Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Iker y Mou: historia hasta el reencuentro

Iker y Mou: historia hasta el reencuentro

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon29 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Les haré una confesión: como bloguero que suele comentar temas relacionados con el Real Madrid, a priori no pensaba meterme en el reencuentro que se va a producir, en pocas horas, entre el entrenador de un equipo inglés y el portero de un equipo portugués. Sin embargo, dejar de hacerlo podría suponer la huida de un tema que copará portadas y tertulias estos días (vean el Portanálisis) y que, por qué negarlo, tiene como trasfondo una parte significativa de la historia reciente del Real Madrid.

Trataré de hacer un análisis lo más desapasionado posible. Ello implicará centrarme al máximo en cuestiones objetivas (si es que existe la objetividad) y dejar al margen otro tipo de asuntos, que aunque resultan aceptados por muchos, no tienen una constatación fáctica indiscutible. De hecho, utilizaré como principal fuente de muchas de mis conclusiones las declaraciones de Casillas en diferentes entrevistas que, al no haber sido desmentidas por Mourinho, daré por ciertas.

CasillasMourinho

Haré un breve relato de los hechos en el que no sólo será importante el qué, sino el cuándo:

Cuando llega José Mourinho al Real Madrid en 2010, disputa su primera temporada con Casillas como portero titular. De hecho, Casillas jugó como portero titular en la Copa la mayoría de partidos, cuando es una competición que tradicionalmente ha sido destinada a dar minutos al segundo portero. En ningún momento se especula, por parte de los medio y aficionados, acerca de una mala relación personal entre el entrenador y el portero. Teniendo en cuenta las circunstancias del momento, la temporada, sin ser un éxito, no ha sido un fracaso y el nivel de Casillas ha sido muy bueno, en la línea de su carrera hasta entonces.

Tras la disputa de la Supercopa en agosto de 2011, la tensión entre el Real Madrid y el Barcelona vive sus momentos más calientes. Tras la bronca final, Casillas adopta una postura muy beligerante hacia los jugadores del Barcelona y en unas declaraciones posteriores les recrimina su actitud en el campo. Días después, según la versión de Iker, se pone en contacto con Puyol y Xavi y llegan al acuerdo de rebajar la tensión en beneficio de la salud de la selección española.

Sin embargo, lo que trasciende  a los medios, es que el capitán del Real Madrid ha sido el que ha entonado el mea culpa asumiendo, por tanto, la completa responsabilidad por los lamentables incidentes ocurridos. En ese momento, por parte de los medios, se especula con que a Mourinho no le ha gustado nada esa intervención de Casillas y que hay un problema personal entre ambos. Sin embargo, la historia no toma mucho vuelo puesto que la marcha del equipo es óptima y finaliza con la liga de los récords. El nivel de Casillas, pese a un muy flojo final de liga, sigue siendo el habitual en él, en términos generales.

De la famosa historia de sus conversaciones con Xavi y Puyol, la sensación es que lo que trascendió fue una versión interesada desde el bando culé. Una versión que dejaba al club catalán como el bueno de la película. Uno de los problemas es que Casillas tardó unos tres años en desmentirla (entrevista con Gabilondo), pero como digo, la buena marcha del equipo y el rendimiento de Casillas hicieron que no tuviera recorrido hasta que se empezaron a torcer las cosas. Llegaremos en breve a ese momento.

En el verano de 2012, Casillas reconoce que su técnico, en el Madrid, no deja de llamarle todos los días para animarle en su lucha por la Eurocopa. Ya durante la celebración de la liga ambos había exportado al mundo una imagen en la que abrazados festejaban el título. Tras la nueva conquista del título por parte de la selección, Mourinho felicita a sus jugadores internacionales, a pesar de que por el camino han eliminado a la selección de su país.

Entonces llega el comienzo de una nueva temporada y el desplome del equipo es evidente. La mayoría de los jugadores están por debajo de su rendimiento habitual, pero quizá el que más preocupa es Casillas que empieza a fallar recurrentemente, costándole muchos puntos a su equipo. La desventaja en liga empieza a ser sideral, mientras que en Champions el equipo va sacando los resultados con más pena que gloria, pero encajando demasiados goles. Es entonces cuando, en una visita a Málaga, Mourinho decide sentar a Casillas en beneficio de un muy nervioso Adán. Tras caer contra el Málaga, Mourinho insiste contra la Real en casa y Adán es expulsado a los 10 minutos saliendo Casillas en su lugar. La razón dada por Mourinho para semejante giro entonces fue que Adán estaba mejor, lo cual era reconocer que Casillas no estaba bien. El propio Casillas reconoció años más tarde que ese toque de atención le vino bien para mejorar su rendimiento. Por tanto, ambas declaraciones son perfectamente compatibles y parecen aludir sólo a motivos profesionales en la explicación de la suplencia de Iker por orden de Mou.

A partir de ese momento, Casillas no sale de la titularidad hasta que se produce su desgraciada lesión en el partido ante el Valencia. Aunque hablamos de un plazo breve, el rendimiento de Casillas durante esos partidos mejora con respecto a su versión inmediatamente anterior.

Ante la lesión de Casillas, no antes, el Madrid acomete el fichaje de Diego López.

Durante su periodo de convalecencia, el propio Iker reconoce que el contacto con Mourinho es constante y que este se interesa continuamente por su estado. Sin embargo,  el rendimiento de Diego López es tan inmaculado que no da verdaderos motivos a su entrenador para suplirle por un recuperado (?) Casillas. Es a partir de este momento en el que comienzan a aparecer continuas informaciones (?) acerca del problema personal de Mourinho con Casillas. Se filtra un supuesto ultimátum de los capitanes al club exigiendo la salida de un técnico luso que apenas tiene medios de comunicación que le defiendan. La polémica contó con un altavoz de excepción: la mujer de Iker.

Se suele decir que Mourinho humilló repetidas veces en público a Casillas. Como toda mentira repetida muchas veces, esto adquirió la apariencia de ser real para muchos. En realidad Mourinho sólo mencionó una vez a Casillas y fue para decir que era un fenómeno bajo palos, pero que le gustaba más Diego López, es simpleshh, lo recuerdan?

Quizá, los hipotéticos problemas personales entre ambos surgieron a raíz de la decisión de elegir a Diego de uno y el silencio (interesado o no, pero si poco edificante en su calidad de capitán) del otro ante los continuos ataques hacia su técnico. En cualquier caso, hablo de problemas hipotéticos puesto que ninguno los ha confirmado.

Hoy se reencuentran y la prensa deportiva (con perdón) de este país tendrá una nueva oportunidad de reabrir una herida que afortunadamente el tiempo ha cerrado para los madridistas. Que gane el mejor y a ver si al menos podemos ver los goles en los medios de comunicación deportivos (con perdón, de nuevo).