Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡Que le corten la cabeza!

¡Que le corten la cabeza!

Escrito por: Miguel Cuesta24 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No vivimos precisamente en El país de las maravillas en el que la chillona reina gritaba cada dos segundos “¡que le corten la cabeza!” ante un agravio de la plebe. Ni mucho menos en la Edad Media dónde esa amenaza, lejos de ser un cuento infantil, era la pena de muerte que sufrían los condenados, la mayoría, sin juicio justo. Alguien gritaba y señalaba con el dedo: “¡Brujería!” y de fondo siempre se escuchaba una voz solitaria que daba inicio al linchamiento de la masa sobre el acusado: “¡Que le corten la cabeza!”. Afortunadamente los tiempos han cambiado. ¿O no?

En las últimas horas estamos asistiendo a una condena en firme por parte de un pastor llamado sensacionalismo y un rebaño llamado…rebaño que le sigue. Sí, hablo de las acusaciones de dopaje a Sergio Ramos. La noticia saltó en la tarde del viernes como consecuencia de una nueva filtración de Footbal Leaks. Documentos que reflejan datos fríos a los que hay que darle la cocción, la sal y sobre todo la pimienta de los titulares. De nada sirve que esa información refleje que Sergio Ramos dio positivo en una sustancia legal si se aplica de manera intraarticular como así fue. Tampoco es fiable que el mismísimo director de la Agencia Mundial Antidopaje haya escrito una carta formal asegurando que no hubo irregularidades en los análisis que se efectuaron al central del Real Madrid. Ni siquiera que la UEFA haya respaldado toda esta información y negado que haya ocultado un positivo irregular. Nada vale. Porque, miembros del jurado, Sergio Ramos es culpable de todo lo que se le acuse desde el momento en el que decidió vestir la camiseta del Real Madrid. No hay más.

Internet, las redes sociales y nuevas tecnologías no han acabado aún con la prensa en papel, pero sí han acabado con el periodismo. De eso no hay duda. Hoy en día los titulares han dejado de ser esa frase impactante que resume el contenido de la noticia para convertirse en una frase impactante sin más. Si lo que dice adultera el contenido de la noticia o, incluso, si es directamente falso poco importa.

“Sergio Ramos dio positivo después de la final de la Champions 2017”

“Sergio Ramos tuvo dos incidentes en controles antidopaje”

“Sergio Ramos investigado por la Agencia Antidopaje”

“Ramos, escándalo de dopaje”

Son algunos de los titulares que acusan, sin ninguna duda, de dopaje al futbolista del Real Madrid. Una sombra que ya siempre va a estar ahí sin explicar que una cosa es dar positivo en una sustancia (algo que sucede constantemente) y otra bien distinta darlo en una ilegal que permita mejorar tu rendimiento. Pero eso no se aclara en las grandes portadas. El lector se queda con los titulares que, en manos de los ‘anti’, son directamente la guadaña del verdugo que cae sobre el cuello del camero. El daño es irreparable y algunos medios son cómplices de él por la voracidad de ser quienes más pinchazos atraigan a sus webs y perfiles. Más peces en la red significan más dinero que pagan sus anunciantes. El prestigio de Ramos, su entorno, su familia, el dolor que pueden generar y, por último -debiendo ser lo primero- ser honestos no entra en sus planes.

Algunos se sentirán cómodos devorando la carroña, el verdugo tapara su rostro siendo cómplice de la injusticia, otros preferiremos tener toda la información antes de lanzar un alarido; pero señores, los voceros siempre serán voceros y su rebaño ya ha balado el dictamen: “¡Que le corten la cabeza!”.

6 comentarios en: ¡Que le corten la cabeza!