Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Keylor Navas: el nuevo portero del Real Madrid

Keylor Navas: el nuevo portero del Real Madrid

Escrito por: Jesús Bengoechea5 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"Tenemos un portero nuevo. Soy yo mismo. Me he cortado el pelo".
(KANG, 01.05.18.)

Al término del partido de vuelta ante el Bayern, los medios corrieron a recabar las impresiones del héroe del choque. Entre las cosas que un radiante Keylor Navas declaró ante los micrófonos se encuentra la broma que preside este artículo. Es una buena broma porque tiene un trasfondo, y revela tanta inteligencia como templanza. Hay una metáfora en ese corte de pelo. De hecho hay dos.

El comentario jocoso del tico iba destinado, obviamente y con no poca retranca, a todos aquellos que desde hace tiempo (desde que es titular del Madrid, creo yo) han reclamado al Madrid que fiche a un portero que le sustituya. Es público y notorio que el propio Real Madrid trató de traspasarlo, en beneficio de la llegada de De Gea, en el verano de 2016. La prensa, desde entonces, ha llevado a cabo un intenso ejercicio de rumorología respecto al fichaje de un nuevo portero, acompañada de un continuo ejercicio de crítica al club por pretender esos fichajes de guardametas que la propia prensa inventaba. Con la posible excepción del affaire Kepa, se trató de un notable alarde de cinismo antimadridista que por fuerza tuvo que horadar la moral de Keylor. La prensa acosaba a Keylor a base de hacer calar continuamente la idea de que era el club quien lo hacía.

La cosa llegó a tal punto que un homenaje a Keylor por parte de una peña acabó convertido en una sesión de bullying pública por parte del presiente de dicha asociación.
Influido sin duda por la canallesca, y tal vez quizá también por el pacharán, dicho presidente tomó el micrófono para sermonear a Keylor delante de varios de sus compañeros, del propio Florentino Pérez y del resto de peñistas, conminándole a aceptar que el Madrid debe contratar otro guardameta. Perplejo, pero no por ello amilanado, Keylor pidió la palabra para aclarar que él jamás ha dicho que el Madrid no deba tener otro portero. Como prueba de su sinceridad, al día siguiente fue a la peluquería.

Bromas aparte, el desbaratamiento de la coleta de Keylor tiene, a mi juicio, una segunda lectura más freudiana.

Es un hecho que el costarricense tuvo una mala actuación en el segundo partido de Cuartos de Champions frente a la Juve, y que su mala actuación complicó la clasificación de su equipo. En las imágenes post-partido de Real Madrid TV, tomadas en el vestuario, podía verse una imagen inusual de Keylor: la de un hombre abatido. Muchos, viéndole tan hundido, nos preguntábamos si remontaría el vuelo. Ojalá nos perdone por haber dudado.

A veces, para renacer de nuestras cenizas, para dejar atrás la carga anímica del error sin mirar atrás, necesitamos un cambio físico, una marca externa que obre de fuera hacia dentro. El corte del pelo o de la barba, como el de las uñas, encierra un simbolismo difícil de esquivar: son formas discretas e inocentes de renacer un poco, o un mucho si así decidimos que actúen. A veces no nos sentimos carne de futuro hasta que esos deshechos biológicos se desprenden y caen al suelo.

No todo hombre religioso es por necesidad hombre de ritos, pero creo que en Keylor se dan ambas condiciones. Así, esa ceremonia en la peluquería le sirvió para señalar el paso de página de la Juve. Se vio en el espejo con su nueva imagen y pensó eso. Pensó que el Madrid tenía ya un guardarredes ajeno a la impotencia de ese post-partido, un hombre que la ha dejado atrás. Un hombre futuro.

-El Madrid tiene un nuevo portero- musitó su propio reflejo en el espejo.

El resto de la historia ya la conocéis. La noche de Keylor ante el Bayern puede entrar, por su espectacularidad e importancia, en el Top3 de la antología histórica de las mejores noches de un portero del Madrid. Va camino de su tercera Champions, con lo que igualaría a Casillas. Yo dije cuando llegó que sería un mito del madridismo y se rieron de mí. El tema de si el Madrid ficha o no a otro portero ha dejado de ser relevante para Keylor. Él se quedará en todo caso en el lugar donde se ha hecho leyenda, que es a su vez el campo de las leyendas por antonomasia.