Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Los hilos del perdón

Los hilos del perdón

Escrito por: Antonio Escohotado12 diciembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llegó el descanso con dos goles en contra, cuando el Real había jugado por momentos de manera superlativa, mediante posesiones interminables terminadas en semigoles, donde Asensio, Benzema e Isco alternaban talento con pifias, pero Vinicius pasmaba a todos una y otra vez, desplegando una casi inimaginable gama de controles, pases y hasta un disparo atajado de milagro por el meta ruso. Qué jugador, y yo osando compararlo alguna vez con Drenthe, cuando ni Neymar lo hubiese hecho con más tino. Se dirá que en el segundo tiempo no hizo nada, aunque tampoco será cierto, porque le dio un gol hecho a Isco, y suyas fueron las pocas arrancadas con empuje. De un modo que una nueva noticia excelente, porque perlas así aparecen raramente.

A la vista del tercer tanto ruso, me dirán que la defensa y la media fallaron. Pero solo incluyo en ese fallar a Marcelo, que suele ser un coladero compensado con genialidades, y hoy solo fue lo primero. Me parecieron aceptables Vallejo y Sánchez, notables Odriozola, Llorente y Valverde. El CSKA jugó bien, sin las trastadas de finalización que caracterizaron al equipo de casa, y lo que cabía oponer a sus goles –dos inapelables– eran más goles propios, que hubiesen convertido el lance en algo digno de verse, en lugar de la eventual trastada.

Todo se empezó a torcer cuando en vez de arrepentimiento Isco exhibió soberbia, como si fuese Pelé fallando en un partido donde magnánimamente se prestaba a jugar con los juveniles en su pueblo, no en el Bernabéu. Resulta curioso qué poco necesitan algunos para creerse mucho, porque sí, y temo que va a serle difícil hacerse perdonar salvo con el más incondicional acto de enmienda. Será preciso trabajar muy humildemente, no para que se olvide su fallo sino su inaudita arrogancia.

Tampoco me gustaron Asensio y Benzema, considerando la suma de aciertos y desaciertos. En cuanto a Bale, dio la sensación de salir pre lesionado, y cayó al poco víctima de un agente causal invisible. Apenas hace medio año su gloriosa chilena le daba al Real su última Champions, y con eso basta a mi juicio para esperar a junio; pero algo hay de diablo cojuelo en su rosario de lesiones, y en este partido al menos una insólita lectura de lo que toca ante un muro defensivo, que no es quedarse pegado a algún un central sino llegar al espacio, o habilitarlo.

Por cierto, tampoco le echo la culpa al míster. Su alineación pareció óptima durante media hora, y tanto los aciertos del rival como los desaciertos propios incumben solo a quienes juegan.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

29 comentarios en: Los hilos del perdón