Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Todo lo que no me gusta de este nuevo Madrid (y no me atrevía a confesar)

Todo lo que no me gusta de este nuevo Madrid (y no me atrevía a confesar)

Escrito por: Julia Pagano13 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Fue en Mayo y un francés nos conducía. No era París, sino Kiev, un sitio que también tiene su qué ver con revoluciones y decepciones. No ocurrió hace cincuenta años, sino apenas tres meses o poco más que nos encontramos sumidos en la apoteosis de un sueño hecho realidad, la consagración de la poesía, el triunfo de la emoción sobre la áspera racionalidad.

Por unas horas fuimos todos amigos, hermanos, amantes; se derrumbaron los prejuicios y caducaron viejos atavismos; temores y resquemores quedaron abolidos y reinó la más prístina fraternidad. Gritamos, cantamos, lloramos de alegría y nos fuimos a dormir abrazados a un trofeo que era el símbolo de esa ilusión alcanzada a fuerza de pasión y temeridad; de luchas e inconsciencia y también de un poco imprescindible insolencia.

Mas, antes de que se disparan los vapores de la gloria alcanzada, amanecíamos saboreando aún las mieles el fruto encantando y el en el desayuno apuramos el trago más amargo que jamás hubiésemos imaginado; ante nuestros ojos soñolientos todo aquello que veníamos de vivir (¿o de soñar?) se hacía añicos en el breve lapso de una conferencia de prensa.

Sin la villanía de un Rhett Butler ni la austera entereza de un Rick Blaine, con la misma sonrisa cándida y compradora con que nos había cautivado desde el primer día, el artífice de la hazaña se nos plantaba sin prolegómenos a espetarnos su renuncia. El romance se terminaba en forma inexplicable e indeclinable. Hasta aquí llegó mi amor, queridos. Como Trotsky a México, como el Che a Bolivia, como Mía Farrow al Tíbet; Zidane se marchaba sin rumbo conocido. Al rato lo vimos asoleándose en las graderías de Roland Garros, no era cuestión de andar derrochando heroísmo.

Mientras ahí quedamos nosotros, mudos, contemplando las cenizas de Tara, el avión despegando de la pista de Casablanca, la silla vacía, el hueco aún tibio en la cama…

En ese punto, nuestros senderos se bifurcaron. Los de Zizou y los del Real Madrid y también los míos por mera decantación. A partir de ese preciso instante nada de lo que haría el madridismo, desde la cúpula a la grada, iba a simpatizarme en lo más mínimo, todavía menos me conformarían las reacciones que he venido cosechando ante cada manifestación de disgusto. No es que fuera a esperarme un despliegue de entereza a lo Scarlett O’hara, ni la sombría astucia del tahúr en el exilio, ni el arrojo desesperado del soldado Maggio. Pero tampoco tan poco.

La grieta comenzó a ensancharse ni bien empezábamos recobrar la voz perdida tras el shock. En tanto la mía se alzaba en airadas protestas, reproches indignados de novia abandonada en el altar, mis pares de la afición desgranaban rosarios de gratitud e indulgencia entre ahogados sollozos de viudita resignada.

A falta de mejores conjeturas, esas diatribas de la sumisión bien podían haber aportado una pista acerca de los motivos de ZZ para decretar su huída, pero la vida continuaba y esto recién empezaba. Antes que ponerse a buscar explicaciones, lo que urgía era salir a encontrar un nuevo técnico.

De entrada me costaba digerir la parca desidia con que la dirigencia se tomó el asunto desde el vamos. Sin embargo, la ruleta de potenciales sucesores empezó a girar, más impulsada por los medios de prensa que por los verdaderos interesados, admitámoslo, sin que ninguno de los candidatos me resultase convincente en lo individual ni coherente en el planteo, si es que había uno. Aun tomando en cuenta que la mayoría serían invenciones de los periodistas para alborotar el avispero, sacar de mentira verdad o aumentar las ventas, siquiera un puñado contaría con alguna apoyatura de verdad, así fuesen expresiones de deseo, filtraciones de fuentes confiables oídas de soslayo, sospechas o certezas sobre reuniones que nunca son completamente secretas. Y si nada me gustaron los nombres barajados, menos comprendía la ausencia de otros que ya no vienen al caso.

Por fortuna la inminencia de la Copa del Mundo vino a distraer las ansiedades en alza ante esa falta de definición de parte de Floren & Co. Hasta asomaba cierta lógica en la postergación, ya que la cita mundialista se presentaba propicia para otear el terreno, establecer contactos, sondear intereses y revaluar cotizaciones. Pero no. A menos de una semana del pitazo inicial, cometieron el atropello más grande e inesperado que pudiésemos imaginar proclamando abruptamente la contratación de Lopetegui. Y por más que hayan tratado de reconvencerme, recitando la historiografía completa de los clubes que se birlaron seleccionadores nacionales en funciones, y repitan el latiguillo ‘si todos lo hacen, nosotros por qué no?’ (con el mismo argumento, ¿también robaríamos la limosna de la iglesia o apalearíamos perros callejeros?), mal podré aceptar de buen grado la forma en que procedió el club, como tampoco que el favorecido fuese Lopetegui que, si ya no me gustaba como DT de la Roja, por qué habría de gustarme ahora al frente de nuestro primer equipo. Ni la pataleta de última de hora de Rubiales iba a ayudarlo a ganar algunos puntos en mi ranking.

Pero ‘a rey muerto, rey puesto’, así que a conformarse con el nos habían impuesto. Confieso que tras el patético melodrama de su discurso de asunción, en el que demostró que el micrófono no es su fuerte -como sigue corroborándolo cada vez que le ponen uno delante-, el sobrio silencio con que se condujo durante los primeros días de su gestión, sobre todo en materia de preferencias o pretensiones para refuerzos de la plantilla, le subí un poco la calificación. Nada más sensato que no querer cambiar un ápice al equipo que venía de consagrase campeón de  Europa y cuyos integrantes a esa altura descollaban en sus respectivas selecciones incluso cuando no disponían del respaldo de un contexto a su altura.

Digamos que el silencio a Julen le sentaba. El asunto de las futuras contrataciones quedó circunscripto a la fértil inspiración de los agentes mediáticos, y mientras en el club la voz cantante la llevan ahora las oficinas. El eje de la comunicación en el Real Madrid se ha desplazado, o mejor dicho centralizado en alguna oscura burocracia ad hoc abocada a emitir escuetos oficios acerca de los movimientos del mercado de transferencias, trascendidos y desmentidos que los hechos se ocuparían de confirmar o des-desmentir.

Aunque se empeñen en explicarme que el fútbol es otra cosa sin aclararme jamás qué otra, siempre que en las asociaciones el espíritu corporativo prevalece sobre las personas la magia se desvanece y los hombres se convierten en metonimias anónimas y permutables, mano de obra, prestaciones, mercancía, goles convertidos, asistencias, vallas vencidas o invictas y una cifra al pie.

La pérdida de la perspectiva humana en la aventura del fútbol que está acusando el Real quedó en evidencia a lo largo de las semanas transcurridas entre la conclusión de Rusia 2018 hasta el cierre del periodo de pases. Desde la negligencia puesta en detener la salida de CR7 hasta el repentino zarpazo de ahogado de la repatriación de Mariano, que me suena a salvavidas de plomo, pero ha de ser mi mala memoria. La acumulación de arqueros -¡llegamos a cargar cinco en un avión para un único partido!- parecía una estrategia adrede para desmoralizar a Keylor, y terminó con la salida de Lunin al Leganés y el “lujo” de tener en el banquillo al mejor guardameta del mundial que en definitiva supimos que, con tal de estar cerca de sus hijos, venía a España hasta de aguatero.

Sin ánimo de pasar por mal pensada, llego a percibir hasta cierta cuota de sadismo en la forma de manipular a algunos jugadores como es el caso de Vinicius Jr., que lo traen de uno de mayores cuadros de Rio de Janeiro para hacerlo jugar en el Castilla con la excusa de la adaptación a la cultura y al medio, en una total muestra de desconocimiento no sólo de la psicología del futbolista sudamericano, sino de la magnitud del Flamengo como cuadro y del Brasil como nación. O esta súbita exaltación del hasta hace poco eterno relegado Luka Modric, explicable sólo en función de los merecidos reconocimientos que le valiera su desempeño en la escuadra croata y del imperativo de llenar el vacío de ídolos creado en la formación madridista.

Están quienes justifican estas inconsistencias en términos económicos, políticas de gasto e inversión, estados financieros. Que el Real Madrid no puede solventar una constelación de estrellas si quiere conservar la independencia de sus recursos. Que, si no queremos a los jeques o a los cosacos o a los samurais dictando las normas, debemos apretar el cinturón y conformarnos con lo que tenemos. Aquí parece que no vale reivindicar la emulación de lo que hacen los demás. Pues entonces, si trata de un problema de capitales, ¿qué tal una emisión de bonos? Si existieron los bonos Snoopy y los bonos Bowie, ¿por qué no han de cotizar alto los bonos Keylor, los bonos Luka o los bonos Vini? Si de jugar Monopoly se trata, no hace falta más que un agente de bolsa más o menos avezado.

A punto de concluir este artículo me dicen ahora que las prioridades de la directiva de aquí en adelante se van a concentrar en la renovación del Bernabéu. Una obra edilicia de dimensiones y costos astronómicos. Al menos ahora se comprende el destino de tanto ahorro. Por un rato me entretuve pensando que seria para solventar algunos arbitrajes favorables ‘como lo hacen todos’… Me tranquiliza saber que no hemos caído tan bajo. Es solo que a nuestros dirigentes le importan más los muros que los hombres.

Con más un siglo de experiencia a cuestas deberíamos haber aprendido que cuando las revoluciones de la ilusión se vuelcan diametralmente al pragmatismo hiperrealista la suerte está echada.  Cuando los ideales se tuercen hacia el verticalismo y la homogeneidad, los individuos se disuelven y cuaja la masa obediente a un politburó omnipresente pero no por ello omnisciente.

El mitógrafo y novelista británico Robert Graves recomendaba conservar por lo menos un par de supersticiones para compensar el exceso de racionalismo de la vida moderna. Seguramente el autor de Yo, Claudio y La diosa blanca no es muy popular entre la gente de fútbol, será por eso que incluso antes de obtenerlo nos jactamos de desestimar toda connotación agorera en el número del trofeo que finalmente supimos conseguir. Sin embargo, daría la impresión de que, por desatendida, la maldición de la 13 se ha cernido con mayor perfidia sobre nuestros pasos, así pues no solamente se ha ensañado con nosotros sino que además nos ha hecho incapaces de reconocerla. La imagen de Cristiano aislado y cabizbajo abandonado el campo de Kiev me remite de alguna manera a una intuición de esa pesada certidumbre. Un hechizo que se rompe para siempre como el de las especies condenadas a cien años de soledad.

Llamadme lírica, llamadme tonta, llamadme traidora, llamadme Ismael. Si hemos de seguir adelante obsesionados tras el rastro de una ballena blanca que nos provoca con sentimientos encontrados, a sabiendas de que tarde o temprano nos conducirá al naufragio, quisiera ser de los pocos -o muchos- que pasada la borrasca consigan alcanzar la costa y arrastrarse hasta los blancos muros flamantes e impertérritos para estampar sobre ellos la consigna de una nueva utopía: “Seamos madridistas, pidamos lo imposible”.

@juliapaga Madridista allende los mares.

70 comentarios en: Todo lo que no me gusta de este nuevo Madrid (y no me atrevía a confesar)

  1. Habla de "la negligencia puesta en detener la salida de CR7". No creo que hubiera negligencia alguna. El Presidente quería que CR7 se fuera, con o sin victoria en la Champions, y por lo tanto no había ninguna posibilidad de que se intentara siquiera detener esa salida. Al contrario, la favoreció aceptando prácticamente sin discutir la primera (y tal vez única) oferta que le llegó por él.
    Desconozco cuándo se le planteó a Zidane la exigencia de hacer un nuevo equipo sin CR7, pero sospecho que no mucho tiempo antes de que anunciara su salida. En ese momento, cuando vio que no había otra solución, él, que se opuso en todo momento a traer jugadores que pudieran hacer sombra a "los suyos" no lo aceptó, y decidió marcharse sin más.

  2. Presumo que tanto a Zidane como a Cristiano, cada uno en su faceta de entrenador y jugador, el Madrid les hizo más grandes a ellos que lo que ellos, con su trabajo, colaboraron en hacer grande al Madrid. Cristiano ya se va dando cuenta del frío que hace fuera y Zidane, en cuanto coja a un equipo, veremos de lo que es capaz de verdad. Al final, sea quien sea, es el Madrid el que los hace grandes.

  3. Mi más sincero pésame por el madridismo que procesas, tal y como dejas constancia de tu desencanto en todo lo expuesto. Pero claro, si para ti la contratación de Lopetegui es un atropello, (tal y como opinan todos los antimadridistas y algún madridista como tú), entiendo que estés tan desencantada con el RM. Lo curioso de esa contratación es la verdad que sobrevuela y que saben todos pero niegan la mayor en voz alta: si en lugar del RM a Lopetegui le ficha el Arsenal, no hay atropello y juega el mundial.

    Está claro que son tus obsesiones que vuelcas aquí por la marcha de Zidane y CR7, y claro, el bueno de Julen paga el pato. Pero confieso que aún ando perplejo por el siguiente párrafo:

    "La pérdida de la perspectiva humana en la aventura del fútbol que está acusando el Real quedó en evidencia a lo largo de las semanas transcurridas entre la conclusión de Rusia 2018 hasta el cierre del periodo de pases."

    ¿Comorr? ¿Mande? ¿ein? ¡toma ya! pérdida de perspectiva humana... flipo con las imágenes que alimentan tu mente y dan forma a esta ¿evidencia? que ha demostrado el Real Madrid en el periodo de fichajes y pretemporada. Una pregunta, por curiosidad, esto, sea lo que sea, lo de la pérdida del lado humano, ¿solo le ha pasado al Real Madrid o es algo común en los demás equipos en esta aventura del fútbol?,no sé pero ha debido de ser tremendo.

    En fin, que tengas suerte en discernir cuando está la suerte echada y cuando no es más que un mero artificio literario, retórica, adornos semánticos para justificar, vestir y dar palmaditas a las filias y fobias de cada uno.

    Yo sigo adelante, y como yo, muchos madridistas, sin ninguna obsesión por seguir ningún rastro, sin sentimientos encontrados, apoyando, animando y regocijándonos por cómo funciona de bien y cómo puede funcionar mejor, el equipo de mis amores. Así es, con fe y esperanza, sin hacer caso a los tremendos nubarrones que hacen presagiar el inevitable naufragio que nos pintan, nos vaticinan y nos aseguran desde los medios de comunicación todos los años. Y aún así, el RM consiguiendo lo imposible: tres champions consecutivas; 4 en 5 años. Sonríe, yo siempre lo hago con esos datos.

    Claro, que eso es un milagro... (¿cuando se repite mucho un milagro deja de serlo o la suma de ellos hace uno mayor?), pues se ha hecho sin jugar a nada durante todos esos años, con entrenadores que no sabían como ZZ, y siempre ganando de suerte, además con el hándicap de no tener director deportivo y el que viene siempre es dudoso y el que se va es buenísimo y un error de bulto siempre... y aún así, jejeje más que sonreír, me descojono al ver la sala de trofeos y la quina que tragan.

    Por tu último párrafo te diré que la utopía madridista es que el doblerasero desaparezca de los medios. Lo demás, los logros, la historia hecha y la que queda por hacer, puede ser utopías imposibles para el resto del mundo, nunca para nosotros. Somos madridistas.

    1. Amén x 2 a tu respuesta.
      No me ha gustado nada el artículo. Yo también le doy el pésame por semejante madridismo que profesa la articulista. Si es que se puede llamar madridismo a eso...
      Se puede ser crítico, pero este artículo esta repleto de una crítica destructiva e infundada.

      1. Ya, no entendí todo ese derrotismo y disparos a todos lados, en mi caso tenía muy serias dudas con Lopetegui la verdad, pero esta resultando mejor que esperado.

        Iba a responder al articulo:

        Que son esos derrotismos y cuentos para no dormir..?

        Que somos el Madrid.

        Que nadie se olvide.

        1. Bueno, no hace falta opinar mucho mas, la verdad... Solo que los datos vistos desde su cristal... Vamos, que yo en su lugar boto el cristal, o me quito la mascara y abandono el barco... No hacen falta tantos recursos literarios para anonadar al lector... Al final la opinion muy clara no ha quedado... Ni siquiera en el tema de las reformas del estadio... y mira que es dificil ser ambiguo ahi... Pero nada. El tiempo le dira si tiene razon o no. Y eso si la encuentra... Y eso, claro, si es que en verdad la esta buscando, y no esta lanzando escopetazos al buen tun tun, a ver quien cae...
          De todas formas, no he visto mas articulos del autor, asi que a mi solo me deja esta nefasta carta de presentacion...
          Saludos.

  4. Que articulo más... raro. Editorialmente hablando. Siempre he creido que esta publicación lleva con orgullo ser un refugio de forofos. Es decir, donde encontramos la complicidad de otros para dar rienda suelta sin sonrojo a nuestras mas impresentables irracionalidades respecto a nuestro equipo. Y eso significa dejar a un lado nuestras habituales tendencias a la critica, la ecuanimidad y la ponderación. De la misma manera que el disfrute de la ficción exige la suspension de la incredulidad, el forfismo reclama la suspension de la autocritica, la entrega acritica al mito, el cierre de filas frente los agravios del enemigo. En fin, un espacio en el que nos podemos arrastrar por el barro sin bochorno (aunque confesaré que yo borro los mails de la Galerna, como si fuera porno) Ese acuerdo de suspension de la autocritica que creo que es lo que hace atractivo este sitio, es el que hace extraño este articulo aquí. Incluso, aunque tuviera razón en lo que dice. Pero no se puede ir vestido a una club de nudistas.

    1. Habla ud muy parecido al autor del articulo... Y bueno, no se ofenda, pero me voy a tomar la molestia, solo por esta vez, de respnderle...
      1ro: Si tanto le molesta los emails de la Galerna, por que no cancela su suscripcion???
      2do: Como es posible que tenga una idea tan bien hecha de la Galerna, como la que acaba de describir, tildando el contenido de todos los artículos de forofismo, y haya sido capaz de detectar este artículo, contrario a todo lo que se presenta, si ud como dice borra los emails de la Galerna??? Vamos que se le ve el plumero... eso, o ud miente... o peor, es venenoso...
      3ro: Nunca he entendido la necesidad que tienen algunos de robarse un momento que no les corresponde... No se con que objetivo ha intentado HA INTENTADO ofender a toda la Galerna, la verdad... Será para hacer escuchar su voz, que al parecer nadie escucha, de ahi el deficit de atencion que ud parece padecer??? Si es asi, le recomendamos los chats de Marca, más hechos a su medida...
      4to: Me da miedo imaginar que es lo que leerá ud, si es que COMO DICE, borra los emails de la Galerna... Seguroleces, seguramente... o mejor, algo del Palomar...
      5to: te has retratado... Aqui todos sabemos leer entre lineas...
      6to: ten un buen dia.

      Saludos.

      1. Siento que haya entendido tan erroneamente mi comentario, dicho desde una evidente sonrisa. Tanto querer leer entre lineas con gafas prejuiciosas que parece que se le ha escapado la intencion jocosa. La proxima vez pondré emojis.

  5. Estoy en desacuerdo con casi todas las opiniones que ha expuesto usted, doña Julia Pagano.
    Y cosas como "La pérdida de la perspectiva humana en la aventura del fútbol..." o "...a nuestros dirigentes le importan más los muros que los hombres" me suenan a la nada envuelta en demagogia.

  6. Querida Julia: muy respetable tu artículo y con ese peculiar estilo tan rico en sustantivos y epítetos propios de tus latitudes, que no solemos utilizar aquí en la Península Ibérica. Como ya te vengo detectando desde hace semanas, has acabado por plasmar tu visión un tanto abatida y - permíteme - negativa de todo lo que ha acaecido en nuestro amado club durante los meses de estío. A mí también me dolió la marcha de Zidane - especialmente - y la de Cristiano por supuesto, un jugador irrepetible en nuestra historia pero al que no voy a echar nada de menos como persona, y espero que cada vez menos como integrante de la plantilla. Yo sí estoy ilusionado con Lopetegui, y como sé - de primera mano, pero no puedo contar los detalles por temas de confidencialidad - que el Real Madrid actuó correctamente en el proceso de su fichaje, informando con suficiente tiempo al presidente de la RFEF, que, por cierto, estaba encantado por cobrar la cláusula de rescisión e incluso llegó a felicitar tanto al Real Madrid como a Julen, no puedo admitir que aquello, como tú afirmas, fue "el atropello más grande e inesperado que pudiésemos imaginar". Conozco de tu madridismo perfectamente y te siento muy decepcionada por muchas circunstancias. Pero permíteme decirte, como madridista veterano (casi 45 años de socio) que hemos pasado muchas peores etapas que este verano. Yo en particular tardé en ver alzar una Copa de Europa más de 30 años, con frustraciones año tras año, y ahora que he vivido "in situ" 7 de ellas, y 4 en los últimos 5 años, no sé si volveré a vivir algo así. Para mí, con todos los errores o despropósitos que tú percibes y narras, esta época es un Nirvana merengue absoluto. Por supuesto que todo es mejorable, que Mariano no es Cristiano, y que tampoco me gusta ver a Vinicius en el Castilla. Para mí, que he visto como se fichaba en otros tiempos a Pablo García, a Gravesen, a Emerson, a Freddy Rincón, a Manolo Canabal o a Rambo Petkovic créeme que tener la plantilla de la que disponemos, aún sin Cristiano, es una bendición del cielo. Te mando un fuerte abrazo y espero que poco a poco vayas recuperando un poco de optimismo (tu último párrafo está pletórico de fe).

    1. Magnífica respuesta, solo apuntar que evidentemente Vinicius no es Cristiano, pero que hubo un tiempo en que ni siquiera Cristiano era CR7, sino un chaval joven e inexperto que apenas podía enfrentarse a un defensa con oficio. Así que no podemos comparar a los chavales jóvenes con los que ya se consagraron, además de injusto sería estúpido y sobre todo nos dejaría sin descubrir a los gigantes que alcen las copas del futuro.

      En cualquier caso por mi parte maravilloso que se sacuda el árbol si se caen madridistas tan dudosos, nos quedaremos los mejores.

    2. Excelente su comentario, señor Dumas.
      Lo suscribo de principio a fin. Yo soy un socio tan veterano como usted, he conocido también los años de vacas flacas, y francamente, no creo que vayan a caer los muros del Bernabéu sobre Sansón y los filisteos. Eso de la pérdida de la perspectiva humana me recuerda el "discurso" de Ángel Capa, dicho sea con todos los respetos.
      Y sí, a mi también me ilusiona nuestro Lope. El tiempo dirá.
      Saludos.

    3. Enhorabuena por su respuesta Athos. Le había respondido a la de vagawain que también es otra respuesta espléndida. Las suscribo (si pudiera escribir tan maravillosamente), ambas dos.

    4. Me sumo a la respuesta del Sr. Dumas, elegante. Y mi lado forofo me lleva a secundar punto por punto las opiniones de casi todos los lectores de hoy, Fernando, Juan, Vagawain,... Lamento su abatimiento en esta época gloriosa, qué le vamos a hacer, tiene que haber de todo.

    5. Me da mucha envidia la mesura y ponderación con la que escribe señor AthosDumasE.

      Yo soy mucho más bruto, y diría cosas mucho peores, pero hace unos años me dijeron que cuando tienes muchas formas al mismo tiempo de atizar a alguien, mejor cállate.

      Sólo voy a comentar una cosa, me ha dolido y molestado mucho este párrafo:

      "La pérdida de la perspectiva humana en la aventura del fútbol que está acusando el Real quedó en evidencia a lo largo de las semanas transcurridas entre la conclusión de Rusia 2018 hasta el cierre del periodo de pases. Desde la negligencia puesta en detener la salida de CR7 hasta el repentino zarpazo de ahogado de la repatriación de Mariano, que me suena a salvavidas de plomo, pero ha de ser mi mala memoria. La acumulación de arqueros -¡llegamos a cargar cinco en un avión para un único partido!- parecía una estrategia adrede para desmoralizar a Keylor, y terminó con la salida de Lunin al Leganés y el “lujo” de tener en el banquillo al mejor guardameta del mundial que en definitiva supimos que, con tal de estar cerca de sus hijos, venía a España hasta de aguatero."

      ¿Por qué ser del Madrid, si todo te hace sufrir porque todo lo hace mal? No lo entiendo.

      Es más, me preocupa que no meta a Odriozola en el paquete, eso quiere decir que Odriozola esta frito. Cuando alguien que está atizando todo lo hecho por el MAdrid pero no dice nada de un fichaje específico del Madrid eso suele ser malo.

      Y por último, aún estando de acuerdo en que lo de Vinicius es raro, y que Lopetegui a mi no me convencía nada de nada, he de decir que de momento, sin entusiasmarme, me está gustando bastante más de lo que me esperaba. Como aún es pronto, esperemos unos meses y a ver como evoluciona.

      1. Propongo que el Sr. Dumas sea el portavoz oficial de nuestro amado club.
        No se puede expresar una opinión contraria de forma mejor y más educada, enhorabuena!
        En cuanto a la respetable aunque para mí equivocada opinión de la articulista, sólo decirle qué tenga fe, que al final este entrenador y esta filosofía del club nos darán muchas más alegrías.
        Hala Madrid!

      2. Ole, Tanis. No me habia dado cuenta de lo de Odrizola, ni lo que planteas... Pudiera ser que se le olvidara, pero igual, mas vale estar antento.
        Mis repetos para la respuesta de el Sr Dumas, y para la de Jesus, en el parrafo mas arriba... aunque mas que portavoces, Jesus, creo que lo que nos intentan es enseñar cómo pensar, cómo descubrir las mentiras dentro de las medias verdades que pueda emitir la prensa.
        En cuanto a la autora, creo que lo ha dicho demasiado alto y muy poco claro... Es su respetable opinion, pero no hace uso de argumentos de apoyo en todo el articulo...

      3. Por cierto, Tanis:
        ''¿Por qué ser del Madrid, si todo te hace sufrir porque todo lo hace mal? No lo entiendo.''
        Suscribo esa pregunta, a ver si alguien por aca se anima a dejarnos su impresion... Yo de verdad, tampoco lo entiendo... Ni siquiera que es lo que le ven... Acaso no disfrutan con el fútbol??? Con toooodo el fútbol???

    6. Excepcional capotazo, Athos, y me quito el sombrero (por el ejercicio) si no fuera por el exagerado "pletórico" que te gastas, pues, a mi modo de entender, restas credibilidad ante los demás pero refuerzas la defensa ante tu compañera... dicho con toda la inmensidad de la sonrisa del gato de Chesire ante Alicia. 😉

  7. Estupenda salida al quite,creo que se llama asi en terminos taurinos,cuando se sale en auxilio,de una mala faena o fallo.
    Sr.Athos,una vez leido el quite,respire tranquilo.Muuuy bueno.
    Saludos desde mi GRAN CANARIA Y HALA MADRID.-

    1. Capotazo... le ha echado un capotazo a la compañera de fatigas (porque ambos escriben para La Galerna) frente a tanto comentario en contra. Hecho con gran elegancia para quitarle hierro a su sentimiento personal y hacerlo comprensible, humano y restarle solemnidad que la autora le da en su riqueza de epítotes y metonimias en su discurso pesimista. 😉

  8. Julia, te comprendo perfectamente y si te digo la verdad me ha costado dirigir tantas pérdidas como hemos sufrido este verano, desde las personas que se han ido a la nueva política de fichajes...me cuesta pasar del glamour en todos los sentidos a la austeridad más absoluta..

    Dicho esto, cuando ha empezado a rodar la pelotita de verdad me he olvidado de todo eso y estoy centrada en lo que hay, y poco a poco, por mentalidad madridista supongo, me vuelvo a ilusionar y tan lejos me llevan mis intuiciones que nos veo levantando la 14 en el Wanda...y es que no nos queda otra que cerrar la bocaza a los que nos están dando por muertos para la Champions.

    Saludos

    1. De hecho, tengo entendido que la directiva del Atleti, si el equipo llega a la final de Champions, de nuevo ante el Real Madrid, tiene pensado solicitar que se juegue en la Universidad Rey Juan Carlos. A ver si así...