Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Madridismo y redención; no, gracias.

Madridismo y redención; no, gracias.

Escrito por: Francis Garcia Cedeño23 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No puedo dejar pasar por alto varias reflexiones a las que llevo tiempo dando vueltas, pero que se han clarificado con esto del fichaje de Toni Segura por el Real Madrid, y que este artículo de Pepe Kollins me ha llamado a poner en negro sobre blanco, en forma de réplica.

De un tiempo para acá Twitter se ha estado convirtiendo en una especie de nueva Inquisición, en casi todas las áreas, y en las que no escapa el madridismo. Me parece aberrante escarbar en los TLs de la gente para sacer tuits de hace dos, tres o más años para ponerlos a los pies de los caballos por haber opinado o manifestado algún gusto distinto al que “debería” tener ahora. Se hace captura del tuit, se le expone como si fuera en la antigua plaza del pueblo para el escarnio público y el rechazo generalizado. Un poner en la diana para luego justificar los linchamientos al “descarriado” de turno. En esta ocasión le ha tocado a Toni Segura para regocijo de los inquisidores, a la espera de la próxima víctima. Pero luego nos rasgamos las vestiduras acusando al As y al Marca de poner en el paredón, blanco de pitidos e insultos, a nuestros jugadores...

Luego está el tema de exigirle al club que limpie los expedientes de los nuevos fichajes, que haga lavado de imagen. Aunque, de verdad, lo que más gracia me hace es que muchos de los que piden tal limpieza son los que insultan en Twitter a jugadores o directivos y luego borran los tuits, no sea que los pillen; y, en un ejercicio de doble moral, afean que otros tuiteros hagan lo propio. En el caso de los nuevos jugadores, ¿para qué quiero yo tabula rasa e imágenes impolutas? Prefiero conocer de qué van o, al menos, de qué iban; no quiero engaños como si fueran seres puros libres de máculas. Prefiero darles la ocasión de que demuestren lo que son y lo que valen en el campo, jugando. Tampoco quiero besitos en el escudo y juramentos de amor eterno al club... que luego pasa lo que pasa. Y no, no me vale como excusa el que -si no se hace el lavado de imagen- se le expone al escarnio público, porque eso sería “normalizar” lo que nunca debería ser normal ni aceptado.

no

Luego hay otra cosa: le estamos exigiendo a un chaval un madridismo inmaculado desde que era adolescente. ¿Le hemos preguntado a Toni su opinión actual? ¿En ese entonces pasaba por su mente la posibilidad de fichar algún día por el Real Madrid? ¿Cuándo hemos perdido el derecho a opinar de una forma, de gustarnos o disgustarnos algo, y con el tiempo cambiar o, al menos, reconsiderar y mirar con perspectiva nuestro propio pasado como muestra de una cierta madurez? ¿Por qué no aprovechar que tenemos un RMTV para hacer entrevistas amenas y divertidas a los nuevos fichajes, darlos a conocer a la afición y, de paso, preguntarles por ese ‘pasado oscuro’ para quitarle hierro y darles la oportunidad de que asuman públicamente su compromiso para con el Real Madrid y dar lo mejor de sí mismos en cada partido? No sólo estaríamos creando contenidos de valor en nuestra televisión, sino que estaríamos dando un paso más en una dirección que es vital: detener el que sean los medios antimadridistas los que sigan escribiendo (por no decir inventando) nuestras historias, discursos y contenidos. Estoy completamente segura de que con entrevistas de ese tipo los jugadores serían mejor vistos por la afición y se sentirían más arropados por estos y por el club de cara a posibles pitidos e insultos cada vez que salten al campo. Y sería otro ejemplo más de un actuar de modo diferente al F.C. Barcelona y demás clubes que segregan a los que no consideran “suyos” al cien por cien.

Vamos ahora con el quid de todo esto, base fundamental de mi réplica a la tesis del citado artículo de Pepe Kollins, con quien discrepo por primera vez. Hay un punto de esta tesis de la redención en el que no puedo estar de acuerdo. Creo profundamente que el Real Madrid es el mejor club del mundo y de la historia, en lo económico pero sobre todo en lo futbolístico; pero de ahí a “venderlo” como el mejor per se, de un nivel superior y que quien no sea madridista debe expiar sus culpas... Eso es dotarlo de una carga moral por la que no paso. Supongo que me dirán: «Hechi, por favor, que estamos en una web madridista y exaltamos al club de nuestros amores; no te lo tomes al pie de la letra, es en broma». Ya, ya, pero el poder de las palabras es lo que tiene, y creo que debemos ser muy cuidadosos en el uso correcto que le demos a los términos. No creo en el “madrid-centrismo” de "todos albergamos un madridista en nuestro interior". Hombre, no. Eso como folleto publicitario me vale, pero hasta ahí. El resto ya es fanatismo puro y duro, que no comparto; y no digo que Pepe sea un fanático y que su artículo lo sea; pero sí puede alimentar un poco el talibanismo de quienes sí lo son. En definitiva, echo en falta en Pepe Kollins un tono más desenfadado, más cachondo incluso, en esto de la redención de las almas y los pecados cometidos por no ser madridista.

La gente tiene derecho a no ser del Real Madrid, hasta preferir ser de un club defraudador o de no tener orejonas en sus vitrinas para seguir haciéndose las víctimas. Incluso, por tener, tienen derecho a no gustarles el fútbol. Lo que no podemos es pretender que todo el mundo sea madridista (incluyendo a los no y a los anti) como única opción. Sería como estar siempre jugando entre y contra nosotros mismos, ¿y qué tipo de competición es esa? Yo quiero rivales, con todo lo que eso conlleva. Es más, vivo mi madridismo a tope porque tengo un hermano y primos culés y grandes amigos colchoneros; y aunque a veces discutamos, no hay nada como vivir los triunfos, los fracasos, el “y tú más”, y todas esas cosas de una deportividad sana y respetuosa. ¿Que se han equivocado al elegir equipo? Pues sí. ¿Sería más divertido que todo el mundo mundial fuera madridista? Pues no. ¿Cómo valorar y apreciar “lo que se es” cuando “todos somos”? Sería imposible si todos somos madridistas, no habría referencias ni comparaciones posibles. ¿Y el que yo sea madridista me hace superior a los que no? ¡Ni de coña!

Del norte del sur en el sur del norte. Sé cómo se vive el madridismo en ambos lados del charco. Era “pipera” y abrí los ojos la noche de los aspersores. Me dedico al social media, las redes sociales y al fútbol; y, en ocasiones, hago preguntas. Me llaman Hechi y en Twitter soy @DiosaMaracana.

13 comentarios en: Madridismo y redención; no, gracias.