Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Hará La Galerna pasillo al Barça?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Hará La Galerna pasillo al Barça?

Escrito por: La Galerna9 abril, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. Zidane ha anunciado, desatando no poca polémica, que el Madrid no va a hacer pasillo al Barcelona caso de llegar los culés como campeones al Clásico, y al margen de lo que opinemos nosotros sobre eso (leed, por ejemplo, a Jesús Bengoechea en El Español) nos queda dilucidar si nosotros (entendiéndose por "nosotros" el madridismo, el madridismo que opina o simplemente La Galerna) vamos o no vamos a hacer un pasillo metafórico al ya virtual nuevo campeón de Liga. ¿Felicitaremos al campeón, o haremos un Zidane? La fecha se aproxima -caiga un poco antes o caiga un poco después, pudiendo incluso caer como resultado del propio Clásico, no lo quiera Dios- y conviene tomar una decisión. Está, nos guste o no, y va a ser que no, a la vuelta de la esquina.


La Galerna admite el mérito de un campeón que aún puede incluso serlo sin haber conocido la derrota en Liga, lo que supone un hito que en el futuro podrá igualarse pero no superarse. Sería absurdo negar al Barça los fundamentos futbolísticos que atesora. Se dice, y con razón, que no es más que Messi y solvencia, pero esa solvencia no es tan sencilla de lograr. Ya la habría querido, sin ir más lejos, el propio Real Madrid. Para el Barça, este año, jugar contra Las Palmas, Levante o Getafe ha supuesto lo que en buena lógica debe suponer, es decir, ganar a Las Palmas, Levante o Getafe. Desgraciadamente, para el Madrid la cosa no ha sido tan clara. Habrá que reconocerle algo de mérito al adversario que sí ha mantenido la regularidad en el cumplimiento de la regla de tres del equipo grande. A Las Palmas,
Levante o Leganés (con todos los respetos) se les gana y punto. Eso es lo que ha hecho el Barcelona. Ganar y punto, siendo el punto un punto literal: ni tiki-taka ni fútbol espectáculo ni preponderancia de la cantera. Messi y solvencia. Suficiente.

¿Suficiente? No tanto. Sucede que el Barcelona ha logrado todo esto por sus propios méritos, si bien no sólo por ellos. La presenta temporada de Liga, que ya toca a su fin en breve, ha acumulado en conjunción con las precedentes estadísticas de trato arbitral completamente escandalosos a favor del club presidido por Bartomeu. Dos años con un solo penalti en contra. Mascherano marchándose a China con el abracadabrante logro de cero penaltis (señalados, que no cometidos) en cinco años. Un lance favorable (penalti a favor o expulsión de un rival) en el 44% de los partidos, con un paupérrimo 4% para el Madrid si atendemos al mismo parámetro. Las aberraciones estadísticas abundan y no pueden ser ignoradas.

¿Qué porcentaje de los éxitos ligueros del Barcelona (de este año y de otros años) son atribuibles a su propia eficacia como equipo, y qué porcentaje es achacable a la indudable ayuda del régimen? Es difícil decirlo, y cada uno puede hacerse su propia composición de lugar. Ahora bien, la pregunta "¿Es significativo el peso del villarato en esta Liga y en otras Ligas logradas por el club catalán?" solo puede a nuestro juicio, y por desgracia, tener por respuesta un rotundísimo sí.

Por ello, La Galerna hará pasillo al campeón siempre y cuando pasen por medio de nuestro aplauso todos y cada uno de los protagonistas del triunfo. Lo contrario sería un pasillo incompleto y por consiguiente injusto.

Que pase el Barça, con el incomparable Messi al frente y sus muy capaces lugartenientes, por más que algunos de ellos nos ofrezcan reparos éticos de primer nivel.

Pero que pasen los demás también. Que pasen Villar y Sánchez Arminio y Larrea, que ya se adivina como el continuador del régimen, y que pasen De Burgos Bengoetxea y Undiano Mallenco y Borbalán y la gran mayoría de sus compañeros, esos jueces que, en el mejor de los casos, pitan lo que ven pero con las pupilas claramente condicionadas para ver lo que a sus carreras les conviene ver, así como para no ver nunca aquello que para sus carreras puede ser perjudicial.

Que pasen todos, y aplaudiremos.

Os dejamos el resto de portadas porque querréis verlas.