Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
James no es Llorente

James no es Llorente

Escrito por: Pepe Kollins17 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando todo hacía indicar que James Rodríguez acabaría en el Nápoles, el interés a última hora del Atlético de Madrid en el centrocampista ha abierto una posibilidad que, según los medios, no está descartada por ninguna de las partes. La presencia de Carlo Ancelotti, un técnico con el que siempre ha rendido a un gran nivel el colombiano, parecía determinante para zanjar la historia de James en el Real Madrid. No obstante, la estrategia de regateo del presidente napolitano, Aurelio De Laurentiis, quejándose por el “alto precio” que solicita el club blanco parece que no ha permitido que el asunto llegue, al menos todavía, a buen puerto.

Resulta sorprendente que un dirigente que hace pocos meses declaraba que si el Real Madrid quería al central Koulibaly debía de pagar 150 millones, ahora adopte una actitud de plañidera con una oferta ridícula por un jugador como James Rodríguez. Hasta el momento, el Nápoles solo ha ofrecido 40 millones, pero aplazando el pago un año mediante una cesión.

Este pretensión no parece satisfacer al Real Madrid, que necesita dinero en efectivo para poder acometer algunas operaciones todavía pendientes, así como para cumplir con los requisitos impuestos por la UEFA en su normativa del Fair Play. Es en ese escenario donde entra en escena el Atlético de Madrid, club que por lo visto sí parece dispuesto a abonar ya 45 millones.

La predilección del jugador es una incógnita. Si de la presencia de Jorge Mendes junto a los mandatarios italianos en las oficinas del Bernabéu se deduce que el jugador opta por este equipo, las palabras del padre del futbolista afirmando que su opción favorita es vivir en Madrid, pone en duda lo anterior. No obstante, llegados a este punto, convendría plantearse: ¿Debe el Real Madrid venderle a James Rodríguez al Atleti?

Los mismos argumentos que valían para rechazar el pase de Marcos Llorente al equipo colchonero pueden servir para contestar:

- El Atleti es un club que se niega a vendernos a ningún jugador y que, además, se jacta de este veto ante su afición.

- El Atleti es un rival directo, no se puede obviar que llevan dos años quedando por encima en la tabla clasificatoria. Nuestro rival no es solo el Barcelona, con quienes hemos jugado dos finales de Champions en los últimos años ha sido con ellos, no con los culés.

- Con James no se dan las mismas circunstancias familiares que servían de atenuante en el caso de Marcos Llorente.

Algunos madridistas rechazaron todas estas premisas, en el caso del canterano, bajo la convicción de que el Real Madrid no debe atender a qué club vende un jugador siempre que se pague el precio estipulado. No hay que tener miedo al que no te interesa, sostienen (planteamiento que sería incongruente con ponerle cláusulas que impidan a los cedidos enfrentarse al Madrid). En este sentido cabría preguntarse tanto si el precio que ofrece el Atleti es el adecuado como la máxima general, si realmente da igual a quién se lo vendas si pagan lo que pides. Ambas respuestas se pueden responder con la misma reflexión:

Dicho con todo el respeto del mundo hacia el chaval - que tiene un futuro prometedor por delante - James Rodríguez no es Marcos Llorente. El canterano es un joven que ha apuntado unas grandes condiciones pero cuya máxima versión la hemos visto durante solo un año en el Alavés. El colombiano acredita una dilatada experiencia en equipos de élite, con un bagaje de títulos impresionante, en muchos de los cuales ha sido un actor decisivo. Se puede objetar que siempre ha pecado de irregularidad, pero más por causa de las lesiones – ninguna grave, pero casi todas en momentos muy inoportunos – que por una presunta indolencia. En el peor de los casos, su zurda es tan exquisita que hasta en su versión más negativa es un jugador que, como centrocampista, garantiza una cifra de goles y asistencias muy notable. Nunca será ese balón de oro con el que se ilusionaban sus compatriotas en sus inicios, pero sí es un formidable futbolista, un complemento perfecto que ayuda a ganar títulos. Además, está en la edad en la que los centrocampistas comienzan a vivir su mejor momento y viene de firmar una Copa América a un nivel altísimo. Muchos se preguntarán cómo es posible, entonces, que no se lo quede el Real Madrid. No hay explicación. Son las cosas de Zidane y a Zidane se le acepta tal cómo es. No hay recorrido en ese sentido. Pero la cuestión es que venderle un jugador como James Rodríguez al Atlético de Madrid es darle una munición excesiva al “enemigo”. Y si no queda más remedio que, al menos, sea por una cifra bastante más elevada. Si Pogba cuesta 150, James Rodríguez es imposible que cueste 45.

Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx