Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Luka Jović: el gol es escueto 

Luka Jović: el gol es escueto 

Escrito por: Jesús Bengoechea12 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Un gol no dura mucho. Es más: dura poquísimo. El instante en que el último punto de la esfera cruza la postrera marca de cal de la línea de meta es infinitesimal. Un goleador que se anduviera por las ramas sería por tanto algo antinatura, o por lo menos algo que crearía un contraste innecesario entre la tarea y el profesional que la ejecuta.

Por eso me ha gustado tantísimo que Luka Jović haya despachado con tres frases (tres frases casi cortantes, con puntos y comas audibles como latigazos) su discurso en la presentación. Tonterías las justas. Como buen hipocondríaco, desconfío de los cirujanos que dan demasiada cháchara. Calle y que hable el bisturí, oiga. Este señor es nuestro cirujano a partir de hoy. Tiene pinta de boxeador, pero maneja el instrumental con los guantes de púgil sin que le tiemble el pulso.

Si en un goleador resulta improcedente la locuacidad, en un goleador madridista es doblemente fatuo. Dejemos la palabrería para los profetas del tikitakismo. Me habría preocupado mucho el menor atisbo de verborrea. Ha estado escueto como el gol, conciso como el desactivador de bombas de The Hurt Locker. Se le veía algo incómodo ante el público, con ganas de acabar con un trámite que le abrumaba. A los asesinos a sueldo les incomodan vagamente los homenajes. También las preguntas, y por eso sudó su rubor en la rueda de prensa posterior.

-Quiero que me definas a Benzema- le espeta Burgos, que aprendió a pedir las cosas como Dios manda pero se le olvidó perseverar.

-Buenísimo, pero no estoy aquí para hacer lo que te pete- viene a soltarle el serbio, si es que el lenguaje del cuerpo (o el del gesto) puede traducirse.

Y luego llega el punto culmen, la catedral de las respuestas en la historia de las presentaciones en el Bernabéu.

-La gente ha coreado tu nombre. ¿Qué has sentido?

-Es verdad que lo han hecho. Ahora solo aspiro a merecerlo.

“Merézcalo, Ryan”, decía Tom Hanks al final de aquel clásico, con la metralla nazi instalada para siempre en el páncreas. Este mercenario lacónico, gélido como el rigor mortis, no ha venido aquí a llevarse un solo requiebro que no haya conquistado antes con su eficacia letal.

El Madrid ha fichado un sicario que solo aspira a los halagos tras cumplir. Aleluya.

 

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

7 comentarios en: Luka Jović: el gol es escueto