Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La curva de Bale

La curva de Bale

Escrito por: Marcelino26 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Una nueva dimensión

La llegada de Gareth Bale al Real Madrid en el verano de 2013 supuso un punto de inflexión para la entidad de Concha Espina. El conjunto blanco se hacía con uno de los dos jugadores llamados a liderar el próximo lustro acompañando a Leo Messi y Cristiano Ronaldo, y además lo hacía en el mismo verano en el que Neymar Jr, la otra gran estrella emergente, aterrizaba en el Camp Nou. Estos movimientos daban una nueva dimensión a ambas escuadras y sentarían las bases de la lucha de poder europea en los años venideros.

El Real Madrid juntaba a Gareth Bale con Cristiano Ronaldo en el mejor momento de la carrera del portugués y lo integraba, además, dentro de una plantilla descomunal. Pronto nacería el fenómeno de la BBC. De pronto, el equipo blanco contaba con un tridente ofensivo que mezclaba muy bien entre sí y le daba opción de estar vivo en cualquier partido y competición, porque sencillamente tenían más recursos que los demás. Los resultados no se hicieron esperar y en el primer curso llegaría la ansiada “décima” en el que la BBC jugó un papel absolutamente crucial.

Pronto nacería el fenómeno de la BBC. De pronto, el equipo blanco contaba con un tridente ofensivo que mezclaba muy bien entre sí y le daba opción de estar vivo en cualquier partido y competición

La ecuación era sencilla, Ancelotti tenía en sus manos una escuadra de muchísima calidad y terminó configurando un bloque conservador que le permitía tener control en los partidos con la amenaza del tridente ofensivo siempre presente, para castigar en todo tipo de situaciones. Con Karim Benzema como nexo y punto de apoyo para fijar las defensas, ordenar los ataques y lanzar las transiciones, Cristiano Ronaldo y Gareth Bale eran los encargados de dar profundidad a través de su zancada y la enorme capacidad de pegada de uno y otro. El Madrid contaba legitimante con “una delantera de 100 goles”.

Sin embargo, a finales del curso 2013/2014 Cristiano Ronaldo comenzaría a sufrir problemas musculares que se unirían a otros de carácter articular. A partir de entonces todo cambió para el astro portugués, su físico fue perdiendo exuberancia paulatinamente, lo que le obligó a abarcar menos metros, más orientado al carril central y la zona de remate. Como era de esperar, Cristiano se adaptó a esta situación, transformó su juego y el resto es historia.

En ese punto Gareth adquiría un nuevo rol, si cabe más importante, pues era el único elemento de la BBC que tenía un físico portentoso que le permitía ser un elemento de profundidad a través del desequilibrio y la conducción larga. De este modo, asistimos a dos cursos (14/15 y 15/16) en una nueva BBC, con menos armonía y simetría de la que tuvo en su primer curso, pero igualmente portentosa. Con un nuevo Cristiano Ronaldo y sin la figura de Ángel Di María, el desequilibrio corría a cargo del galés.

Sin embargo, no todo era de color de rosas. Bale empezó a evidenciar, desde bien pronto, que existía un problema serio de disponibilidad. Muchos problemas físicos que daban pie a que el jugador se perdiera importantes tramos de competición y la dificultad añadida que eso supone en términos de recuperación, pues no es sólo el tiempo que uno está fuera sino lo que tarda en recuperar la forma, y en el caso del jugador galés, al ser un jugador de una musculatura pesada, estos procesos son más largos.

Muchos problemas físicos que daban pie a que el jugador se perdiera importantes tramos de competición y la dificultad añadida que eso supone en términos de recuperación

Por otra parte, hay que entender el aspecto competitivo y emocional del jugador. Bale es un jugador frío, de pulsaciones bajas, lo que suele implicar que le cueste conectar con los partidos. Esto tiene aspectos positivos y negativos. Ese factor clutch que le acompaña durante su carrera tiene mucho que ver con esto. En esos partidos/momentos en los que las pulsaciones se disparan y los nervios están a flor de piel, el galés ni se inmuta y sigue haciendo su partido, y como tiene calidad, la hace valer. Sin embargo, a nivel competitivo requiere que el partido le llegue a él, pues él sólo toma lo que se ofrece. Eso también da pie a que el jugador, tantas y tantas veces, aparezca desconectado de los partidos, especialmente en el día a día liguero. Es un comportamiento diametralmente opuesto a la de cualquier crack, que en cuanto el partido no le llega decide coger el toro por los cuernos y hacerse con él.

2016 sería el año de la explosión de Gareth. En ese rol, como elemento de desequilibrio y autosuficiente del ataque blanco, el galés cumplió con su papel en un último trimestre de la temporada, en el que Cristiano tuvo muchos problemas físicos. Bale, en cambio, estaba a un nivel físico y de confianza altísimo y, sabedor de ello, el equipo le buscaba constantemente. El partido le llegaba y el galés cumplió. Se ganó la undécima Copa de Europa, en la que tendría un papel crucial, más en juego que en goles, pero en la que dio un rendimiento sobresaliente. Como colofón la Eurocopa con Gales en Francia y su célebre encuentro contra Portugal en semifinales.

Se ganó la undécima Copa de Europa, en la que tendría un papel crucial, más en juego que en goles, pero en la que dio un rendimiento sobresaliente. Como colofón la Eurocopa con Gales en Francia

Mucho se ha escrito sobre la disparidad de rendimiento de Bale en Gales y el Real Madrid y la capacidad de liderazgo del galés. Como decíamos, Bale a nivel competitivo es un jugador muy particular y esto no cambiaba poniéndose la casaca roja del equipo nacional. Chris Coleman, técnico de Gales, configuró un equipo muy trabajado, con un circuito asociativo interesante en el que todos los caminos confluían en Gareth. No era que Gareth tirase del equipo, que también, sino que todo el equipo giraba en torno a su figura, y él respondía. Un patrón que también reprodujo André Villas-Boas al frente del Tottenham en la temporada 12-13.

En este sentido, Bale es un jugador que no requiere tanta libertad como otros jugadores, sino que seguramente se desenvuelva mejor en contextos en los que sean sus técnicos quienes dibujen caminos para acercarle al juego, a sus compañeros y al gol.

José Alvalade

En plena cresta de la ola y tras extender su contrato con el cuadro blanco hasta 2022, llegaría el encuentro de la quinta jornada de la fase de grupos de la Champions League en Lisboa frente al Sporting CP. En el minuto 55 y tras un lance con Coates, sufriría una lesión de tobillo que le apartaría de los terrenos de juego durante tres meses.

Sea casualidad o causalidad, lo cierto es que tras esa lesión nada volvió a ser como antes. Si bien seguía siendo un jugador con un punto de explosividad y velocidad muy alto, se veía un físico más pesado y con menos agilidad, aunque el galés nunca fue un jugador especialmente elástico. Además, en su ausencia, el Real Madrid firmó uno de los mejores cursos de su historia con un doblete que tendría como guinda la final de Cardiff.

Sea casualidad o causalidad, lo cierto es que tras esa lesión nada volvió a ser como antes

Acercándose a la treintena es normal que el jugador fuera perdiendo un punto de energía física y ese rol que ocupó en la BBC como elemento de desequilibrio permanente cada vez podía ofrecerlo menos. Por así decirlo, sus características se iban pareciéndose más a las de Cristiano Ronaldo y al equipo no le sentaba tan bien como antaño su tridente ofensivo. Además, en su ausencia el equipo se había coronado campeón de Liga y Champions, lo cual disparó el status de algunos de sus compañeros, especialmente Isco Alarcón, Lucas Vázquez y Marco Asensio. Entre esto y sus continuos problemas físicos fue perdiendo sitio en los esquemas de Zinedine Zidane.

Por así decirlo, Bale para Zidane tenía un rol similar al de Ronaldo, como delantero de segunda línea en el carril central orientado al remate. Como elementos puros de banda, el técnico galo prefería a Lucas Vázquez y Marco Asensio, que eran capaces de ofrecer esfuerzos más prolongados y recorridos más largos desde línea de cal. Y en el once titular prefería que Ronaldo cohabitara con Isco que con Bale.

Además, Zidane entendió que Gareth era un jugador con un físico extremadamente frágil y pareció medir mucho el volumen de minutos que disputaba el ‘11’. En una temporada que descarriló pronto en el día a día y que se vio enfocada, demasiado temprano, al título europeo, Bale empezó a ser el jugador del Real Madrid en liga y lo cierto es que su rendimiento, en ese semestre de 2018, fue muy bueno, pero era en un equipo de circunstancias.

Kiev

La final de Kiev, con momento clutch y foto para la historia incluida, parecía el momento en el que Real Madrid y Bale separarían sus caminos. Un momento simbólico si cabe, por la importancia del hito, por la presencia de Bale en momentos importantes, pero también por la realidad que había detrás, la de un jugador que, pese a su calidad, acumulaba dos cursos en un rol secundario y no acorde a su teórica calidad y jerarquía.

Pero, primero Zidane y después Cristiano Ronaldo salieron del equipo y la situación dio un giro radical.

Sin embargo, confiar en Bale la empresa de liderar un Real Madrid post-Cristiano Ronaldo no era una empresa sencilla. Aunque la calidad de Gareth Bale no se discute, ya que pocos jugadores tienen más condiciones que él, físicamente es un jugador en el que no se puede confiar porque sus músculos no aguantan el frenesí de la competición. Y, por otra parte, sigue siendo ese jugador frío en el campo y con falta de tensión competitiva que no es capaz de rellenar el vacío de referentes que sufre el equipo blanco esta temporada.

El cuadro blanco está atravesando innumerables problemas como equipo que muchas veces requieren de la solución individual para sobreponerse. En este punto, Vinicius Jr se ha destapado como un arma poderosa fruto de su descaro y su energía física. Pero el brasileño no deja de ser un niño y es evidente que todavía tiene problemas en la definición. No obstante, el papel de Vinicius es el que necesitaba el equipo de Bale, pero el ‘11’ se ha mostrado incapaz de transmitir ese liderazgo o producción.

Siendo un jugador importante, tanto para Lopetegui, como para Solari, lo cierto es que no ha terminado de traducir esa confianza en rendimiento. Una nueva lesión a principios de curso le abrió la titularidad al joven brasileño y el extremo se adueñó del flanco izquierdo, ofreciendo registros diferentes.

Bale, entre tanto, no termina de despegar y su llama cada vez parece más resplandeciente. Físico o confianza, confianza o físico, la cuestión es que hace tiempo que no se ve a un Bale que domine los partidos, que se coma el terreno de juego. Un dato muy ilustrativo es el desplome de sus cifras en términos de regates completados. El regate es una jugada muy relacionada con el estado de confianza y físico del jugador, pues requiere la convicción y la energía de superar a su par en un duelo individual. En el caso de Gareth las cifras se han precipitado hacia abajo.

*Datos: whoscored

Seguramente Bale no sea el tipo de referente que un día imaginó el madridismo, y su papel como primer espada del equipo está en entredicho. Estamos ante un futbolista con las condiciones necesarias para marcar el devenir de cualquier encuentro y por sus botas pasarán gran parte de las opciones del Real Madrid en la presente temporada. En sus manos está revertir la situación actual.

 

 

 

Marcelino
Twitter: @Marcelino_AdE

33 comentarios en: La curva de Bale

  1. Si juega Bale es posible que creamos algún problema al equipo contrario, pero si lo hace Lucas Vazquez ¿qué mensaje estamos enviando? Bale precisa confianza, toda la que se le pueda dar hasta el día en que se vuelva a romper. Desgraciadamente.

    1. Cuando juega Lucas le estamos transmitiendo al equipo rival que le tenemos miedo y que creemos que somos inferiores a ellos y no le podemos jugar de tú a tú, ellos también lo saben y adelantan sus líneas 20 metros lo que dificulta muchísimo nuestra salida del balón desde atrás y obliga a Benzema y Vinicius a Hacer esfuerzos larguísimos para poder elaborar una jugada de ataque. Yo puedo entender que juegue Lucas si quitas a Kroos y dejas a Casemiro y Modric en el centro y pones a Lucas por la derecha, Bale o Asensio por la Izquierda y Vinicius y Benzema arriba, en cambio en un 4-3-3 con Lucas arriba pierdes muchísimo potencial en ataque.

  2. Bale aunque tenga que ocupar plaza en el banquillo es todo un lujo en una plantilla. Disponer de él como recambio es una bala más que se ha demostrado necesaria en más de una ocasión, aunque me parece que últimamente se emplea tarde porque por desgracia el equipo empieza a pedir cambios demasiado pronto. Si sale una venta buena, adiós sin dudarlo, si no es así estoy encantado de contarle entre los nuestros.
    Y referido a la última polémica surgida con su no celebración del gol ante el Levante, algo que para mucha gente (perdone la gente por definir así a estos) es un grave problema de convivencia y de compromiso en el vestuario, a mí me dio la impresión que lo que no quería es celebrar un gol de penalti, que no le parece algo para enloquecer como han hecho siempre otros, por eso chocó la mano luego con Lucas, cosa que no habría hecho si estuviera disgustado con él. Esto me lleva a otra de sus grandes utilidades para el equipo, concentra las críticas y las polémicas y además, gracias al idioma inglés y la común incapacidad de sus hablantes para hablar bien cristiano, no dice ni pío ni en entrevistas ni en redes sociales. Creo que los madridistas nos deberíamos fijar en este último dato y no echar leña a un fuego mediático que solo busca perjudicar al Madrid, a sus críticos Bale les importa un pito.

    1. Debo decir que siempre he sido crítico con las actitudes de jugadores parecidas a lo que dicen que hizo Bale. Y digo que "dicen que hizo", porque coincido plenamente contigo. Cuando metió el gol, se quita de encima a los jugadores que le abrazan, y luego choca con todo el que se cruza la mano. Eso demuestra que con los compañeros no estaba enfadado, y que simplemente no quería celebrar el gol. Sea porque era un penalty, sea porque se quiere reveindicar, o por lo que le dé la real gana a él. Que le dieran la cera que le dieron los "mejores periodistas" del mundo por esto, me hace admirarle cada vez más. Contra todo y contra todos, como el Real Madrid.
      Debería darle alguien una camiseta para llevar por dentro, y cuando meta un gol mostrarla...que dijera algo así como "Ilustradme como he de celebrarlo, oh imbéciles"

  3. No acabo de entender por qué este año ha colado tan profundamente el mantra de que Bale "no rinde". Hasta el momento lleva una media goleadora de un tanto cada 2,4 partidos (habiendo jugado 31), cifra muy cercana a la de Benzemá, que lleva un gol cada 2 partidos (ha jugado 40). Lucas Vázquez (ya que se le ha sacado a colación) lleva 5 goles en 35 partidos jugados.
    No creo que sean estas cifras de un goleador que "no rinde". Mejorables, sin duda, pero bastante razonables. Claro que todo depende de donde le pongamos a Bale el listón. A mí me parece que en el caso del galés, el suyo es un listón muy curioso, nunca se está quieto, parece que hay quienes lo suben un poquito de año en año para que Bale nunca lo alcance. Es un listón de una exigencia casi sobrehumana el cual le exige que meta goles, que regatee, que haga juego, que lidere, que no se lesione jamás, que salga de fiesta con sus compañeros y recite el romancero gitano en cada rueda de prensa. Francamente, creo que a menudo se le pide que sea un tipo de jugador que, sencillamente, no existe.
    En mi caso, mis exigencias a un delantero son muy simples: quiero que meta goles, que marque en partidos importantes y que gane títulos. Bale hace las tres.
    Pero me alegra que el artículo razone otra opinión diferente de forma ponderada y objetiva, siempre es de agradecer (dicho sea sin asomo de ironía, que últimamente parece obligado indicarlo.)

    1. Siempre me ha llamado la atención esa exigencia (a veces desmedida) con Gareth Bale que hace que no se le valore por lo que ha hecho.
      Es cierto que ha perdido esa forma de encarar de los primeros años. Yo creo que incluso cojea cuando corre. Desde luego no parece el mismo desde aquella lesión de larga duración. Pero incluso en aquella época era discutido por casi toda la prensa y una parte de la afición, que le acusaba de impedir la progresión de los Jesé, Morata, Isco o más recientemente Asensio. Algunos me decían que la distancia entre Asensio y Bale era sideral. Teniendo en cuanta lo que ha hecho Bale; ojalá acierte, sería una grandísima noticia.
      Sin embargo, si analizamos los números en frío nos da un rendimiento en goles por partido jugado por encima de Raúl, Butragueño o Santillana. Auténticos mitos de las delanteras madridistas. Si los comparamos con extremos míticos como Gento, Amancio, Juanito o más recientemente Figo, la diferencia es muchísimo mayor.
      Tampoco me olvido de que, de los jugadores que yo recuerde, es uno de los jugadores que más pósteres nos ha dejado (la final de copa de Valencia, los dos goles clave en Champions). Diría que a la altura de Cristiano (en cuanto a goles memorables, ojo). No me olvido de los de Ramos, Zizou o Pedja (gol de referencia para mi generación).

      ¿Y este año qué? Pues en lo que llevamos de temporada, y ordenando los jugadores por minutos jugados, tenemos:
      Karim: 1 gol cada 164 minutos.
      Lucas: 1 gol cada 428 minutos.
      Bale: 1 gol cada 154 minutos.
      Asensio: 1 gol cada 727 minutos.
      Vinicius: 1 gol cada 416 minutos.
      Isco: 1 gol cada 537 minutos.

      Si incluimos las asistencias:
      Karim: 1 gol o asistencia cada 130 minutos.
      Lucas: 1 gol o asistencia cada 238 minutos.
      Bale: 1 gol o asistencia cada 112 minutos.
      Asensio: 1 gol o asistencia cada 363 minutos.
      Vinicius: 1 gol o asistencia cada 156 minutos.
      Isco: 1 gol o asistencia cada 268 minutos.

      Si bien es cierto que los goles no lo son todo, es obvio que es lo único que cuenta de cara al resultado, y es una forma "relativamente objetiva" de valorar el rendimiento.

      En lo que llevamos de temporada, y ordenando los jugadores por minutos jugados, tenemos:
      Karim: 1 gol cada 164 minutos.
      Lucas: 1 gol cada 428 minutos.
      Bale: 1 gol cada 154 minutos.
      Asensio: 1 gol cada 727 minutos.
      Vinicius: 1 gol cada 416 minutos.
      Isco: 1 gol cada 537 minutos.

      Si incluimos las asistencias:
      Karim: 1 gol o asistencia cada 130 minutos.
      Lucas: 1 gol o asistencia cada 238 minutos.
      Bale: 1 gol o asistencia cada 112 minutos.
      Asensio: 1 gol o asistencia cada 363 minutos.
      Vinicius: 1 gol o asistencia cada 156 minutos.
      Isco: 1 gol o asistencia cada 268 minutos.

      Si bien es cierto que los goles no lo son todo, es obvio que es lo único que cuenta de cara al resultado, y es una forma "relativamente objetiva" de valorar el rendimiento.

      1. También es una forma de ningunear el trabajo defensivo a lo largo de un partido, los movimientos para apoyar al compañeros, a todos los jugadores que colaboran para que se llegue a la situación de dar una asistencia, los robos al equipo contrario, los regates, la seriedad táctica y todo lo que conforma hacer un buen partido. Que por cierto suelen ser todos factores que son los que tiene en cuenta un entrenador a la hora de hacer una alineación. Para todo lo demás, PlayStation.
        Estoy lejos de criticar a Bale, y menos por lo que lo hacen otros. pero estoy hasta las narices del confrontacionismo que infecta a tantos madridistas.
        Y no digo que sea tu caso, eh?

        1. No le falta razón. Yo soy mucho de estadísticas, y los datos que aquí nos dejan, yo también los he utilizado alguna vez. Lo que pasa es que el deporte no es sólo estadísticas. Seguramente como usted indica, si vemos el nº de km recorridos Lucas Vazquez corra mucho más, o robe más balones (por poner dos ejemplos de otro tipo de estadísticas). Sinceramente lo desconozco. Pero de nuevo, el futbol no sólo son estadísticas. Porque ¿cuantas veces hemos visto iniciar un desmarque en carrera, en la derecha, y que Carvajal viéndole, amagara el pase, y se la devolviera a Modric, Isco, o Kroos o a quien fuera? Hay muchas veces que se ven pases "faciles", no autopistas, pero sí pases que un futbolista del MAdrid debería poder dar sin demasiados problemas y no se la dan. Yo eso lo he visto muchas veces. No sé si es por no ir a las cenas, por hablar poco español, o porque es Galés o porque la abuelita fuma, pero yo eso lo he visto en muuuuchas ocasiones. Y eso tampoco sale en las estadísticas.
          Con esto, no quiero decir, que toda la culpa sea de sus compañeros y que Bale sea un santito, creo que ciertamente debería implicarse más en el juego del equipo, en defensa, y en ataque, pero también quiero que quede claro que no todo es culpa suya, y que muchas veces le hacen el vacío.

        2. Ya digo que los goles no lo son todo, pero las sensaciones tampoco; se tienen que reflejar en algo tangible. Lo de "crear peligro" está muy bien pero al final tiene que transformarse en goles. Lo mismo pasa con la pelmada de la posesión (que está muy bien si luego sacas el aguijón) o el porcentaje de acierto en los pases. Me tienen que mostrar qué pases ha intentado y en qué momento. Los hay fáciles, buscando generar una ocasión y también descuidados o temerarios.
          Y sí, claro que hay que ver la parte defensiva, porque esto va de meter goles y de que no te los metan. Es cierto que Bale podría dar más en defensa (como tantos otros que no voy a poner) en cuanto a colocación e intensidad. En fase defensiva siempre serán mejores jugadores más pequeños, con el centro de gravedad bajo, que les permite reaccionar antes en espacios cortos (Llorente, Lucas, Lass,...), aunque puedan verse penalizados después en una carrera larga.
          La respuesta anterior sólo era para poner números al "fichaje fracaso" de Bale que nos quieren vender algunos.

          Y por último, no he jugado a la PlayStation en la vida.

    2. Bale no es un jugador más. Hablamos de un futbolista con condiciones de ser uno de los más decisivos del continente, temporada sí y temporada también. Y eso no va sólo de goles o estadísticas sino de influir en los encuentros, a través del juego y el propio resultado. Y, sea por unas razones o por otras (doy mi punto de vista en el texto) no está ofreciendo el nivel que atesora, no el que se le presupone, sino el que tiene. Respecto la exigencia, es un tema francamente subjetivo, pero a Bale hay que exigirle coforme a sus posibilidades, que son las de una estrella mundial.

      Por condiciones, Bale debería ser tan importante en el R.Madrid como lo son Neymar Jr en el PSG, Griezmann en el Atlético o Hazard en el Chelsea, porque tal es su categoría. Pero al final, son tres cursos en los que no termina de encontrar su sitio en el equipo y no queda más remedio que mirarle.

      1. Pues Neymar Jr. lleva dos temporadas en el PSG, y a partir de febrero, KO.
        Pero vaya por Dios, parece que solamente es Bale el que siempre está lesionado...

      2. Diferimos en que, para usted, Bale no está siendo decisivo a día de hoy. Yo creo que sí. A este Madrid sin Bale se le van casi un tercio de los goles y pierde potencia y profundidad en ataque.
        Ahora bien, estamos de acuerdo en algo: puede ser aún más decisivo de lo que ya es. Hay una parte de su análisis que comparto: la lesión de Lisboa fue un punto de inflexión. A pesar de todo, muchos jugadores habrían visto su carrera directamente truncada tras una lesión semejante, a Bale, en cambio, después de aquello siguio y sigue siendo capaz de ofrecer momentos memorables.
        Por concluir: ¿creo que, ahora mismo, está al 100%? No. En eso le doy la razón. Pero sí creo que está a un porcentaje que justificaría confiar en él en lo que queda de temporada. Si se le otorga esa confianza, lo devolverá, ya lo ha demostrado otras veces.
        Y siga escribiendo artículos como este. Tienen mucha calidad.

  4. Bastante de acuerdo con Toni Mandriles.
    Yo no me había percatado del detalle que comentas sobre que luego chocó la mano con Lucas. Un detalle muy importante de cara a callar la boca a los periodistas...que por ser muy indulgente, les llamo así, porque no tienen ni la categoría de ciudadanos periodistas. Después de la acción y durante todo lo que llevamos de semana han estado echando la mayor cantidad de mierda posible en el último ataque que ha recibido el galés, por la acción con Lucas tras el penalti.
    ¿Pues no dicen que tiene que pedir perdón? Y que si no lo hace, que deben apartarlo del equipo...
    Madre mía la de burradas que tuve que escuchar ayer, incluido a Siro López, al que le creía un poco más profesional, y sobre todo teniendo en cuenta, que narra los partidos de baloncesto. Siro, debería aprender de David Alvárez. Este muchacho sí que sabe hablar, narrar y defender al club, sin resultar excesivamente empalagoso.
    Ya lo he dicho varias veces en comentarios por aquí, pero yo de Gareth, me largaba a final de temporada como también hizo Mourinho. No por darles el placer, sino por tener un poco de paz personal. Ya le echaremos de menos por mucho que no esté tan a tope como estuvo especialmente en la temporada anterior a que se lesionase en el 2016/17.

  5. Estando bien, esto es, no lesionado, Bale, en el actual Madrid, tiene que ser titular. Lo tuvo que ser contra el Girona y Levante. Solari se creó un problema perdimos además tres puntos vitales y la tranquilidad para ir a Valencia. La prensa no le "traga". Por qué será?

  6. Extraordinario artículo, como es habitual en Marcelino. Se aprende mucho de fútbol leyendo lo que escribe!!!
    La gente no evalúa a veces ciertas cosas de este jugador. Por ejemplo, en la ida en copa en el Nou Camp se criticó que saliera en la segunda parte por Vinicius. Resulta que el Barça se estaba haciendo con el partido, y cuando saltó Gareth al terreno de juego, metió al Barça en su campo.
    Vini estaba algo cansado ya, y el Barça estaba confiado en sacar adelante el partido. En el momento que ingresó en la cancha el galés, se dieron cuenta del peligro que corrían, y se notó el tremendo respeto que tienen por él. El equipo cambio por completo, y el partido empezó a volver a inclinarse de nuestro lado. Al día siguiente sólo se oían los típicos comentarios criticando a Gareth, y obviando lo futbolístico. Yo tengo que reconocer que sin haber sido jamás fan de Gareth, poco a poco he ido defendiéndolo cada vez más, cosa que no es necesaria: se defiende él solo con sus guarismos. Pero si que es verdad, que en la charla futbolística que tienes con la gente en la oficina, sólo salen improperios contra este jugador, y nadie analiza todo lo que puede ser meramente futbolístico, y yo creo que el Madrid en el Nou Camp no perdió porque salió Gareth, y si no ganó fue porque no andaba muy fino, porque si hubiera estado al 100% hubiera aprovechado seguro alguna de las opciones que tuvo. Esto no se valoró en absoluto.

    1. El partido de Bale aquella noche fue fantasmagórico, Yebrita. El equipo empezó a salir porque el cambio de disposición de Valverde tras la entrada de Messi y el propio desgaste propiciaron que el R.Madrid pudiera respirar tras media hora achicando agua. Pero Bale no fue ningún factor en el Camp Nou, de no ser por la ocasión fallida hubiera pasado desapercibido.

      1. Puede ser cierto, pero a mi me dio la impresión que la banda derecha del Barça, que había sido un coladero todo el partido, y gracias a la desidia defensiva de Marcelo vino el gol por ahí, se ceñía un poco más en defensa cuando entró Gareth. Es posible que fuera totalmente casual, pero a mi me dio la impresión que se replegaron más, y que le tienen cierto respeto.
        No obstante, he de reconocer que no tengo los conocimientos futbolísticos que tienes (es sin ironía, con profundo respeto) y no analizo tan finamente los partidos. Me fío bastante más de lo que comentas, que de lo dicho por mi. Analizaré el partido nuevamente, para fijarme en dicho factor.
        Gracias por el apunte.

  7. Como siempre aparecen los Beilistas justificando todo a este jugador, que seguramente serán los mismos que critiquen a otros jugadores de otros equipos por cosas similares o incluso mejores de las que hace Bale.
    La aportación de este jugador es muy pobre, el que esté jugando de titular Lucas Vázquez, es solo un indicativo del nivel de mediocridad de la actual plantilla del Real Madrid, y lo necesarios que son los fichajes y cambios el próximo verano.

    1. ¿Mediocridad? Hombre, creo que se pasa usted un poco. Piense que Lucas es titular por delante de gente como Isco, Asensio o el propio Bale. Decir que la plantilla es mediocre...
      Con todos los jugadores sanos, la plantilla es muy buena, a falta de (en mi opinión) un central y un delantero centro.

    2. Yo, más que Baleistas, si usted me lo permite, lo que veo es a muchos madridistas defendiendo a uno de los suyos, lo cual me enorgullece como aficionado. Además, el defendido nos lo pone fácil con sus cifras.

        1. Si no le vamos a defender algo nosotros, aunque sea un poquito... Este tipo ha recibido la mayor cantidad de hostias de la historia actual del fútbol desde horas antes de aterrizar en Barajas por parte de mamarrachos de la prensa, alguno de los cuales no serían capaces de recoger un balón del suelo con las manos por la panza que lucen.
          Imbecilidades del grado de que le gusta mucho el golf, que no habla castellano, que no se implica, que ha suspendido su boda dos veces...
          Por favor. Sólo por ese maltrato ya se merecería que nosotros le apoyásemos un poco. Las mentiras repetidas miles de veces han hecho pensar a mucha gente (muchos madridistas también, desgraciadamente) de que este hombre ha sido un fracaso; y de eso nada. Ni mucho menos.
          Ahí están sus datos y algunos de sus goles, ya para la historia, para nuestra gloriosa historia.
          GO, GARETH.
          COME ON

  8. Recuerdo la ilusión que me hizo en su día el fichaje de Gareth Bale. En aquel momento me parecía lo mejor que había en el mercado después de CR7 y Messi.
    Es una pena que siempre se ha lesionado cada vez que estaba en su mejor estado de forma. Después volvía de la lesión y claro, no era fácil recuperar el puesto. Cuando lo recuperaba y volvía a estar como un toro, ¡Pum! otra vez lesión. Y así hasta llegar a los 30 años.
    Creo que Bale ha sido (y es) un jugador fantástico para el RM, sin embargo no puedo evitar pensar en lo que pudo haber sido y no fue.

  9. Si he visto un jugador determinante saliendo en el segundo tiempo es a Guti. Con Bale me pasa un poco lo mismo salvando las distancias, espero mucho más de él si no es titular pues su calidad está al espacio y en el disparo con la zurda por las dos bandas, especialmente por la izquierda, y estos espacios aparecen más fácilmente en las segundas partes sin necesidad de que sean "sus técnicos quienes dibujen caminos para acercarle al juego, a sus compañeros y al gol", ya que asociarse no es lo suyo y tácticamente es un agujero. Magnífico artículo.

    1. A mí la jugada de Zidane en la final de Amsterdam me pareció genial. Bale no podía haber sido tan determinante de haber sido titular. Creo que la mejor manera de hacer daño al equipo rival es planteándoles un partido físico (y para eso quizá Lucas Vázquez deba ser titular) e intenso (no como el Atleti, eh?) y luego sacar a Bale y buscarle desmedidamente. Ya pasó en el Calderón. Y si Gareth Bale es un "arma letal" saliendo desde el banquillo, por qué hemos de considerar un castigo utilizar esa baza de la mejor manera? Al revés, su frescura ante un equipo ya cansado es una ventaja más que hemos de explotar. Si las circunstancias han derivado en que sólo podemos utilizar plenamente a este jugador de esta manera, no vale de nada quejarse, hay que asumirlo y aprovecharlo. Si además las condiciones del mercado no permiten hacer un cambio de cromos ventajoso, para qué venderlo? Falta que él mismo asuma el rol. Que no debería pasar nada. Por mí, Bale jugaría los 30 últimos minutos de todos los partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

A veces, el trabajo de Kroos parece invisible. Pues @10Kundera ha puesto los focos del Bernabéu sobre él para explicarlo magníficamente en @lagalerna_

https://t.co/ohsgVvfJyY

¿Está Rolex en el negocio de la relojería? Más bien en el del lujo. Pero haría mal si ignorara que vende lujo porque hace relojes.
A cuento de esto de Lurker: «En realidad, el Real Madrid se dedica a la producción de felicidad»
FLOR AND TINO https://t.co/tb94sweqaq @lagalerna_

“El Real Madrid no compite con otros clubes de fútbol, sino con Spielberg, el Circo del Sol y Les Luthiers”.

“Flor and tino”, acaso el mejor artículo hasta la fecha de Federico García Lurker.

https://t.co/x97FaAmSbg

Vía @lagalerna_

Toni Kroos recupera un balón en las costillas del campo https://t.co/JSQ1qyjhYq @lagalerna_

A mí con lo que escribe @delasherasmario me pasa lo que a él con el @realmadrid.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram