Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Se ríen de nosotros

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Se ríen de nosotros

Escrito por: La Galerna7 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Bueno días. Antonio Escohotado suele ser un hombre pausado a la hora de escribir. Sus textos son reflexivos, comedidos y profundos. Sin embargo, anoche, tras lo ocurrido en el Camp Nou, empezó su texto sobre el 2-2 afirmando que había sido "un robo". Cómo tuvo que ser el arbitraje de Hernández Hernández para que nuestro columnista estalle de esa manera en sus primeras letras.

Fue un atraco, queridos galernautas. De los gordos, además. De los que llevan implícito un cambio de guión que deja en muy mal lugar al arbitraje español, ya que Hernández Hernández fue uno en la primera parte y otro bien distinto en la segunda. Sergio Ramos desveló en zona mixta que Leo Messi se encaró con el árbitro en el túnel de vestuarios durante el descanso. El argentino, consumido por la rabia del que sabe que su temporada no valdrá de nada si el Real Madrid gana la Champions League, le dijo a Hernández Hernández que se "cagaba" pitando a los blancos. Lo hizo reiteradas veces. Minutos después, ya en la segunda parte, el colegiado desangró al Real Madrid con uno de los arbitrajes más nefastos de los últimos veinte años.

No anuló el gol del propio Messi pese a que Luis Suárez agrede a Varane para robarle el balón y tampoco pitó un penalti clamoroso de Jordi Alba sobre Marcelo que habría significado el 2-3 en el caso de que el Real Madrid aprovechase la pena máxima. Todo ello después de una primera mitad en la que ni mucho menos benefició a los de Zidane. ¿Pudo haber expulsado a Bale por una dura entrada a Umtiti? Sí, pero también a Rakitic en el primer minuto de partido, a Piqué por ir a buscar el tobillo de Cristiano Ronaldo en una acción en la que era imposible llegar al balón y a Messi porque en menos de cuarenta y cinco minutos coleccionó una mano, protestas airadas al colegiado y una entrada desmedida sobre Sergio Ramos. Es decir, Hernández Hernández ya había favorecido al Barcelona en la primera mitad, pero la bronca de Messi en el túnel de vestuarios le hizo radicalizar su arbitraje. Un escándalo mayúsculo.

El problema, más allá de que siempre es la misma historia, está en el silencio mediático, ese silencio cómplice que arropa al Barcelona cuando el escándalo es imparable. Anoche hubo un arbitraje salvaje contra el Real Madrid, pero la prensa se divide entre los que hablan de un Barça heroico y los que aseguran, sin ruborizarse, que Hernández Hernández perjudicó a los dos por igual.

"Irritó a todos", dicen en 'La Ouija Today', un medio de comunicación tildado de madridista. "Desquició a los dos equipos", luce 'Mundo Deportivo', señal de que tuvo que ser un escándalo de proporciones épicas. "Messi se enrabietó por la actuación de Hernández Hernández", asegura 'Sport'. Indignante, ¿verdad?

Sólo 'Marca' concluye que lo ocurrido en el Camp Nou fue un atraco al Real Madrid. Se equivoca en el titular, ya que lo de anoche es un escándalo sea como sea la situación de ambos en Liga, pero al menos tiene la decencia de contar lo que todo el mundo vio.

No será un día fácil, queridos galernautas. El guión prefabricado de esta prensa cómplice nos llevará a leer y escuchar que Barça y Real Madrid no se pueden quejar de los árbitros, que Hernández Hernández estuvo mal para ambos, que si Bale hubiera sido expulsado otro gallo cantaría, que lo de Sergi Roberto no es para roja y menos para un chico que no suele prodigarse en el noble arte de las agresiones...

Habrá que aguantar y pensar que otro tiempo vendrá, que el VAR algo arreglará y que es cada vez más gente la que ve, con o sin prensa, lo que ocurre cuando un árbitro acude al Camp Nou. Todo llega, amigos. Todo llega.