Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La exclusiva mesa del Real Madrid

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La exclusiva mesa del Real Madrid

Escrito por: La Galerna20 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Griezmann dijo el otro día que él comía ya en la misma mesa que Messi y Cristiano Ronaldo. El jugador del Barcelona brilló ante el todopoderoso PSV y los periodistas dijeron que el argentino más bien comía solo. Mientras eso sucedía, el Real Madrid guardaba silencio, no entraba al trapo, consciente de que su momento iba a llegar. Y llegó. Vaya si llegó. El debut blanco en Europa fue atronador. Imaginamos a Griezmann metido bajo la cama arrepintiéndose de su machada y a los periodistas 'Pro-Messi' y 'Pro-Barça' quedándose sin datos en el móvil. El Real Madrid apabulló a todo un semifinalista de la pasada Champions League. "Eliminó a Atlético de Madrid y Barcelona y se quedó a un gol de jugar la final", dijo Lopetegui, como queriendo recordar que el campeón no le ganó a cualquiera, sino a un señor equipo.

Fue un 3-0 incontestable en el que lo peor, de hecho, fue el resultado. Pudieron ser seis o siete. Olsen estuvo memorable y nos faltó puntería -sí, pese a la goleada-. Juego escandaloso, transiciones de vértigo, presión coral, generosidad en el esfuerzo y una implicación total por parte de todos y cada uno de nuestros jugadores. La Real Madrid League saca lo mejor del único club que sabe dónde está el punto G de esta competición. La mesa merengue es exclusiva y sólo los que portan ese escudo se sientan en ella. Lo lamentamos por Griezmann, Messi y el Barcelona. Hay que juntar trece Copas de Europa para reservar un asiento. De momento pueden conformase con la mesa de los campeones de Europa League o la de los orgullosos cuartofinalistas.

El punto negro de la noche lo puso, como tantas otras veces, la prensa. El Real Madrid se exhibió, Modric firmó un partido de leyenda, Mariano debutó con un golazo... y los periodistas preguntaron por Cristiano Ronaldo en zona mixta. Tal cual. Especialmente bochornoso resultó el canutazo de Mariano. Salió ahí, feliz, radiante, con una sonrisa de oreja a oreja, con ganas de explicar sus sensaciones tras una noche inolvidable, pero se encontró con no menos de tres preguntas en las que el protagonista era el delantero de la Juventus. Que si la expulsión, que si se retiró llorando, que si el dorsal. Todo ello a un chico que no había podido ver nada -el partido entre Valencia y Juve fue a la misma hora que el del Real Madrid- y que venía de ofrecer un nivel altísimo en sus primeros minutos de la temporada.

No fue mejor la rueda de prensa de Lopetegui. Le preguntaron por Courtois y Keylor Navas, por la suplencia de Asensio, por Cristiano Ronaldo, por Bale sin Cristiano Ronaldo. Sí, justo anoche, que tenían una oportunidad única de hablar de fútbol y de intentar que el entrenador les explicase el por qué del recital que se vivió. No les interesa el juego y tampoco lo disimulan. Hace tiempo que dejaron de ser la mujer del César...