Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El manicomio de Concha Espina

El manicomio de Concha Espina

Escrito por: Quillo Barrios19 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Te despiertas, vas al bar a tomar un café, lees por encima el ‘Marca’ y aprovechas también para echarle un ojo a la columna de Alfredo Relaño en el ‘AS’. Horas después te plantas delante de la televisión para ver ‘Los Manolos’ y ya por la noche te atrapan las emisoras de radio -da igual cuál-. Así un día tras otro. Y luego vas al Bernabéu, ves a Gareth Bale y reaccionas como Bart Simpson en el capítulo en el que lo hipnotizan para que mate a Krusty el Payaso con explosivo plástico.

Angry_Krusty

Adoctrinados, muchos van al santuario blanco con la única intención de demostrarle a sus amos lo sabios que son y lo bien aprendida que tienen la lección. No animan, no alientan, parecen ausentes. Pero cuando uno de los señalados lo hace mal o es sustituido, todos estos despiertan y se dejan ver. Es tal la falta de personalidad que tienen que ya no guardan tregua ni en un encuentro amistoso.

Situémonos. Trofeo Santiago Bernabéu, mes de agosto, medianoche. Rafa Benítez quita a Gareth Bale y se acumulan los pitos. No muchos, la verdad, pero sí bastantes. Incómodos, sonoros. El galés, como siempre, no tuerce el gesto y se marcha sin reprochar nada a un sector de la afición. En algunas redacciones se encienden un puro, descorchan el champán y brindan mientras se escucha: “Buen trabajo, chicos”.

Lo del Bernabéu es un manicomio. Al lado de los bares del estadio pondría un puesto de camisas de fuerza. Se agotarían antes las camisas que los refrescos. Recuerdo el día que fui a ver un Real Madrid-Manchester City de la Champions League. Hubo una gran ovación a David Silva y silbidos a Cristiano Ronaldo tras algunos errores. Me pareció tan surrealista que dudo que lo olvide. Sin embargo, el tiempo me ha enseñado que lo vivido aquella noche es más habitual de lo que parece. En el manicomio de Concha Espina se ha aplaudido a David Silva, Fernando Llorente, Ronaldinho… ¡Y hasta a Andrea Pirlo perdiendo tiempo! Todo ello mientras muchos jugadores de tu propio equipo se ven obligados a soportar las dirigidas broncas de su gente.

Lo peor es que Bale no jugó mal ante el Galatasaray. De hecho, me atrevería a decir que tuvo unos primeros sesenta minutos bastante buenos, aunque luego es cierto que se desinfló, pero como todo el equipo. El problema es que algunos se han aprendido la letra de la canción y la están poniendo de moda. Cuando meta goles dirán que para eso está. Cuando enlace buenos partidos comentarán que con lo que costó ya podrá. Su única escapatoria es ser el mejor de la década cada domingo. Y eso es imposible. El manicomio ha abierto las puertas de nuevo y nos espera una temporada complicada. Sin Iker Casillas, la prensa tiene un nuevo juguete con el que entretenerse. Y espera, no empiecen dentro de poco con Cristiano Ronaldo, al que el sonido de viento ya llega de vez en cuando desde los anfiteatros...

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

14 comentarios en: El manicomio de Concha Espina

  1. Le felicito por su artículo en esta ocasión. Muy acertada la comparación con Bart Simpson. Estuve ayer en el campo y he de decir que, si bien me pareció absolutamente lamentable lo de Gareth, lo de Ronaldo ya no tiene nombre.
    Recordemos, además, que se trataba de un simple amistoso de pretemporada en el que se supone que la gente debe ir a pasarlo bien. El resultado era lo de menos. Deberían identificar a estos personajes y prohibirles la entrada al recinto de por vida. Me parece mucho más grave esto que gritar "Messi subnormal".
    Saludos.

  2. Buenas tardes D. Quillo, le felicito por su extraordinario y diría corto artículo, porque es claro, directo, duro, preciso, necesario, políticamente incorrecto, y sobre todo verdadero. ES un puñetazo dirigido al corazón de ese madridismo, que manipulado y envenenado por el CE.CO. M.A, impide que el equipo, juegue tranquilo y concentrado.
    Pitar a un jugador como Bale, que en la Premier era Dios, ( dos años elegido mejor jugador ) y que acepto venirse a un equipo como el Madrid, donde es uno más, aceptando el reto de triunfar en el mejor club de la historia, es de una necedad y cortedad de miras, que roza lo ridículo, debemos ser de las pocas aficiones, que tira piedras contra su propio tejado.
    Ahora la cuestión es ¿Qué hacemos ? ¿ Como solucionamos el pro