Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El mundo se divide en Benzemistas y no Benzemistas

El mundo se divide en Benzemistas y no Benzemistas

Escrito por: Mario De Las Heras18 octubre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Creo que fue Aute quien dijo (al menos se lo oí decir a él) que el mundo se divide en taurinos y no taurinos. Me gustó tanto la frase que la he usado con frecuencia para hacerme el interesante acompañándola de una postura deliberadamente desvaída, como de poeta con cuello vuelto que se atusa el flequillo mientras pronuncia: "El mundo se divide en taurinos y no taurinos".

Y la he utilizado invariablemente casi como un comodín erudito. Ya se podía estar hablándo del tiempo, que yo me ponía en posición (cadera saliente, cabeza inclinada, entrecerramiento de ojos, morritos) para entonar mi canto desaliñado y estudiado. Y si le ponía empeño, podía incluso revertir el gesto de extrañeza de mi interlocutor, extasiado por mi absurdez y pedantería.

Pero he descubierto que estaba equivocado después de tantos años. El mundo no se divide en taurinos y no taurinos sino entre benzemistas y no benzemistas. Yo la postura la pienso conservar porque la tenía muy conseguida e incluso me iba a resultar difícil prescindir de una mecánica tan inherente a mí, tan natural. Ya he estado ensayando delante del espejo: "El mundo se divide en benzemistas y no benzemistas", y no me queda nada mal.

Ayer en la reunión postpartido de La Galerna llegamos a las palabras al respecto de este tema, fíjense, cuando normalmente lo resolvemos todo a gañidos igual que auténticos Walts Whitmans. Yo que soy benzemista radical pensaba ayer en todo esto y se me vino a la memoria Isco. Porque Isco es en realidad Benzema en florido. El isquista suele ser no benzemista. Y resulta curioso. El remate psicodélico y sobrio del francés viene a ser lo mismo que el caracoleo por bulerías del malagueño. Pero el isquista no aprueba esos movimientos de agencia Magnum.

¿Por qué si yo, benzemista, he aprendido a admirar a Isco, el isquista no aprende a admirar a Benzema? Talento incomprendido el de Karim. Será que yo soy un poco veleidoso porque también me dan aires marcelisios y me asaltan verdades modricémicas irrebatibles más allá de los marcadores y de los resultados. Yo creo que es el arte, tan apreciado en Isco, tan de multitudes, y tan denostado, tan minoritario, en Benzema. A lo mejor es que Benzema no da palmas y al público le gustan los tablaos más que los lienzos.

¿Por qué un admirador de isco no aprende a admirar a benzema?

Isco representado en un cuadro de Romero de Torres luciendo su melena negra y Benzema en uno de Monet, entre los nenúfares. Como si los nenúfares fueran demasiado delicados para un nueve, qué vulgaridad, el nueve. Benzema, como Isco, es un privilegio único. Son nuevas fotografías especiales expuestas cada noche. Pero a Isco lo aplauden y a Benzema lo silban. Tendrá que ser así. Yo lo voy a asumir.

Agua, nenúfares, silbidos e incomprensión. Malditismo. Qué suerte. Yo quiero a un poeta en el Madrid como lo fue un Butragueño adorado, en cambio. Yo soy Butragueñista, benzemista e hijo de la Cristiandad y observo a mi Madrid con emoción, lejos del ruido del forofo, como Jeb Gambardella observaba expuestas bajo los arcos romanos todas aquellas fotografías (una al día) del rostro de un hombre desde su nacimiento, como ver cada noche los nuevos movimientos de Benzema (o de Isco) y llamarlos La Gran Belleza.

Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.