Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Bale y la salchicha de Lincolnshire

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Bale y la salchicha de Lincolnshire

Escrito por: La Galerna15 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tres partidos de máximo nivel, cuando se abrían a nuestros pies las fauces de averno, son muchos. Tres encuentros de altura saldados con buenos resultados son demasiados. Para nuestros enemigos, que son muchos y cobardes, desde luego, resulta demasiado. Les conocemos de hace tiempo y sabemos que aprovecharán cualquier excusa con tal de sacudir al Real Madrid. Como buenos roedores, roerán con fruición cualquier hueso hallado en el alcantarillado de una competición siniestra, hasta convertirlo en un silex de marfil presto para la puñalada aviesa con nocturnidad, premeditación y alevosía.

Cierto es, como proclama The Hernia Chronicle, que nuestro querido e ingenuo capitán se ha metido en un lío. Un guirigay sobre el que escucharemos alto y claro a nuestro editor Don Jesús Bengoechea próximamente. Sin embargo, en otros líos nos meten otros, generalmente el de siempre, Pili, amigo de Mili, cuyas pérfidas intenciones se adivinan desde Tombuctú a Socuéllamos. Como todo lo que viene de ese singular personaje llamado Tebas, esto es lo que ha dado a llamar un canteo; un puñetero escándalo que se eleva en proporción geométrica, en tanto y cuanto se prolonga en el tiempo con mofa, escarnio y el agravante de ensañamiento.

Es cierto que Ramos es reincidente y que el camero ha demostrado empíricamente que el hombre es aquel animal que tropieza con el mismo pedrusco cuantas veces sea necesario. Aunque el bueno de Gareth, no tanto. La UEFA y La Liga convertidos en guardias de la porra hoy se enfrentan a cara de can como severos castigadores. Pero en la barra del VAR de la UEFA no se engaña a nadie como con el garrafón del bochinche de la Liga. Si fuerzas tarjetas en Europa y le das todo el bombo al asunto, amén de ciertas capciosas preguntas (y no menos capciosas respuestas) en zona mixta, ya sabe uno a lo que se expone. Máxime si lleva la camiseta blanca. Pero en la Liga de Tebas, where amazing happens, todo es posible.

Vendria a ser como comparar VAR europeo, transparente e integrado en el espectaculo, con esa flauta de VARtolo que tocan al alimón Tebas, Roures y los árbitros de Rubi, donde un ente abstracto compuesto por un aquelarre de sorginas colegiadas toma, desde Zugarramurdi, decisiones tan opacas como un Komintern del Partido Comunista chino.

El caso es que, hasta cierto punto, Ramos se merece una colleja por reincidente. Pero lo de Bale clama al cielo y desnuda hasta el esperpento las verdaderas (vengativas) intenciones de Javier Tebas. Ya saben, ese "madridista" votante de VOX capaz de asociarse con el secesionismo mediático de William Randolph Roures -lean ya a Fantantonio y descubran a Jaime Robles Lobo- con tal de ganar trofeos con el verdadero club de sus amores: la Sociedad Deportiva Panoja de la que Tebas es accionista muy mayoritario. No nos perdona Javi que no nos gustara su intento de adulterar la competición en Miami con els sus amics de siempre.

Para empezar, el pobre galés demostró en el Wanda Panda que esto de los cortes de manga no se le da muy bien. Frente a las imponentes butifarras de Vic, que nos ofrecieron en el Bernabéu ilustres adversarios como Giovanni o Van Empujommel, echando espumarajos de odio por la boca, el embutido de Gareth no deja de ser una sausage de Lincolnshire. Una cosa ligera que se acompaña con beans en el desayuno.

Digno, precisamente, de Mr. Bean es denunciar a Bale por semejante pamplina y obviar la lluvia de ratas  (y mecheros y botellas...) que tuvo que soportar Thibaut Courtois en el fondo del estadio de la mejor afición de España. Una hinchada popular que volverá a adorar, cual ídolo proletario, a un señor que cobrará en el banquillo del pueblo nada menos que 24 kilos por temporada. Ni las ratas ni lo del cholo. No lo podemos entender porque no hay quien lo entienda.

Volviendo al cantoso canteo del mandamás de la Liga, fíjense si el calado de la desfachatez es grande que hasta Freddy Relaño nos lanza un capote desde su púlpito. "Tebas se ha puesto en este caso en evidencia, por si no bastara su mal manejo de los descansos en Copa del Barça y el Madrid", apunta.

Desde el Campo Nuevo, cómo no, se relamen. Pero claro, cuando cuentas con ayuda divina, como demuestra Sport en portada con su monja blaugrana, todo es siempre más fácil.

Más fácil, desde luego, que soportar al madridista de Tebas.

¡Feliz fin de semana amigos galernautas!