Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Jaime Lazcano: el niño de los caracoles

Jaime Lazcano: el niño de los caracoles

Escrito por: Alberto Cosín30 diciembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hoy se cumplen 108 años del nacimiento de Lazcano, el autor del primer gol del Real Madrid en la historia de la Liga en 1929. Además de al balompié se dedicó a la medicina, fue novelista y escribió varias obras de teatro del género comedia como las tituladas "El Astrágalo" o "Amar es vivir". Un intelectual de la época.

Nació el 30 de Diciembre de 1909 en Pamplona (Navarra), era un extremo derecho muy rápido, fogoso, valiente, de excelente condición física, con un magnífico disparo y dotado de gran técnica individual. Las aficiones rivales le gritaban irónicamente "¡Dramaturgo!" debido a su afición teatral aunque su apelativo más reconocido fue "El niño de los caracoles".

Inició su trayectoria en el Club Atlético Osasuna llamando la atención del Madrid en el verano de 1928 cuando paga 6.000 pesetas por su fichaje. Meses más tarde, el 10 de febrero de 1929, en el estreno del conjunto blanco en la recién creada competición de Liga, no sólo inauguró el casillero, sino que logró otros tres tantos que, junto con el de Morera, dejaron un marcador final de 5-0 frente al Europa. Acabada la temporada firma 11 dianas, el Real Madrid finaliza la Liga en segunda posición, a 2 puntos del F.C. Barcelona, cae en la Copa en la famosa "Final del Agua" ante el Espanyol por 2-1 (tanto de Lazcano), pero conquista el Campeonato Regional por delante del Athletic de Madrid.

El 16 de septiembre sufrió un grave accidente de moto cuando iba camino de Sevilla para fichar por el Real Betis. Cerca de Villarta chocó contra un vehículo que le dejó en estado grave con heridas en la cabeza y congestión pulmonar. Se pensó que no volvería a jugar y el equipo verdiblanco desechó su fichaje. Reapareció en enero del año siguiente y pudo participar en la campaña 1929-1930. En el enfrentamiento liguero de la jornada nueve ante el F.C. Barcelona da comienzo la racha de Lazcano frente a la escuadra blaugrana al anotar 1 gol en la victoria por 1-4, y en la segunda vuelta logra otros tres que ayudan a derrotar por un contundente 5-1 al eterno rival.

La llegada de grandes jugadores para el curso 1931-1932 cambia el panorama de la institución, se contrata a los defensas Ciriaco y Quincoces y al delantero Olivares procedentes del Alavés, a Luis Regueiro del Real Unión y al canario Hilario procedente del Deportivo para conformar un excelente plantel. Se obtiene sin ninguna derrota la primera Liga de la historia con un Lazcano soberbio desde el ala derecha asistiendo a sus compañeros y marcando cinco goles, uno de ellos en la visita al F.C. Barcelona el 3 de abril de 1932.

En 1933 se revalida el entorchado liguero al aventajar por dos puntos al Athletic en una campaña en la que Lazcano cae lesionado y únicamente juega 4 partidos de Liga con dos goles en su haber. En la temporada 1933-1934 no se puede con el Athletic en Liga, pero se consigue tras varios años de espera la Copa. Se elimina consecutivamente a Osasuna, Athletic tras un desempate, y Real Betis para disputar la final ante el Valencia, al que se derrota por 2-1, tanto definitivo obra de Lazcano en el minuto 73. En la última temporada del jugador pamplonés como madridista -en 1935- termina con un total de 10 tantos, dejando gran sabor de boca al firmar un triplete al Barcelona en Liga en la jornada 10 en un partido que finalizó por un abultado 8-2.

El bagaje para la historia que deja "El niño de los caracoles" en la entidad blanca es de 147 partidos entre todas las competiciones y 79 dianas, ocho de ellas conseguidas en 9 partidos oficiales frente al F.C. Barcelona. Su carrera continúa en el Salamanca y el curso 1935-1936 es traspasado al Atlético de Madrid, en el que juega 12 partidos de Liga para colgar las botas a final de temporada.

Con España actúa en cinco encuentros y anota un gol. Hizo su estreno en un amistoso ante Portugal a la que se gana por 5-0 y dos meses después -el día 15 de Mayo- aparece en el XI inicial frente a Inglaterra en un partido para la historia. Forma en la delantera con Goiburu, Gaspar Rubio, Padrón y Yurrita y en una memorable tarde de España se vence a los inventores del fútbol por 4-3 (diana de Lazcano que suponía el 2-2). Se despidió de la selección en noviembre de 1930 en un amistoso contra Portugal (0-1) en el que tuvo que salir sustituyendo a Goiburu en el minuto 15.

Tras finalizar su carrera deportiva se dedicó a ejercer la medicina, aunque también llegó a ser seleccionador formando tripleta con José Luis Costa y Ramón Gabilondo entre 1959 y 1960. Además presidió la Federación de Pelota en 1963, deporte del que era gran aficionado, se le nombró vocal de la Federación Española de Fútbol en el mismo año y tiempo después fundó junto con su hermano José Luis -en Madrid- el Club Apóstol Santiago, una escuela deportiva dedicada a fomentar el deporte entre los más jóvenes.

Falleció el 1 de Junio de 1983 en Madrid a los 73 años.