Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Hablemos de Arbeloa

Hablemos de Arbeloa

Escrito por: Jesús Bengoechea8 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hoy hemos decidido dedicar la totalidad de nuestros destacados de La Galerna a Álvaro Arbeloa, que juega su último partido en el Santiago  Bernabéu. Lo hemos hecho no porque se lo merezca por su ejemplar trayectoria (lo que es también una razón, por supuesto), sino porque nuestro equipo, en ese mismo partido en el cual Álvaro se despide del escenario de sus gozos y desvelos, se juega sus complicadas pero existentes posibilidades de ganar la Liga.

-Usted se ha vuelto loco. El que el equipo se juegue la Liga sería en todo caso una razón para dedicar todos o casi todos los destacados de La Galerna al partido en sí mismo, al planteamiento táctico que requiere o a las posibilidades reales de campeonar que lo acompañan.

Ni mucho menos. Nada más inspirador para un encuentro decisivo como el que se juega hoy que llenar la pantalla de los ordenadores o las tabletas o los iPhones de nuestros lectores de fotos de Arbeloa ilustrando diversos artículos sobre su figura. Hablar de Arbeloa es hablar de lo que hace falta en el partido de hoy, que es lo que le hace falta a todos los partidos, a saber: valores como la determinación, el coraje, la negativa al desánimo, el entusiasmo, la entrega. La fe.

arbeloa 8
Si hoy nos dedicáramos primordialmente a hablar del partido que esta tarde enfrenta al Madrid con el Valencia, correríamos el riesgo de distraernos y no prestar la debida atención al partido que esta tarde enfrenta al Madrid con el Valencia, porque lo que este partido demanda no es otra cosa que Arbeloa juegue o no juegue Arbeloa, y de él hay que hablar por tanto. Arbeloa es, de hecho, lo que nos ha traído hasta este partido en las condiciones en las cuales llegamos a él, o sea, con opciones de levantar el título. Con esto no hablo -aunque también- de la ascendencia personal de Arbeloa y del ánimo que jornada tras jornada habrá inyectado sin duda en ese vestuario hasta hacer posible que, estando como estaban deportivamente desahuciados, lleguen vivos a la penúltima jornada y a la final de Milán.  De eso también hablo, pero es que no hace falta personalizar en Arbeloa cuando se habla de Arbeloa. Hablar de determinación, coraje, negativa al desánimo, entusiasmo y entrega (fe) es hablar de Arbeloa esté él (o no) puntualmente implicado en la propagación o implantación de esos valores, que es la razón por la que hablar de la marcha de Arbeloa del Madrid es un sinsentido. Arbeloa ya estaba en el Madrid mucho antes de que Arbeloa llegara al Madrid, lo que por pura lógica conduce a la conclusión de que seguirá estando cuando se vaya, y tal cosa es lo más parecido a no irse que existe en este mundo. Lo que os estoy contando puede ser más o menos plausible, pero me dejareis que gestione este nudo en la garganta como buenamente pueda.

Hago lo que puedo pero a la vez sé que tengo razón si ahora digo que Arbeloa no se puede ir del Madrid por la sencilla razón de que el Madrid no se puede ir de sí mismo. Arbeloa es el Madrid precisa y justamente porque él tiene clarísimo que ningún jugador lo es. Y tiene razón al pensarlo, lo que paradójicamente refuerza la identidad en lugar de anularla: Arbeloa es el Real Madrid porque ningún jugador es el Real Madrid y él es plenamente consciente de ello, hasta el punto de haber predicado esa verdad y pagado un alto coste por defender su vigencia. Extrapolar todo esto va a terminar haciéndome escribir que el Real Madrid juega hoy su último partido en el Bernabéu, lo cual es por supuesto un disparate y una dolorosíma verdad al mismo tiempo.

Gracias, capitán, por aquella tarde y gracias por todas las demás, incluidas todas aquellas en las que estando aún no estabas, y todas en las que sin estar estarás.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

7 comentarios en: Hablemos de Arbeloa

  1. Aunque no tenga nada que ver con el artículo escrito, me gustaría aportar la idea, seguro que Zidane la tiene en la cabeza, de que Marcos Llorente tiene que ser el año que viene miembro de pleno derecho, ésto es, entre los 25 dorsales, de la primera plantilla del Real Madrid.... es impresionante la pedazo de temporada que está haciendo, me dio pena el cese de Benítez porque se vio que él era un entrenador