regateaba como siempre lo había hecho, pero es que además, en París, también ocupaba ese carril interior, ese que en el FCB tiene reservado Leo Messi. Y su impacto en el juego se describe a base de exhibiciones. O al menos se describía hasta la lesión que le tiene, sin jugar, en Brasil. Jugando de líder, cargando con el peso ofensivo del equipo, hemos visto a un Neymar desequilibrante como nunca, tanto por dentro como por fuera. Y habría que hacer aquí una pausa. Pocos jugadores son capaces de desequilibrar por dentro como lo hacen por fuera, pues Neymar es uno de ellos. Por dentro, además de ese regate (el mejor del mundo), se le ve cómodo en la asociación, siendo dueño de la posesión de su equipo, marcando por donde y cuando atacar, acelerar o pausar. Durante esta temporada le hemos visto absolutamente todas las cualidades que se le piden a un atacante hoy en día: desborde, capacidad asociativa, capacidad de filtrar, capacidad goleadora…

En el Bernabéu pudimos disfrutar de su fútbol, y con final feliz para nosotros. En esta cita vimos una de sus virtudes: la distancia desde la que es capaz de marcar diferencias, de armar un ataque. En muchas ocasiones, su zona de recepción era casi la de Yuri (lateral izquierdo del PSG en ese partido). Y desde ahí, ya fuera conduciendo o tirando paredes, fue capaz de intimidar y llegar al área de Keylor Navas una y otra vez. Por suerte, ni estuvo fino en la definición ni Cavani ni Mbappé lograron materializar dos asistencias que les regaló el brasileño. Rabiot, por su parte, sí hizo lo propio con la que dio de tacón el ‘10’ del PSG.

Estadísticas de Neymar en el PSG:

  • 30 partidos, 29 goles, 19 asistencias.

Absolutamente increíble lo que, hasta la lesión, estaba haciendo Neymar en el PSG. No solo es lo estético de su regate, el desequilibrio o la constante amenaza desde