Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Mil campanas suenan en el diario Sport

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Mil campanas suenan en el diario Sport

Escrito por: La Galerna1 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El diario Sport hace hoy un ejercicio cumbre de ensimismamiento. “Cumbre” es una palabra que les gusta mucho utilizar, pero no en el sentido de perfección de la cosa que aquí le damos, sino en el de “reunión de máximos dignatarios nacionales e internacionales para tratar asuntos de especial importancia”, según el DRAE. Sabemos, por ejemplo, que ayer hubo una “cumbre” en Barcelona por la renovación de Ansu Fati. En la cual se debieron de dar cita el G20 al completo, más Quim Torra y Josep María Bartomeu.

No ha trascendido el nombre de los asistentes, aunque se rumorea que también asistió Pep en calidad de asesor especializado independiente. El mismo Pep que se deshace en elogios al Madrid y Zidane (como acostumbra), a medio camino entre la realidad impepinable y el verle las orejas al lobo, quizá el mayor talento del de Santpedor. Pero no nos distraigamos del ensimismamiento de Sport, cuyas noticias parece surgidas tras una auto observación narcisista en la superficie del agua.

Si “cumbre” es coletilla, “apretar” podríamos decir que es el flequillo. No es broma. Podría ser hasta el flequillo (esos pelos solitarios y sueltos) de ¡Lautaro!, del que dicen que espera al Barsa para fichar este verano. Nosotros lo vemos más bien cantando aquello de Alaska y Dinarama: “Haces muy mal, en elevar mi tensión/ en aplastar mi ambición/ tú sigue así y ya verás/ Miro el reloj, es mucho más tarde que ayer/ te esperaría otra vez/y no lo haré, no lo haré…”.

Pero lo importante es que el City “aprieta” por Sergi Roberto. Resulta curioso el vocabulario usual de Sport, que va desde lo cursi a lo costumbrista sin paradas, sin preámbulos. Es una oscilación salvaje. Estás en una “cumbre” y de repente te ves “apretando”, como sintiendo el influjo del caganer. Sport es un viaje alucinante que tenemos el privilegio de contar aquí. El ensimismamiento termina con Trincao, Neymar (siguen añorándolo sin tapujos, lo que os decimos: un viaje alucinante) y una foto de Cuchitini para mostrar la nueva segunda equipación del Barsa. Repetimos: LA NUEVA SEGUNDA EQUIPACIÓN DEL BARSA, una CAMISETA ESPECTACULAR, según reza el faldoncillo sin ningún asomo de apuro. En Sport han resuelto levantar el ánimo del decaído aficionado cataculé a cualquier precio. Cualquiera contempla esta portada y se maravilla con su fulgor de pega. Hasta que llega Mundo Deportivo y te grita al oído sin aviso alguno: INFORME TRINCAO.

Si en Sport utilizan sus inefables palabras clave, en Mundo Deportivo utilizan mayormente el volumen con unas gotitas de rimbombancia. O sea, al alicaído aficionado culé lo levantan a gritos. Imaginen un barracón lleno de literas con barcelonistas durmiendo. Es como el comienzo de La Chaqueta Metálica. Aparece el sargento Hartman (Mundo Deportivo) y se pone a despertarlos a todos a voces: ¡INFORME TRINCAO, INFORME TRINCAO, RECLUTAS! Es como si Santi Nolla ya no buscase lectores sino marines.

Un poco también se ponen a gritar a destiempo en Marca, aunque sea por boca de Pep. Ya lo decíamos arriba. Guardiola es un virtuoso a la hora de prepararse una salida, sobre todo cuando le toca enfrentarse al Madrid. Aunque tampoco es para poner en una portada una obviedad tan llamativa. O sí. Poner que EL MADRID TE PUEDE REMONTAR, aunque lo haya dicho el maharishi de todos los AIC (Analista Internacional Calvo, acrónimo de Fredo Gwynne) a nosotros nos da alipori por mucho que la intención sea la de ahondar en el victimismo taimado del Pep.

Otra cosa es lo de As, que en cuanto al alipori siempre alcanza cotas (“cumbres” dirían en Sport) insuperables. LA NBA DESAFÍA A TRUMP, titulan en un alarde de fregao y de videncia. Es de suponer, naturalmente, que han recurrido de nuevo a la ouija para saber que la NBA lo que hace, en realidad, más allá de sumarse al movimiento y al eslógan (¿como si fuera un señuelo?), es desafiar a Trump. Ni tú ni nadie, nadie, puede cambiarles.

Pasad un buen día.