Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Lo que es nuestro

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Lo que es nuestro

Escrito por: La Galerna15 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Si hoy no tenemos nada particularmente negativo que decir sobre las portadas de los periódicos deportivos del día, tendremos que decirlo, ¿no? (Queremos decir: tendremos que decir que no vamos a decirlo, esto es, que no vamos a decir nada negativo). El espíritu de esta bendita sección consiste en la observación de dichas portadas a través de una lente que se presume lúcida, crítica y si es necesario mordaz, pero hay días en que realmente no vemos por dónde hincar el diente de la reprimenda o la sátira.

Claro, está As. As nos plantea alguna duda con una portada que probablemente no nos parecería malintencionada si no fuera por cuánto llueve ya sobre mojado. Es difícil analizar su portada de hoy haciendo abstracción del hecho de que se trata del medio que ayer ejecutó una inverosímil pirueta keylorista, que hace muy pocos días bendijo la ominosa rueda de prensa de Piqué o que hace unos meses avergonzó al mundo del fútbol con un reportaje en el cual su más destacado redactor celebraba una sesión de ouija, junto a un amigo del sector hostelero, invocando el espíritu de Juanito. Quizá desconfiar de la portada de hoy sea hilar muy fino, pero qué queréis que os digamos: hablamos del As. Juzgad vosotros.

marca.750 (23)Nos gusta la portada de Marca. Lo decimos así, sin anestesia. Nos gusta que el Madrid retome hoy la ambición (la eterna ambición) de hacerse con la Champions, y que Marca traiga a nuestra vista a nuestros dos jugadores más icónicos, con el permiso de esa incipiente leyenda que es James Rodríguez. Nos gusta que Marca acompañe esa imagen promisoria de algún titular épico, y "La reconquista" nos parece uno particularmente atinado. No es que el Madrid se lance hoy a la conquista de un trofeo apetecido. El Madrid principia hoy la gesta eterna que solo conoce dos variantes, dependiendo de lo sucedido el ejercicio anterior. Las dos variantes de la gesta son: refrendar la carta de propiedad de lo que posee, o recuperar lo que es suyo. Este año toca lo segundo (la reconquista, sí, de lo que nos pertenece), con el acicate especial de que el vigente campeón, el vigente usufructuario de lo que nos es intransferible, es nuestro más acérrimo adversario. Acabemos ya con este sindiós.

Porque la Champions, que es lo mismo que la vieja Copa de Europa aun cuando ahora haya más equipos (incluidos unos cuantos intrusos con el mismo origen geográfico que el nuestro), es propiedad del Madrid, que cada año sale ahí fuera a rubricar esa obviedad porque en algo hay que entretenerse. Por eso, porque en algo hay que entretenerse, jugamos todos los años contra otros que dicen que quieren lo que ya nos otorgó en exclusividad la Historia pasada, reciente y recientisima. Es nuestra, señores. No obstante hagamos como que también puede ser de ustedes para que podamos reverdecer laureles que, por lo demás, no necesitan ningún refrendo por parte de la grosera actualidad.

Ya compulsamos hace dos temporadas la carta de propiedad de la Champions y, dado que se ponen ustedes tan pesados con sus continuos derrames de bilis, con sus insidias y maledicencias habituales, no tendremos más remedio que volver a hacerlo este año. Lo haremos con un equipo aún mejor que el de entonces y con más opciones por tanto de triunfar practicando un fútbol espectacular, para que ustedes rabien más. Lo haremos, sí, con Cristiano y Bale al frente. Vamos a permitirnos el lujo de ganar la máxima competición dos veces con nuestro mejor jugador en décadas y con el que está llamado a sustituirle en la gloria, ambos jugando juntos sin necesidad de esperar que la Historia delimite uno y otro papel.
as.750 (22)As trae a Cristiano en su portada, preparándose para tirar una falta, y titula con lo que se plantea (suponemos) como un ingenioso juego de palabras: "Cristiano, solo te falta una falta". Se nos habla de un "crack desencadenado" y el espíritu general que QUEREMOS detectar es halagüeño con el portugués pero, ¿hay un dardo envenenado con esto de la falta? Consciente de que, en su innato perfeccionismo, Cristiano sufre por cada pequeño detalle que no termina de salir bien, ¿busca As poner nervioso con el detalle de los golpes francos a quien viene de marcar cinco goles en el mismo partido, aun cuando ninguno de ellos haya sido de falta? ¿Pretende esta portada animar a Cristiano a seguir porfiando en esa suerte, que en los últimos tiempos le es esquiva, o por el contrario anda en el intento torpe de ponerle nervioso? Ya nada sabemos, dado el historial de quien nos presenta la historia.

Por nuestra parte, pensamos que diversificar los lanzadores de las faltas, habiendo como hay tantas y tan afinadas punterías en ese lance en el seno de la plantilla, sería una magnífica idea que alguien con tacto (y. a ser posible, un iPad lleno de estadísticas incontestables) debería vender al propio Cristiano. De este modo, se pondría fin a la preocupación que probablemente le azota en lo relativo a esta especialidad, que quizá le esté haciendo algún daño emocional. Así también, de un plumazo, nos quitaríamos de encima el efecto de hipotéticas portadas torticeras. Neutralizado el peso psicológico de estos lanzamientos a base de repartir entre varios la responsabilidad de los mismos, a Cristiano no le hará falta la falta, como titulan estos genios del juego de palabras.

sport.750 (23) mundodeportivo.750 (22)Mientras tanto, los voceros (lo decimos sin afán despectivo, así se refieren a los portavoces en determinados países latinoamericanos) del club implicado con el proceso de construcción nacional del país de allí arriba siguen de fiesta por el usufructo actual del trofeo cuya disputa comienza mañana para ellos.

Oh, wait. ¿Hablábamos de lo del proceso de construcción nacional? ¿Qué le pasa a Sport? ¿"Cinco (¡cinco!) equipos ESPAÑOLES y tres debutan hoy"? ¿Habéis contado bien, Sport? ? ¿Cinco?

Cuando menos lo esperas, un arrebato heroico, un becario inconsciente o un simple pero gravísimo descuido son capaces de hacerte arquear las cejas. No son capaces de alegrarte (porque los problemas de identidad nacional del Barça -y sobre todo de sus confusos seguidores en Llanes o Bangla Desh, que no saben si apoyar o no la causa política para la cual juega el club de sus amores-nos dan completamente igual), pero sí al menos de sorprenderte, lo que no es poco en estos tiempos que corren.

Alguien firma hoy su finiquito en el diario Sport, y bien que lo sentimos.