Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Madrid ganó el Clásico

El Madrid ganó el Clásico

Escrito por: Paul Tenorio7 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Barça salió al Clásico con la intención de dar patadas. Se atisbó antes de cumplirse los 20 segundos de partido con ese plantillazo criminal de Rakitic a Casemiro y se comprobó durante toda la refriega. Sin nada en juego para ellos más que una anecdótica imbatibilidad en Liga en el Barcelona-Madrid más intrascendente de los últimos años, es más que razonable pensar que de la violencia insana (no confundir con intensidad) que emplearon los azulgranas en cada balón dividido se desprendía que estaban disputando a su manera la final de Kiev, intentando dejar al Madrid sin algún jugador para la cita más importante de la temporada. Algo gravísimo, colindante entre lo antideportivo, lo amoral y lo penal, demostrándose que aquello de que todo gira en torno al balón y a los valores en Can Barça no era más que propaganda de una época en la que se sentían caudillos del fútbol. Esa lamentable imagen ofrecida por el Barcelona le dio una victoria al Madrid, que también salió airoso desde otras muchas perspectivas. Quedó probado en esa atroz pulsión que mostró el Barcelona por convertir el Clásico en una batalla campal que el doblete Liga y Copa quedaría sepultado por la Decimotercera Copa de Europa del Madrid, la tercera consecutiva. Para Messi también significaría ver cómo Cristiano le adelantaría en Balones de Oro salvo que Leo, más agresivo y nervioso que nunca, sea capaz de ganar el Mundial con Argentina y discutir ese galardón.

El Madrid también se alzó con el Clásico debate sobre el modelo de juego. La hedionda discusión sobre el estilo. Vimos cómo el Barça ya no objeta para encerrarse atrás a defender, incluso estando con 11 jugadores en el campo, sin apretar la salida de balón del Madrid en muchos momentos, bien replegadito, robar y salir. Le vimos jugar y marcar al contragolpe. Le vimos dar palos. Le vimos perder cualquier escrúpulo para hacerse con el balón sin preocuparse de dar ejemplo a los niños en el proceso. Le vimos anteponer al fin a los medios. El modelo innegociable del Barcelona, esa religión del tikataka, se ha convertido con el paso de los años en un mucho más pagano “haz lo que puedas con lo que tengas”. Vamos, que juegues a lo que maximice tus recursos y minimice los de tu contrincante para intentar llevarte la victoria. El modelo de juego es ganar. Lo demás era, nuevamente, propaganda sin otro objeto que ensalzar tus logros y subir al adversario al cadalso mediático.

En esa victoria en la batalla del estilo, también brilló el propio Madrid. Lo hizo como nunca. Jamás se le vio mover tanto la pelota, ni tan rápido, en el Camp Nou. Por momentos, el cuero parecía tener estela, como un cometa, cuando lo tocaban los de Zidane. Tac-tac-tac, de aquí para allá, de izquierda a derecha, tac-tac-tac. Fue durante muchos minutos una exhibición de fútbol asociación, toco y me muevo, pura precisión y velocidad de circulación probablemente motivada porque o lo hacían así o, en cuanto uno de blanco se quedaba la bola por dos segundos en su poder, saltaba por los aires una coz. Pero el caso es que el Madrid dio 552 pases, un récord en campo del Barcelona.

Venció el Madrid también porque en la Ciudad Condal (y prensa afín en la capital) se afirmó bajo juramente solemne que jamás tendría cabida en ese equipo un futbolista como Pepe, que dejó 4 ó 5 acciones flagrantemente antideportivas en su carrera como jugador blanco. Y resulta que tienen a uno mucho peor, Luis Suárez, que comete también 4 ó 5, pero en cada partido. Insulta, amenaza, protesta, finge y agrede, pero no ha sido expulsado ni una sola vez en nuestra Liga, lo que es una prueba más del proteccionismo arbitral del que goza el club blaugrana desde 2004. El uruguayo tiene un trastorno evidente que ya fue tratado médicamente por un profesional tras morder a Chiellini en el último Mundial, su tercera dentellada ya. El Barça parece creerse exento de transmitir y defender los valores que sí le exige a sus oponentes. Es más: Luis Suárez es un ídolo.

LUIS SUÁREZ Insulta, amenaza, protesta, finge y agrede, pero no ha sido expulsado ni una sola vez en nuestra Liga.

El Clásico fue para el Madrid porque con la designación de Hernández Hernández volvió a comprobarse, y van tres de tres, que el canario es una garantía para el Barça, al que ha favorecido inequívocamente en los tres duelos directos entre ambos que ha dirigido. De hecho, la última vez que un árbitro favoreció al Madrid en un enfrentamiento ante el Barça, fue con Losantos Omar en la 2000/01, con aquel gol mal anulado a Rivaldo en el Bernabéu, cuando todavía se pagaba la entrada en pesetas. Hernández Hernández, recordemos, fue el colegiado mejor puntuado por Sánchez Arminio la pasada temporada, donde estuvo nefasto. Su actuación más sonada fue en la última jornada, donde el Barça necesitaba ganar al Eibar. El conjunto armero hizo un gran partido, pero un tropezón de Jordi Alba y un piscinazo clamoroso de Neymar fueron señalados asombrosamente como penalti por el canario. 9,58 fue la nota final de Arminio hacia su número 1. El chiste se cuenta solo. O se puntúa sobre 100 o las notas las pone la Universidad Rey Juan Carlos en vez del CTA. Aunque la hipótesis más lógica es que el 9,58 se debería a la eficiencia con la que Hernández cumple con la tarea que se le encomienda cuando dirige un partido. Que no tiene que ser necesariamente la de impartir justicia.

El Madrid se llevó el Clásico porque huyó del escrache rumbo a El Prat corriendo y sin mirar atrás, con un escaso y muy afortunado parte médico de un esguince leve de tobillo, aunque fuera su mejor jugador quien lo sufriera. Bien pudo marcharse del Camp Nou con dos o tres bajas seguras para la final de Kiev. Fue sin duda la victoria más importante de todas: salir sano y salvo de la encerrona.

El Madrid se llevó el Clásico porque huyó del escrache rumbo a El Prat corriendo y sin mirar atrás

El Madrid también se impuso en el Clásico por ese vergonzoso y ridículo autopasillo que le hicieron cuerpo técnico y empleados del Barça a los jugadores, promovido por Piqué para afearle al Madrid romper una tradición que ellos mismos pisotearon antes y por primera vez al negarse a homenajear al campeón del Mundial el pasado mes de diciembre en el Bernabéu. Un acto de onanismo sin precedentes en el fútbol que vuelve a evidenciar un profundo complejo que el Barcelona aún no ha podido sacudirse respecto a su máximo rival por muchas Ligas que recoja.

Salió además victorioso el Madrid de un Clásico donde un jugador como Dembelé, que le ha costado al Barcelona 150 millones de euros y que, como en tantos otros casos recientes, cierra el paso a los chicos de La Masía, esos que se esgrimían para atacar al Madrid bajo el lema “cantera contra cartera”, vio el partido desde el banquillo. Si Florentino Pérez se gastara esa morterada en un futbolista que pasara con tal intrascendencia por su primera temporada, tendría que huir del país escondido en los bajos de un camión perseguido por la prensa y por esa minoría de madridistas permanentemente angustiados por lo mal que se hacen las cosas entre Copa de Europa y Copa de Europa.

Piqué, importunando a su compañero de Selección Nacho en el túnel del Camp Nou antes de saltar al campo en la segunda parte, también le dio el triunfo al Madrid. Y propició la derrota de quienes defienden su supuesto e innegable compromiso con España, los que dicen que se parte la cara por La Roja, los que le definen como un ejemplo para el grupo. Su comportamiento con el madridista, esta vez Nacho, dificulta que el ambiente de cara al Mundial de Rusia que se disputa desde el próximo mes sea el mejor posible dentro del vestuario que dirige Lopetegui.

El Madrid conquistó el Clásico porque se volvió a reivindicar en la grada del Camp Nou independencia para Cataluña y libertad para los presos políticos, que no son otra cosa que políticos presos por haber cometido uno o varios delitos de gran relevancia. De nuevo, no sólo permitido sino promovido por ese buque insignia del independentismo que es el Fútbol Club Barcelona, se atentó contra la convivencia en este país y contra la imagen de España en el exterior. Y se volvió a profanar ese eslogan tan repetido como hueco de no mezclar fútbol y política, una frase más pisoteada en Can Barça que el césped del Camp Nou.

Se llevó el Madrid el Clásico porque dio una lección de orgullo, respeto al escudo y valentía donde en el Barça sólo hubo un miedo cobarde a la final de Kiev. Sabiendo que le esperaba un equipo que daría todo y un poco más en el partido más importante de lo que resta de su temporada, mientras que la suya propia sólo para esa final ante el Liverpool, y sabiendo que iba a tener delante al Barça más agresivo y visceral jamás visto, el Madrid saltó al Camp Nou con sus mejores galas, no escatimó fuerzas y no se arrugó en ningún momento. Fue una lección demoledora a todos los que opinábamos que debía presentarse en el Camp Nou con una mezcla entre el Castilla, el Juvenil A y los futbolistas menos utilizados por Zidane.

Efectivamente, el Madrid ganó el Clásico. También en el marcador. Y lo hizo por 1-3 al menos. El gol de Messi debió ser anulado por falta de Suárez a Varane en un lance que de diez veces se pita las diez. El penalti de Alba a Marcelo debió ser señalado en una acción de que diez veces se pita las diez. Cristiano se iba solo a los 5 minutos contra Ter Stegen en posición legal, aunque el asistente levantara la bandera. Ya sabe, ante la duda, bandera arriba. O abajo, depende. Rakitic tuvo que irse a la ducha antes de cumplirse el minuto 1, así como Jordi Alba por agarrar del cuello a Modric en el 31. Esto habría calmado los ánimos del Barça a la hora de atizar y del Madrid a la hora de responder: de haberse quedado el Barça con 10 o incluso 9 a las primeras de cambio, Bale nunca hubiera llegado a agredir a Umtiti con una patada fruto de la impotencia de ver cómo te están breando mientras el árbitro le saca las dos primeras amarillas a tu equipo. Bajo todas estas premisas, el Madrid habría ganado por un resultado incluso más amplio. La posverdad dirá que fue un 2-2. Pero ganó el Madrid.

Paul Tenorio
Unas líneas sobre mí, literalmente: Todos los periodistas deportivos tenemos bufanda, sólo que algunos al cuello y otros en los ojos. Periodista, portero de fútbol y casi guitarrista. Prefiero preguntarme los porqués que los qués. A caballo entre Real Madrid TV, El Chiringuito de Neox y La Razón. @paul_tenorio @elfutboscopio Madrid-Avilés-Las Vegas.

17 comentarios en: El Madrid ganó el Clásico

  1. Dices "... la violencia insana (no confundir con intensidad)..." ¿Cómo que no? Ese es el eufemismo con el que empezó la prensa a calificar la táctica del Atletico de Madrid hace ya algunas temporadas justo para no hablar de "dar leña" y ensalzar a Simeone y que aún usa, siempre y cuando no sea el Madrid, claro. Denunciemos el eufemismo y llamesmole al pan pan y a las patadas patadas.

  2. No paramos de hablar, esto es la sala de psiquiatría madridista. Estoy ya desilusionado de denunciar todo esto y no conseguir nada eficaz. ¿Por qué La Galerna no toma las riendas de una campaña para que el Madrid abandone las competiciones españolas?¿Pero no tenemos suficiente con los arbitrajes, los medios de comunicación corrosivos, la Federación y a una tropa de equipos que en cuanto pueden nos meten una patada en los "cojones"?¿Pero no ven que nos desean ver muertos? A todo lo que hacemos lo llamo servidumbre voluntaria. En la Federación Villar y Gaspart deben de estar descojonándose del cobarde Florentino y de nosotros. Sigamos escribiendo y desahogándonos mientras nos roban y se ríen en nuestra cara...

  3. Magnifico Paul. Ayer en el Cherengueti, el descerebrado de "Domenicos" (el subdirector del programa) decía que lo realmente importante (el "Calcetines" también lo decía) era analizar el contexto del todo y como empezó todo...y ponían el acento en la entrada de Bale. Cuando resulta que la entrada de Bale es el resultado del "cerdismo" que vivimos. La única intención de los jugadores del Barça ayer, fue lesionar de gravedad a jugadores del Madrid, y el primero su buque insignia, Lionel, que se pilla bien a Ramos le parte la pierna. Encima hay que aguantar programitas diciendo "a quién benefició más el árbitro"
    De juzgado de guardia.

    1. Todo comienza con la entrada de Bale porque es la primera que hace el Madrid (a pesar de que llevara tres tarjetas, que lo fueron de visita, cortesía del prevaricador que pusieron a arbitrar). Cuando Rakitic marca el terreno dando un plantillazo, o Messi agrede a dos jugadores (Marcelo y Ramos) eso no cuenta, porque lo ha hecho el equipillo que todo lo justifica. El exceso de pulsaciones de Sergi Roberto no es provocado por la entrada de Bale a Umtiti, sino por el ritmo que llevaba su propio equipo de tarascadas e "intensidad".

  4. No hemos ganado nada de nada....no ganamos el partido, no hemos ganado la propaganda, no hemos ganado ni el apoyo de la gente porque la propaganda también está en sus manos...

    Ellos escriben la historia futbolística de este país...ellos imponen el relato que los conviene en cada momento y nosotros no pintamos nada más allá de nuestros dominios y a veces ni eso.... viendo el colegueo y el besuqueo de algunos de los nuestros con sus cazadores tras el partido...fijito que de haber sido al revés habrían ellos estado dándose besos y abrazos con los nuestros....pero nosotros no aprendemos....es muy bonito no tener complejos, sí, pero también sería muy bonito empezar a escribir la historia de verdad....

    Lo que sí estuvimos a punto fue de perder a varios jugadores porque a eso salieron los culés, a cazar a los nuestros ...

    Hoy tengo una gran decepción con los nuestros....porque vamos a ver, si según los nuestros el Barça es justo campeón y los árbitros no han influido....cómo vamos a poder seguir diciendo que la liga está adulterada y que nos echaron de ella.........pues chicos, si sois culpables de estar a tantísimos puntos del Barça no tenéis vergüenza por tomar el pelo a una afición...

    Saludos

  5. El título del artículo es reflejo del madridismo actual: que ganamos el clásico. Manda huevos...Ayer empatamos el partido, no lo ganamos. En Madrid pedimos, otra vez más, el partido. Llevamos dos ligas en los últimos diez años, es decir, un resultado propio de equipo segundón. Y nos conformamos con la victoria moral... qué degradación, joder.
    El Barsa domina España de calle, las competiciones nacionales son suyas sin estornudar, dominan los comités de maravilla, la prensa babosea todo lo que hace. Nosotros todo lo contrario. ¿Por qué? Porque nuestro presidente o no quiere o es un inútil. Le meriendan todo aquí, en Cuatro le insultan y el mierdillas traga. Estamos como para ir al frente. Monta una televisión porque no tiene cojones para ir de frente y dar ostias dialécticas y en los juzgados.
    Mourinho le dio en los dos primeros años una lección de saber obrar que este señor no sabe. Ya sé lo del puñetero dedo en el ojo pero hay que actuar con determinación, y no lo hace.
    Estamos dirigidos por una cuadrilla de acomplejados y cobardes, ¿pero se conforman solo con Europa? Joder, somos el Madrid, no el Atlético.
    La verdad, da asco ser seguidor de este club con semejante directiva. No me extraña que los catalanes se rían de nosotros, como lo hacen con España, a la que nos roba y les pagamos la fiesta de la independencia.

    1. La verdad es que no puedo estar más en desacuerdo, palabra por palabra, con tu reply. No me voy a extender: si le das la vuelta por completo, como a un calcetín, tienes mi repuesta

      1. Buenas tardes, D. Paul, sin entrar en las formas, hablando del fondo me podría decir usted ( si le apetece) en que miente o se equivoca D. José Luis, mientras los aficionados nos dejamos el tiempo, la paciencia y el mal humor en las redes sociales
        defendiendo al club nuestro capitán nos apuñala saliendo en la portada del As con la camiseta del charnego y equidistante Iniesta. Se lo vuelvo a preguntar, en que miente o se equivoca D. José Luis?
        Saludos blancos, castellanos y comuneros

  6. Lo sé, Tenorio, pero estoy harto de las buenas palabras, del buenismo del club mientras esta gente maneja todo a su antojo. Tenemos que utilizar sus mismas armas, las mismas. Ir de legal no vale para nada. Estoy harto de lamentarnos y seguir los otros robando y robando, y Gaspart de directivo.
    Lo escribo desde lo más profundo de mi ser, estoy "hasta los huevos" de la misma historia día tras día. Cómo añoro a Bernabéu...

  7. El Varzelona y su Quinta Columna ha podrido todos los estamentos balonpédicos y de prensa desde las Ligas de Tenerife.
    Un tabernés del Real Madrid.

  8. Gracias Paul por expresar, como de costumbre admirablemente, lo que pensamos muchos madridistas. Me atrevería a decir que todo lo que pasó en el clásico deja en evidencia al Barcelona y a su legión de "guardaespaldas". Mientras les veía dar la vuelta de honor (¿?), el autopasillo, y las confidencias y las risotadas entre Suárez, Messi, Piqué y Alba tras el partido, no dejaba de sentir una intensa vergüenza ajena. Sinceramente, el emperador hace mucho que va desnudo y los nagacionistas de la evidencia son un espectáculo bochornoso. Quedémonos con el impecable desempeño del Madrid y que el hedor del resentimiento no ahogue la ilusión de eternidad.

  9. No.
    Lo que debe hacer el club, empezando por sus jugadores tras el partido y acabando por su directiva y presidente es denunciar el régimen en el que vivimos.
    Eso o conformarnos con ganar una de cada cinco o seis ligas, justo cuando seamos (como el año pasado) tan superiores que podamos alinear dos equipos diferentes y salir indemnes de la prevaricación continua contra nosotros. O cunaod lleguemos, como con Mourinho, a los 100 puntos y 121 goles.
    Hay que ser muy ciego para no ver lo que está pasando.
    Yo no me conformo. Habrá quien sí. ¿Quién quiere más al club?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram