Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
El Liceo francés y el Real Madrid

El Liceo francés y el Real Madrid

Escrito por: Athos Dumas15 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A finales del siglo XIX, y como en otras ciudades y países de Europa Occidental, hubo un interés creciente en Madrid por la práctica de aquel deporte importado de Inglaterra por entonces llamado foot-ball. En España, como se sabe, dicho deporte se empezó practicando en la provincia de Huelva por trabajadores británicos en las minas de Río Tinto. Y el Recreativo de Huelva se fundó oficialmente en 1889, siendo el club Decano en España.

En Madrid, se practicaba en descampados polvorientos, merced a estudiantes que habían tenido el privilegio de haber viajado a tierras británicas. En 1897 se fundaron los primeros clubs en Madrid, entre ellos la Sociedad de foot-ball (conocido como “La Sociedad”), que posteriormente pasaría a denominarse como Sociedad Foot-Ball Sky, y la Association Sportive Française.

Este último club se fundó dentro del seno del Liceo Francés de Madrid, colegio laico francés que es, por cierto, el de mayor número de alumnos de toda la red mundial de Liceos franceses. No hay mucha documentación al respecto de este club, sabemos que en 1902 pasó a denominarse Association Sportive Amicale y que tenía una sana rivalidad con el Sky, en forma de numerosos encuentros amistosos, ya que ambos clubes tenían como vínculo común la célebre Institución Libre de Enseñanza, origen de le educación laica y privada en España.

Como es bien sabido, el Madrid Foot-ball Club, origen de nuestro Real Madrid C. de F., fue fundado en 1902, fruto en parte de la paulatina desaparición de la Sociedad Foot-Ball Sky (en la que llegaron a jugar los hermanos Padrós, Julián Palacios, los hermanos Giralt y los hermanos Meléndez, todos ellos importantísimos componentes del Madrid en sus inicios, ya bien fuese sobre el terreno de juego o en los despachos). En 1904, el Madrid, viendo venir como una amenaza dentro del fútbol madrileño la aparición del Athletic Club de Madrid – filial del Athletic de Bilbao - , decidió crecer absorbiendo a dos grandes del fútbol madrileño, el Moderno Foot-Ball Club, campeón de Madrid en 1903, y la Association Sportive Amicale, entre cuyos futbolistas más importantes destacó Pedro Parages, antiguo alumno del Liceo Francés de Madrid.

Precisamente Parages fue una de las primeras figuras del Madrid C.F., conquistando como jugador titular cuatro Copas del Rey seguidas (desde 1905 a 1908), marcando en dos de ellas con sus compañeros Prast, Berraondo, los hermanos “Patache”, Armando Giralt y el guardameta Alcalde como jugadores más destacados.

Pedro Parages pasó posteriormente a formar parte de la Junta Directiva del Madrid, llegando en 1916 a ser elegido Presidente de la entidad, cargo que ocupó hasta 1926. En su mandato, concretamente en 1920, el Madrid CF recibió por parte de Alfonso XIII su corona de Real. Bernabéu, que jugó – y ganó títulos, entre ellos la Copa del Rey de 1917 – bajo la presidencia de Parages, siempre dijo de Don Pedro que “…fue la gran figura fundacional del Real Madrid Club de Fútbol…” En esos 10 años de presidencia el Madrid logró 3 Copas del Rey y 8 Campeonatos de Madrid.

No fue Parages el único presidente del Real Madrid procedente del Liceo Francés de Madrid. También fue alumno destacado Rafael Sánchez Guerra, periodista y político: Don Rafael presidió durante una época muy complicada (1935-1936) nuestro club, denominado Madrid Club de Fútbol bajo la II República, conquistando la Copa de España en 1936 (contra el Barcelona en Valencia, con la célebre parada de Ricardo Zamora al penalti lanzado por Escolá) y dos subcampeonatos de Liga. Recordemos que, desde 1936 a 1939, el club no tuvo actividad deportiva a causa de la Guerra Civil, y que estuvo a punto de desaparecer por motivos de quiebra económica.

Los vínculos entre el Liceo Francés y el Real Madrid son pues muy notables desde siempre. Sin embargo, el vínculo más conocido es el que supuso la llegada de Don Raimundo Saporta a la directiva del club en 1952. Saporta era alumno del Liceo desde 1941 – procedía de un liceo parisino y él y toda su familia, todos de origen sefardí, llegaron a Madrid huyendo de la guerra y del nazismo. He de decir con gran orgullo que uno de los profesores que tuvo Don Raimundo en el Liceo fue mi padre, que le impartió clases de contabilidad y de dactilografía, que indudablemente le sirvieron para su futuro como financiero en el Banco Exterior de España.

Saporta, deportista mediocre, pronto se apasionó por el baloncesto, deporte que se cultivaba – y se sigue cultivando con mimo – en el Liceo Francés, y desde 1942 - a sus 16 años – fue elegido delegado del equipo de baloncesto, cargo que siguió compaginando con sus primeros empleos remunerados hasta 1948, año en el que fue nombrado tesorero de la Federación Española de Baloncesto por el entonces presidente, el General Jesús Querejeta. Durante sus años de delegado en el Liceo, el equipo de baloncesto creció hasta ganar dos campeonatos de Castilla (1951 y 1952), con jugadores legendarios, también exalumnos del Liceo Francés como Ignacio Pinedo (que llegó a ser jugador internacional y entrenador del Real Madrid, muriendo prácticamente en la cancha como entrenador del equipo en una final de Copa Korac ante el Clear Cantú en 1991), Arturo Imedio, Juan José Vías o José Antonio Muñoz (todos ellos fueron internacionales y jugaron en el Real Madrid también). En el Liceo también destacaron sus dotes de organizador de torneos en el deporte de la canasta. Fue precisamente en 1952, tras perder el Madrid la final del campeonato de Castilla ante el Liceo Francés en el Frontón Fiesta Alegre, cuando Don Santiago Bernabéu conoció a Saporta. Estaba Don Santiago queriendo organizar un gran torneo de baloncesto para conmemorar las Bodas de Oro del Club, cuando se dirigió a la FEB para conseguir un buen coordinador para el evento. Y el General Querejeta le recomendó a su ya por entonces Vicepresidente, Saporta, que organizó un campeonato ya considerado como mítico que disputaron entre el club anfitrión, el Racing de París, la selección de Puerto Rico y un combinado norteamericano, Lakenheath Pirates.

La organización de dicho torneo fue tan perfecta que, a los pocos días, Bernabéu le ofreció el puesto de tesorero en el Real Madrid a Saporta. Además de sus dotes financieras y de organización, Saporta tenía una cualidad muy poco común en su época: el don de los idiomas, con su perfecto dominio del francés y su buen manejo del inglés, además de su proverbial riqueza multicultural y sus dotes de diplomacia.

Ya es bien conocida su participación en la creación de la Copa de Europa de fútbol, junto a la Federación Francesa de Fútbol (FFF) y al diario L’Equipe, pero no hay que olvidar que tuvo mucho que ver en la gestación de la Liga Nacional de Baloncesto en 1957 (con seis equipos al principio, el Real Madrid, el Joventut, el Estudiantes, el Barcelona, el Aismalibar y el Orillo Verde). También participó activamente en  la Copa de Europa de baloncesto que nació en la temporada 1957-1958; ya por entonces Saporta era miembro de la FIBA y, por lo tanto, también uno de los padres de la nueva competición junto a mitos como Bora Stankovic o Robert Busnel.

Hay todavía más vínculos entre el Liceo y el Real Madrid, y aún existen a día de hoy. Sin ir más lejos los cuatros hijos de Zinedine Zidane han pasado por las aulas de dicho colegio (los más pequeños siguen estudiando allí) , y tanto su primogénito Enzo como su segundo hijo Luca ya han debutado en el primer equipo, mientras que Théo y Elyaz  juegan en las categorías inferiores en Valdebebas.

¡Larga vida a dicho vínculo!