Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hala Madrid y absolutamente nada más

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hala Madrid y absolutamente nada más

Escrito por: La Galerna13 abril, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tengan ustedes muy buenos días, queridos galernautas. Llueva, nieve, diluvie o salga el sol por Antequera. Da lo mismo. Él lo consiguió; lo conseguimos. Él remontó; remontamos. Él nos clasificó; nos clasificamos. De Madrid al cielo, Cristiano nos elevó anoche al firmamento cual plegaria del Padre Suances que asciende a la gloria susurrada sotto voce en el confesionario de los pecados del madridismo. Palabras como las que Keylor Navas -bendito sea el tico- musitó sosegado a su heroico y gladiador compañero instantes antes de perforar por tercera vez la portería de un equipo cuya sola nomenclatura –Wolfsburgo- invita a la épica del Anillo del Nibelungo; ópera cuya composición ocupó a Richard Wagner más de 25 años y que constituye una oda grandiosa a la mitología germánica.

Sin embargo anoche los vikingos fuimos nosotros.  En apenas un cuarto de hora las hordas bárbaras lideradas por un Cristiano sediento de sangre ya habían arrasado la aldea, repartido el botín y sacrificado a Odín a sus víctimas. Tuvo que ser Cristiano, un futbolista retirado, dedicado a engordar estadísticas en partidos baladíes y veladas insulsas, quien enarbolara anoche el estandarte del ejército blanco y se erigiera dentro y fuera del campo como un indudable referente moral del madridismo. Lo hizo a su estilo, encorajinado, encendiendo el Bernabéu con tesón y confianza. Con compromiso. Con un par... de goles en  17 minutos. Soberbio partido de un líder. Magnífica respuesta la de nuestro Adonis de Madeira, que ofreció la victoria a Pedro De Felipe como tributo a su leyenda. Bravo Cristiano. Bravísimo capitán, el héroe de la noche, el artificiero que encendió el corazón del madridista, el pirómano que incendió anoche las gradas del Bernabéu.

En el fragor y la furia, los futbolistas buscaban desde el campo de batalla la guía del general en el banquillo: El hombre tranquilo.  Zidane Zatoichi, el viejo, venerable y letal samurái ciego como apuntaba anoche un ilustre miembro de la cátedra Faerna. Así como Zinedine desliza las palabras en los oídos como dulce néctar de Morfeo que adormece las inquinas del plumilla malvado en sala de prensa, ZZ Top también es rock&roll. Como muestra, las flexiones, giros y pseudovolteretas con las que nos deleitó anoche el francés hasta romper la pernera del pantalón tal y como Camarón hubiera partido su camisa. Anoche disfrutamos de un Madrid flamenco que nos salvó de un cante jondo verdaderamente muy jondo para una afición que comienza por fin a vislumbrar la luz al final del túnel. Otros, por el contrario, que vivían bajo focos y lluvias de pétalos de rosa, ven ahora cómo la oscuridad acecha y lo que cae del cielo son cardos borriqueros. No nos importa. Hoy nosotros celebramos. Después haremos palomitas para ver qué rapaz deglute qué carroña. Si citáramos ahora a Diego Armando, aquel divino filósofo balompédico argentino, en aquella rueda de prensa de resonancias felativas, estamos seguros de que sabrían entendernos. La ocasión lo merecería.

Las que no merecen disculpa son determinadas portadas deportivas del día. Algunas por su imposible e insoportable querencia a quedar bien con todo el mundo en cualquier lugar y cualquier hora, y otras por evidente escozor después de una semanita de cachondeo invitando al madridismo a hacer turismo en la patria chica de Volkswagen. Parece ser que los malos humos se trasladan hoy de la meseta para impregnar de aroma a tubo de escape el futuro futbolístico del equipo del rinconcito. La primera plana que más nos place sin duda es la de As, las cosas como son. Portada doble –la ocasión lo merece- que canta como atronó anoche la grada del Bernabéu. Efectivamente, "¡Cómo no te voy a querer!". La única alternativa es elamor. También lo decían los Faerna.

As Portada Querer 13.04.16Al lado contrario vemos un ejemplo de la equidistancia imposible en la que se empeña día tras día Marca, obcecado en ser el diario de ti, de mí y de todos mis compañeros, el periódico del pueblo, el rotativo del consenso, la gaceta de la Transición, el medio que hermane a enemigos irreconciliables, un memorándum de paz, un informe de la ONU, un papel de Unicef, un canto al amor… Timorato hoy The Hernia Chronicle.  

Marca Portada 13.04.16Tras un sesudo estudio de la maquetación de su primera plana por nuestros expertos tipógrafos, parece ser que Marca se animó, al menos en origen, a publicar una portada doble, tan potente como la remontada acontecida anoche. Sin embargo, la cosa acabó en coitus interruptus, tras el probable influjo del establishment colchonero que conspira silente en las redacciones deportivas. De esos polvos vienen estos lodos. Así nos topamos con una primera plana con sótano, una planta underground donde habitan 50.000 creyentes colchoneros.

Denunciable fue la mofa y escarnio que practicó la prensa deportiva catalana tras el batacazo madridista en Wolfsburgo de hace una semana. “Bundesbaño” se jactó entonces Mundo Deportivo en un alarde de ingenio que lanzaría directamente a la embriaguez a Cyrano de Bergerac, varias botellas de Burdeos mediante. “Bienvenidos a Wolfsburgo” se cachondeaba Sport invitando al madridismo a visitar la ciudad alemana donde se consumó el desastre previo a la gloriosa remontada de anoche. Carcajadas en la Ciudad Condal, muchas risas se escucharon en aquellos días inmediatamente posteriores  a la victoria blanca en el Camp Nou que tanto escoció. Hoy sin embargo no es suficiente con sacar nuestra lupa de detective para detectar rastro de la gesta madridista del Bernabéu en sus primeras planas. Hoy es necesario recurrir directamente al microscopio de un virólogo para encontrar la noticia, aunque ya les adelantamos, por si no lo sabían, que el Wolfsburgo es una mierda pinchada en un palo. Lo es, siempre lo ha sido y siempre lo será. No lo olviden. En las ondas, por activa y por pasiva, se comentó anoche que el conjunto alemán ocupa el noveno puesto en la Bundesliga, curiosamente la misma plaza que detenta en la Liga española la Real Sociedad que acaba de mojar la oreja a un Barcelona que deslumbra tanto con su fútbol que levanta los trofeos en enero.

Mundo Deportivo Portada 13.04.16