Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Mi gran boda rosarina

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Mi gran boda rosarina

Escrito por: La Galerna29 junio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hoy el Portanálisis es el Hola! Nunca lo hubiéramos esperado. Al menos no tanto. El fulgor del papel cuché nos ha deslumbrado. Los posados del verano, las exclusivas y los periodistas deportivos travestidos de paparazzis  ya desfilan a golpe de flash ante nuestros ojos atónitos. Retumban las campanas nupciales, atolondrando sentidos, arrojándonos con violencia  a la huracanada vorágine de un corazón enfermo de chismes, cotilleos, cachivaches y enredos.

Tan vigoroso resulta hoy el latido rosa, bombea sangre con tanta pasión, que el cuore se ha instalado a todo color en la primera plana de uno de nuestros cuatro ínclitos jinetes del Apocalipsis deportivo de cada día en nuestros kioscos.

Ni el 40 Aniversario de la Democracia en España, ni la guerra siria, ni demás zarandajas…. Mañana se casan Leo y Antonella.

¡Se casan! Así que paren las rotativas y acuda el pueblo culé a Canaletas a celebrar el enlace como el cuarto título de la temporada. Después de la Copa, la victoria liguera, estéril y agónica en el Bernabéu, la remontada fraudulenta al PSG y los problemas fiscales de Cristiano Ronaldo, Messi (y Antonella) vuelve a depositar un trofeu en las vitrinas del Museu.

Nos parece muy bien que Leo y Antonella entonen un “sí quiero” rosarino. Desde La Galerna suspiramos; tanto por su amor eterno e imperecedero, como por un futuro lleno de alegría para la comunidad de Wags –Wives and girlfriends– de los jugadores del Barça, tándem liderado por Shakira, Danielle Fábregas Seaman y la propia Antonella; a todas ellas (y ellos) les deseamos un mañana pleno de vacaciones, no en pareja sino en tridente; compras deluxe y millonarias partidas de póker de sus maridos mientras ellas toman el sol en la piscina de un modesto hotelito de siete estrellas.

La primera conclusión que se desprende de la portada monográfica que dedica al bodorrio Mundo Deportivo es que la austeridad presidirá el evento. Tal día como hoy aterrizarán 12 aviones privados en el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas de Rosario. Ayer ya lo hicieron, -cargados de trajes como apunta nada menos que el enviado especial de MD- amigotes de Leo como el Pocho o el Kun que, leído así, a vuela pluma, evoca más a la Banda del Bate que a los compis de la selección argentina. Hoy aterriza Busquets, entre otros, y también se espera el advenimiento de Xavi Hernández para supervisar el estado del césped. Suárez y Neymar irán en taxi al estilo Revilla. El cántabro, no el de los chorizos. No sean mal pensados.

En total serán 260 invitados, 300 seguratas, omertá por contrato de todos los empleados que trabajan en el bodorrio, y 150 periodistas confinados en una sala a los que los futbolistas podrán echar cacahuetes.  No leerán al Obispo de Barcelona criticar el dispendio.

La Princesita Karina, novia del Kun Agüero, amenizará la velada con una cumbia argentina pero Leo pondrá una senyera en la puerta del hotelazo para que Gerard se sienta como en casa, tal y como ha destacado MD en su portada. Creemos que, más allá de banderas, lo que sí va a entusiasmar a Piqué es que el hotelazo incluye casino.

¿A quién le importa hoy Verrati y el Plan B de Verrati?

¿A quién le interesa que Vermaelen (sí, Vermaelen) pueda quedarse en el Barça?

¿O que Bartzokas llame viejuno a Juan Carlos Navarro?

Tal es la alegría por el gran bodorrio rosarino que incluso algunos han olvidado celebrar como se merece la eliminación por penales de Portugal ante Chile en la Copa Confederaciones.

Menos mal que en caso de descuido culé siempre emerge la Ouija presta desfacer el entuerto. Los muchachos de Freddy ya se encargan de trasladar a todo color y a primera plana la derrota lusa como si se nos abrieran las carnes camino del purgatorio.

Relaño enseguida se sube al carro y apuntala el asunto con titular lapidario desde su púlpito: Chile deja de piedra a Cristiano.

Será que Antonella y Leo no le han invitado al bodorrio y él sigue haciendo méritos y rastreando croquetas, del mismo modo que Vinicius colecciona filigranas.