Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Messi y Raquel Mosquera buscan piso en Alcobendas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Messi y Raquel Mosquera buscan piso en Alcobendas

Escrito por: La Galerna22 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Messi se ha quitado la barba. Dicho así, de sopetón, puede parecer un asunto menor. Dicho así, garbanceramente, sin condimentar la exposición del suceso echándole un poco de lírica y otra pizca de épica, se diría que la cosa no da para la portada de una publicación de presencia masiva en quioscos. Pero da. Vaya que si da.

En lugar de decir que se ha cortado la barba, hablemos mejor de su NEW LOOK, a lo que podemos agregar NEW MESSI para redondear nuestra condición de horteras de bolera de forma más granítica. Nos quedamos a cuadros, como el nuevo uniforme -y, lo que es aún mejor, los nuevos calcetines- del Barça. Esta portada, dilectos galernautas, no te la factura ni Raquel Mosquera puesta hasta las cejas de burundanga nigeriana, hasta el punto en que ya desde hoy forma parte de nuestras favoritas de Sport. Viva Ernest Folch o, por utilizar una expresión todavía más ochentera que lo del NEW LOOK, hip hip hurra por Ernest, Lluís y el resto de compañeros de Sport, capaces de sorprendernos con una portada tan sublimemente cutre y un titular tan encantadoramente vintage como el que nos ocupa. NEW LOOK, NEW MESSI. Con dos cojones, queridísimos amigos.

Es una cosa como un poco retro, ¿no? No habíamos oído lo del NEW LOOK desde 1983, aproximadamente. Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate. Sí sí sí. Tiene este titular algo como de throwback a la movida (paradójicamente) madrileña (lo sentimos, Ernest). Parálisis permanente. Aviador Dro y sus obreros especializados. Tarzán y su puta madre buscan piso en Alcobendas. Su cambio de estilo coincide con los ambiciosos objetivos del crack en una temporada vital .

Esto último no es el nombre de ningún grupo de la movida madrileña, sino el antetítulo con el cual Sport parece intentar justificar la pertinencia de traer a su primera plana el asunto de la barba de Leo, y es ahí donde lo estropean todo, claro. No hacía falta ninguna excusa para hablar de la barba de Leo. La barba de Leo es un tema esencial en la escena nacional (de la nación sojuzgada del nordeste de la península ibérica), por lo que no procede justificarse. Excusatio non petita y tal. La barba de Leo. El tatuaje de Leo. El barco ibicenco de Leo al que llegan  a nado fans chilenos o serbios a los que Leo regala un zumo de naranja y manda otra vez pa’l agua. El uñero de Leo, si lo padeciere. Todo ello es asunto de estado (el estado oprimido del fondo a la derecha, gracias) y no merece por tanto ser rebajado con un paralelismo ramplón como ese. “Su cambio de estilo coincide con los ambiciosos objetivos del crack en una temporada vital”. El corte de barba como metáfora de los nuevos desafíos de la estrella argentina. No me jodas, Mariamparo.

No hacía falta, hombre. Pones lo del NEW LOOK, NEW MESSI y todo el mundo se hace cargo de la importancia capital que la noticia encierra en sí misma. Mundo Deportivo, el otro periódico revolucionario-deportivo de los del estado pisoteado del final del pasillo al nordeste (muchas gracias, muy amable) es más discreto con la noticia, a la que reserva un redondelito bastante ochentero también, pero de manera mucho más discreta. Muy mal, hombre. Muy mal. Pasando de puntillas sobre un scoop de semejante enjundia. Nunca te lo perdonaré, Carmena (curioso que la prensa del pequeño país no haga hoy más que inspirarnos cosas relacionadas con La Capital de la metrópoli).

Ved la imperdonable discreción de Mundo Deportivo con el asunto de la no-barba del astro.

En fin. A todo esto esta noche, cuando aún resuenan los ecos de la apelotante exhibición ante la Roma, juega el Madrid contra el Espanyol, parece que con rotaciones de Lopetegui. Lo que diga Lopetegui. LQDL. Os dejamos las portadas de la prensa deportiva madrileña para que las disfrutéis un rato. Conocerles, al fin y al cabo, es amarles.

Pasad un buen sábado.

PD: La Galerna está hoy llena de estilismos capilares. No os perdáis el descacharrante artículo de Falstaff sobre la raya en medio.