Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis del equipo
La pizarra de Zidane: los laterales I (fase defensiva)

La pizarra de Zidane: los laterales I (fase defensiva)

Escrito por: David T1 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El partido ante el Valladolid dejó, en general, un sabor agridulce en el madridismo. Por un lado, pudimos ver detalles buenos en la primera parte. Brotes verdes que traen algo de luz tras una temporada con más grises de lo que hubiéramos deseado. Asociaciones en corto, rápidas, que eliminaban rivales, y un buen posicionamiento general que permita recuperar rápido cuando se perdía la posesión. El descanso rompió el ritmo del Madrid y en la segunda parte, el hecho de no haberse adelantado en el marcador pareció pasar una elevada factura al equipo de Zidane. Poco a poco el equipo fue cediendo el dominio que tuvo durante los primeros 45 minutos y posiblemente el recuerdo aún reciente de la falta de acierto en el remate final la temporada pasada no hizo más que incrementar el nerviosismo de los jugadores.

Siempre he pensado que en el fútbol -y en cualquier otro deporte- de alto nivel, el estado anímico de los jugadores en cada momento es fundamental. En muchas ocasiones puede ser el factor diferencial que dicte el camino hacia la victoria o la derrota.

Como decía, en la segunda mitad retornaron conductas y aspectos negativos que tantos problemas causaron la temporada pasada, y por eso he decidido analizar algunas jugadas con más profundidad.

Según está estructurada la plantilla a día de hoy, y viendo el planteamiento de Zidane en estos dos primeros partidos, creo que los laterales van a tener un rol fundamental en el devenir de la temporada. Digo a día de hoy, porque el mercado aún no está cerrado y siempre puede haber sorpresas, aunque la llegada de alguno de los jugadores que más suenan estos días -Eriksen, Van de Beek, Fernandes o Pogba- solo haría que me reforzase aún más en esta opinión.

Kroos, Modric, James, Isco, Hazard, Benzema. Jugadores con un talento ofensivo enorme, pero que tienden a sobrecargar la zona central del campo. Salvo cambios radicales en el sistema de Zidane, opino que el rol de los laterales es más importante que nunca en este Madrid. Generar amplitud en el último tercio del campo va a ser fundamental para poder desatascar la circulación en las fases en las que el rival consiga agruparse y defender de forma ordenada.

En los partidos de Liga muchos equipos van a forzar al Madrid a un juego más estático, tratando de acumular jugadores en la zona central, y por esto precisamente el papel de los laterales tomará gran importancia. Zidane y sus colaboradores tienen mucho trabajo táctico y posicional por delante, pero todos los equipos tienen aspectos que mejorar y corregir. Lógicamente el Madrid no es una excepción.

Unos números antes de continuar: 118, 110, 106, 94 y 63. Son los goles del equipo -en Liga- en las últimas cinco temporadas. En años anteriores, la increíble capacidad goleadora difuminaba estos desajustes, y aunque todos los veíamos, tenían un impacto inferior en muchos partidos y fases de la temporada.

El año pasado fue malo, muy malo incluso, de acuerdo. Para muchos ni siquiera sirvió como un año de transición, directamente lo consideran tiempo perdido. Yo creo que incluso de lo malo se debe aprender. El cuerpo técnico y la plantilla deben ser, más que nunca, conscientes de ello, para que el equipo pueda crecer desde sus debilidades. En el fútbol profesional actual se analiza hasta el último detalle, y no puede ser que los rivales te conozcan mejor de lo que te conoces a ti mismo.

En este articulo me quería centrar en dos aspectos. Primero, la facilidad con la que los rivales rompen las líneas del Madrid generando ventajas importantes y situaciones claras de gol, con pocos pases y excesiva facilidad.

Y segundo, el papel defensivo y ofensivo de los laterales, donde de momento Marcelo y Carvajal parecen tener un sitio asegurado.

El sistema defensivo estaba muy claro. 1-4-1-4-1. Bale en la derecha ayudó más de lo que muchos hubiéramos esperado. Kroos parece el encargado de ordenar cuándo el equipo debe adelantar las líneas y suele ser quien lleva el tempo de la presión.

 

Jugada 1. Primer minuto después del descanso, saque de banda a favor del Valladolid. A priori el equipo parece bien posicionado, Isco y Kroos quizás excesivamente cerca el uno del otro.

El interior del Valladolid se acerca a recibir, Marcelo es arrastrado.

Un inciso. Esto es exactamente a lo que me refería antes. Para mejorar, estudia tus debilidades. Marcelo tiene que ser consciente de sus problemas en fase defensiva. Le cuesta leer y anticipar cómo va a progresar la jugada. Por otro lado, Casemiro y Carvajal tienen que evitar por todos los medios precipitarse como ocurrió el otro día en varias ocasiones. Es necesario que sepan medir cuándo deben ser conservadores para evitar ser superados fácilmente. Son jugadores más implicados en defensa, pero en ocasiones les pierde querer llegar a todas las ayudas y coberturas. En este caso, Isco debería ser quien impida esa acción, protegiendo así a Marcelo.

 

 La distancia Ramos-Marcelo aumenta. Unal y Guardiola leen bien la situación (o siguen el plan establecido) y se preparan para ocupar el espacio libre.

Balón al lateral (Kroos sí está más atento y reacciona rápido) que juega al primer toque a la espalda de Marcelo. La actitud excesivamente estática de Casemiro, Isco y Marcelo les deja alejados inicialmente de la zona por donde progresará la jugada.

Casemiro reacciona rápido, pero se precipita en la ayuda a Ramos que está correctamente colocado para impedir que Unal pueda girar y progresar. Unal filtra el balón perfectamente a su compañero y ya está generada la ventaja.