Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Iker y la máquina de dar hostias

Iker y la máquina de dar hostias

Escrito por: Siro López12 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Repasando tweets y comentarios tras la comparecencia ante la prensa de Iker Casillas, no deja de sorprenderme la lectura que unos y otros hacemos de la despedida del hasta ahora capitán del Real Madrid. Vaya por delante que yo soy de los que piensan que la trayectoria de Casillas en el equipo blanco merecía un mejor adiós y un mejor escenario que la frialdad de una sala de prensa para leer un comunicado en solitario. Si al final ha sido así es por expreso deseo del mostoleño. Nada que objetar si no fuera porque esta decisión ha sido aprovechada por más de uno y más de dos para sacar  "la maquina de dar hostias" contra Florentino Pérez y de rebote contra el Real Madrid. El caso era tener una excusa aunque también tengo claro que, de no existir, se la habrían inventado.

iker-casillas

De los motivos que han llevado a Iker a tomar esta decisión, la de leer sin ninguna compañía una nota, no puedo hablar porque no los conozco. Él lo ha decidido así y hay que respetarlo. Seguro que con el paso del tiempo conoceremos, por boca de sus portavoces oficiosos, los porqués de esta solitaria despedida. Nada nuevo. ¡Qué necesidad tienes de generar polémica o decir lo que piensas cuando tienes a tu lado a una parte importante del periodismo dispuesta a contar las muchas maldades que has tenido que soportar desde que un tal Mourinho y un insensible Florentino llegaron a la entidad! Ya lo dicen sus padres en una entrevista en El Mundo: "La campaña de desprestigio contra nuestro hijo Iker la monta Florentino en 2010". Una broma. En este caso justificada viniendo de donde viene.
Peor va a ser lo que nos van a contar algunos "amigos" a partir de ahora. Lo de Raúl va a ser una anécdota, y el ejemplo del Barcelona con Xavi nos va a acompañar por los siglos de los siglos amén. Naturalmente nadie recordará que el centrocampista azulgrana se despedía el año pasado con un frío mensaje de whatsapp, o que Raúl tuvo el adiós que tuvo porque no fue hasta el mes de julio cuando decidió abandonar el Real Madrid. Nuestra memoria es a veces selectiva y no va a ser este caso la excepción. Todavía no se ha presentado con el Oporto y ya son multitud los que le restriegan al Madrid la falta de estilo y el poco detalle a la hora de despedir a Iker Casillas. No interesa contar, ya saben aquello de que "no dejes que la realidad te estropee una buena noticia", todo lo que ha acontecido en estos últimos días: los dimes y diretes para firmar el finiquito, la intención del Madrid de despedir a su capitán rodeado de sus compañeros y con el Bernabéu dispuesto para recibir a todos aquellos que lo quisieran homenajear, y la decisión final del jugador de leer un comunicado. Esto último seguro que se borra o mejor se tergiversa. O mucho me equivoco, o al final ya verán cómo resulta que ha sido Florentino el que no ha querido estar al lado de Casillas. ¿Malpensado? Esperen y ya verán quién tiene razón.
Despedida al margen, de lo acontecido en estos últimos días ya hablamos otro día. Tan solo un apunte . Al final, como he dicho muchas veces, los futbolistas son profesionales y como tales se comportan. Lo de los colores y esas cosas tan románticas de las que tanto nos gusta hablar quedan para los aficionados. Es la diferencia entre los que cobran y los que pagan. Entre los que se tienen que rascar el bolsillo para animar al equipo de sus amores y los que tienen que defender un contrato y unos emolumentos por ejercer lo que primero fue un hobby y acabó siendo una profesión, de la que viven ellos y muchos de los que les rodean.
Periodista, madridista y por tanto maldito.

50 comentarios en: Iker y la máquina de dar hostias

  1. He alucinado con la entrevista a los padres de Íker. Hacía mucho tiempo que no leía algo tan disparatado!! Y respecto al comportamiento de los últimos años de nuestro "santo caído", sólo me viene a la mente una palabra: cobardía.