Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Cómo que Pedri? 

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Cómo que Pedri? 

Escrito por: La Galerna30 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Portada Sport

Portada Mundo Deportivo

Buenos días. ¿Ha nacido una estrella o ha nacido un hype? La respuesta más sincera es que no lo sabemos pero (si hay que juzgar el tono de la prensa cataculé del día) en Can Barça cuentan desde ahora con la reedición canaria del mismísimo Diego Armando Maradona, que hoy por cierto cumple 60 años en la contemplación orgullosa de su sucesor con la blaugrana, que él también vistió.

No queremos ser ácidos, pero por mucho que prometa Pedri —y no tenemos dudas de que promete— se nos antoja un poco pronto para esta canonización futbolística. Hasta el más precoz de los beatos hubo de obrar unos cuantos milagros antes de ser ascendido a los altares, y un buen partido en Turín no entra en la categoría de milagro. "Impacto mundial". "¡El Barça tiene una joya!" Ante todo mucha calma fue el primer disco de Siniestro Total, pero lo que nunca dejará de ser es un consejo cojonudo, para cualquier cosa de la vida, para cualquier jugador de balompié. Incluso para un jugador de balompié que se llame (ay) Pedri.

—Oiga, pero es que ha costado muy poco dinero.

De acuerdo. Un película de bajo presupuesto no es mi buena ni mala por el hecho de serlo, y habrá que concederle una contemplación que vaya unos minutos más allá de los títulos de crédito para calibrar si es una obra estimable. Porque Pedri (ahora vamos, ay, con lo del nombre) ha costado poco y es una película con un comienzo a lo Saul Bass, pero aún no tenemos ni la más remota idea de por dónde puede llevarnos el guion.

Con todo y con eso, la hipérbole en torno al chaval se ha instalado en la prensa patria, y no sólo en su vertiente culé. Leed con nosotros a Ramiro Aldunate en Marca. En su perfil de Twitter, @ramiro_aldunate, se define a sí mismo como "periodista y frikazo". Frikazo no sabemos, pero pelín exagerado sí nos resulta el hombre, en la tónica, todo sea dicho, del arrobo supino que parece inspirar al plumilla medio ibérico todo lo que se pasee por Can Barça.

 

Cinco millones. Cuando dentro de diez años la gente recuerde cómo llegó Pedri al Barcelona, habrá que recordar que esa fue la cifra inicial que el Barcelona pagó a la UD Las Palmas por el canario. Tiene 17 años, pero ya nadie duda de que está hecho del mismo material que los magos que han jugado en el centro del campo azulgrana a lo largo de la historia. Los que seguían la Segunda División el año pasado ya sabían de lo que era capaz. Los aficionados de Primera están empezando a conocerlo. Hoy, en Europa se acaban de enterar de quién es Pedri.

 

Ya lo veis. Maradona (felicidades, Pelusa), Iniesta y Lothar Matthaus, todos en uno. Pero ¿cómo va a ser eso posible si se llama Pedri?, se preguntará exasperado más de un lector. Ahí queríamos llegar, aunque no sin dolor.

Si bien somos madridistas, no decimos esto porque el chico sea del Barça. De verdad que no. Es más, hablamos así desde el corazón y deseando lo mejor para (ay) Pedri, que es un niño y a los niños solo pueden deseárseles cosas buenas, aunque los informes sobre su calidad puedan ser objeto de una reacción inflamatoria que ríete tú del sistema inmunitario de un reumático, aunque (de verdad, de verdad) se llame Pedri.

Vamos a hacer algo por solucionar esto, chico. Precisamente porque estás empezando, has de estar a tiempo de rectificar. Mira a tu tocayo Pedrito, que se hacía llamar así y acabó comprensiblemente hasta las narices del vocativo, cambiándolo al fin por Pedro.

Claro, Pedro no puedes ser porque ya hubo un Pedro en el Barça (precisamente este Pedro del que hablamos y que acabó amargado de llamarse Pedrito, tal y como tú, inexorablemente, terminarás también hasta el nardo de lo de Pedri porque es todavía mucho peor que Pedrito, lo sabes, es por tu bien). Comprendemos que Pedro no puede ser. La solución tiene que estar en tu apellido, o en alguno de los dos primeros. Vayamos a Wikipedia.

La cosa se complica: Gutiérrez Gómez. Mñsé. Un buen amigo de este portanalista (lo juro) se apellida igual pero con propina: González López Gutiérrez Gómez. Los amigos le denominamos El Checo. Podríamos prestárselo a Pedri (ay) como sobrenombre futbolístico, pero sucede lo mismo, ya está cogido y seguramente a (ay) Pedri no le haga ilusión.

Una posibilidad sería el lugar de nacimiento. Carlos Alonso renunció a ese nombre (que es mucho más digno que Pedri) para pasar a la historia como Santillana por haber venido al mundo en la bellísima localidad cántabra de Santillana del Mar. La propia Wikipedia nos informa de que el mozalbete vio la primera luz en la localidad tinerfeña de Tegueste.

A nosotros nos suena bastante bien.

De nada.

Portada As

Cansados ya mentalmente, después de darle vueltas al rebautizo de Tegueste (en adelante le llamaremos así, haciendo gala de la magnanimidad con el adversario que caracteriza al madridista), lo de As no nos pilla del mejor humor. Sabemos que lo de As va de esto, es decir, de magnificar los problemas del Madrid vía piperío agotador, o de inventarlos donde no los hay si hace falta. En este caso sí hay un problema con el 9, al no ser esta la posición mejor cubierta en el equipo, pero qué queréis que os digamos, es ya una cuestión de aguante. Ahí fuera la pandemia arrasa con nuestras logísticas, nuestras economías y hasta con las vidas de seres queridos; los políticos se quedan a años luz de los niveles de eficiencia y ejemplaridad mínimamente exigibles: en Francia el islamismo radical anda por ahí decapitando gente; y en medio de todo esto As quiere que suframos muchísimo porque "Mariano no cuenta" y "Jovic está sentenciado". Con todo el respeto, querido As, acude tranquilamente a tomar lo que estimes oportuno por donde el sol nunca brilla, que ya tenemos suficiente con lo que nos pasa como para asumir encima que pretendas meter al Madrid en el saco (o en tu caso el por saco) de nuestros padecimientos. Déjanos en paz, anda.

Os dejamos con las buenas noticias de Marca.

Portada Marca