Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Lo importante es el orgullo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Lo importante es el orgullo

Escrito por: La Galerna16 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se avecina la vuelta al cole y nuestros amigos culés ya preparan la lección que deberemos aprender durante los próximos meses. Suelen ser bastante tajantes con su forma de pensar y de transmitir. Y suelen ser, también, amantes de un pensamiento único que van modificando, según les conviene, con el paso de los años.

Al principio fue el tema de la cantera, que debía ser la piedra angular de todo proyecto que se precie. Si no basabas tu éxito en la cantera eras poco menos que un hereje. "Cantera vs Cartera" y todo eso hasta que llegó Neymar y pagaron tanto dinero por él que casi es mejor ni recordarlo. La lección posterior fue la del estilo de juego. Sólo existía uno, que era el del toque infinito hacia ninguna parte. Jugar bien era tener el ochenta por ciento de la posesión aunque fuera en tu campo. Lo demás no valía para nada y practicar un estilo contragolpeador era de mediocres. Sin embargo, años después juntaron a la 'MSN' y jugar a la contra ya era divertidísimo y más que aceptado.

Hecho el resumen, vamos pues con el último capítulo de estas inolvidables lecciones que abanderan los culés. En esta ocasión es la del orgullo. Ganar ya no importa, eso es lo de menos. El fútbol es mucho más que ganar. Conquistar títulos es de prepotentes. Y exhibirlos luego en fotografías ya ni te cuento. Lo que importa es el orgullo. Puedes quedar cuartofinalista de la Champions League, segundo en Liga y ser bailado por el eterno rival en la ida de la Supercopa de España, pero si mantienes el orgullo, qué lo mismo da. Hemos venido a enorgullecernos, el resultado nos da igual.

Probaron esta teoría tras ser eliminados por la Juventus y, al ver que les fue bien, han decidido rescatarla ahora ante una posible derrota en la vuelta de la Supercopa.

Lo mejor de las portadas, especialmente en Barcelona, es que lucen, con orgullo, por supuesto, la imagen de Messi mostrando la camiseta culé tras un gol que no sirvió para nada. Pero, oye, les hizo sentir muy orgullosos. De Cristiano dicen que fue un chulo por hacer lo mismo el pasado domingo en una final. Nos cuentan que Luis Suárez ha entrado con los tacos por delante en el kiosco para comprar las ediciones de hoy de 'Sport' y 'Mundo Deportivo'. Ahí estaba De Burgos Bengoetxea dando saltitos.

Por cierto, qué poco eco han tenido las declaraciones de Busquets lanzando un dardo envenenado al propio club. Hay un incendio más que evidente en el Barcelona, pero no conviene que los lectores lo sepan todo, que la temporada es muy larga y esto no es el Real Madrid.

En la capital, mientras tanto, se debaten entre encumbrar a Zidane -ya era hora- y denunciar, junto al francés, lo que está pasando en los últimos tiempos en torno al Barcelona, los comités y el propio Real Madrid. Ha tenido que ser claro Zidane para que los medios "afines" -no ponemos poner más comillas- se den cuenta de que, efectivamente, algo pasa. Porque sí, a nosotros nos gusta ganar y queremos ganar, pero también tenemos nuestro orgullo, aunque no lo utilizamos como excusa, sino como arma.